Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y poder obtener estadísticas de uso. Al continuar con tu navegación significa que das tu consentimiento a nuestra política de cookies.

Continuar
3 ASOCIACIONES PROCATALÁN EN ARAGÓN AFIRMAN QUE LOS ARAGONESES SON “XENÓFOBOS, GENOCIDAS Y ANTICATALANES”
3 ASOCIACIONES PROCATALÁN EN ARAGÓN AFIRMAN QUE LOS ARAGONESES SON “XENÓFOBOS, GENOCIDAS Y ANTICATALANES”
3 ASOCIACIONES PROCATALÁN EN ARAGÓN AFIRMAN QUE LOS ARAGONESES SON “XENÓFOBOS, GENOCIDAS Y ANTICATALANES”

 

La Associació Cultural del Matarranya, el Institut d’Estudis del Baix Cinca y el Centre d’Estudis Ribagorçans, que conforman la Iniciativa Cultural de la Franja, afirman en el editorial del último número (junio 2012) de su revista “Temps de Franja” que los aragoneses son “xenófobos, genocidas y anticatalanes desde hace más de 500 años” y que el Gobierno de Aragón “hace ver que ignora toda la legislación mundial” (http://www.ascuma.org/wordpress/wp-c...franja-d41.pdf). Además, siguen apostando en su revista por los Países Catalanes (a los que dedican toda una sección en cada número) y la Associació Cultural del Matarranya, que está adherida al Instituto de Estudios Turolenses de la Diputación Provincial de Teruel -de la que recibe subvenciones-, exhibe un Mapa Político de los Países Catalanes (no lingüístico) en su web en el apartado de “quiénes somos” (ASCUMA » ASCUMA).

 

La Plataforma Aragonesa No Hablamos Catalán denuncia que por fin queda demostrado que los que defienden el catalán en Aragón son pancatalanistas y en absoluto aragoneses. La Plataforma cree que llamar “xenófobos y genocidas” a los aragoneses, así como difundir el concepto, el sentimiento y el mapa de los Países Catalanes no es propio de aragoneses sino de asociaciones y personas que para nada sienten Aragón sino todo lo contrario, lo desprecian.

 


La Plataforma Aragonesa No Hablamos Catalán denuncia también que las asociaciones que defienden el catalán en Aragón, a través de su revista “Temps de Franja”, cargan contra el obispado de Barbastro-Monzón al que acusan de que “los fieles leridanos se han encontrado en cuatro días convertidos en barbastrenses” (http://www.ascuma.org/wordpress/wp-c...franja-d41.pdf).

Finalmente, también constatan que los activistas pro-lengua catalana en Aragón se han agrupado en el “Moviment Franjolí per la Llengua” (Movimiento de la Franja por la Lengua), a través de una web que afirma que “las comarcas catalanas bajo administración aragonesa volveremos a Cataluña pero con un autogobierno para mantener nuestra dignidad” y dicen que “o nos recobramos en nuestra unidad o seremos destruidos como pueblo” (Moviment Franjolí per la Llengua). La web de dicha agrupación también afirma que “el río Cinca es una frontera separadora de dos mundos opuestos” y que “Monzón, Graus, Binéfar, Fonz, Estada y Estadilla hablaban catalán hasta el siglo XVII”.

 

María José Blanc, portavoz de la Plataforma, cree que “los políticos aragoneses deben escuchar a los ciudadanos aragoneses que quieren y trabajan cada día por esta tierra. En ningún territorio del mundo se atienden las peticion

 

es imperialistas de aquellos que insultan y atentan contra la integridad de dicho territorio”. Blanc afirma que “los aragoneses de la zona oriental hemos hablado claramente, se nos tiene que escuchar. Hace dos años se presentaron más de 70.000 firmas contra la inclusión del catalán en Aragón, nuestra plataforma aglutina a 59 entidades y 11 ayuntamientos presentaron un recurso de inconstitucionalidad a la anterior Ley de lenguas. ¿Qué más hace falta para que CHA, IU y algunos representantes socialistas entiendan que en la zona oriental hablamos modalidades del aragonés y que no queremos que nos impongan el catalán a golpe de decreto?”.

 

La Plataforma Aragonesa No Hablamos Catalán considera escandaloso que las asociaciones Associació Cultural del Matarranya, Institut d’Estudis del Baix Cinca y Centre d’Estudis Ribagorçans sigan adscritos al Instituto de Estudios Turolenses y al instituto de Estudios Altoaragoneses y, por tanto,

 

recibiendo subvenciones de las Diputaciones aragonesas, a la vez que insultan al pueblo aragonés y reivindican la nación de los Países Catalanes a través de la revista que editan, “Temps de Franja”, curiosamente financiada por Generalitat de Catalunya, Diputació de Lleida e Institut d’Estudis Ilerdencs”.

 

Finalmente, desde la Plataforma Aragonesa “No Hablamos Catalán” quieren conocer “a qué intereses obedecen Chunta Aragonesista y Nieves Ibeas, Izquierda Unida y Alfredo Barrena así como algún sector del PSOE aragonés que siguen queriendo imponer el catalán en Aragón”.

Finalmente desde la Plataforma ha habido palabras también para el Consejo Superior de Lenguas. A criterio de la Plataforma “algunos miembros del Consejo Superior de Lenguas, que fueron colocados a dedo por intereses catalanistas, se creían que iban a estar ahí “in eternis” y que iban a aplicar el rodillo catalanista-fablista y, ahora que se les acaba el privilegio, se han enrabietado y se dedican solo a criticar la nueva Ley de Lenguas”.

 

Fuente: No Hablamos Catalán


Enviado el: 10 de Julio de 2012 a las 00:13:23 (1290 Lecturas)


Puedes consultar esta misma pagina en: Español - Llengua valenciana

Comentarios:
Usuario: berbegal
Todo esto es la herencia que nos dejo el catalanista Marcelino Iglesias y sus secuaces de la CHA (Chunta Aragonesista) Tratando de eliminar las modalidades aragonesas e imponiendo el dialecto barceloní, mediante la contratación de profesores catalanes, la extensión de la señal de TV3 en la franja oriental de Aragón; llegando incluso a impartir el Catalan en la Escuela de Idiomas de Zaragoza a pesar de que nadie en la ciudad habla este dialecto. Todas estas asociaciones catalanistas estaban subvencionadas tanto por el Condado Catalan como por el (des)Gobierno de Aragón. Situación que al menos se ha corregido parcialmente con la pérdida de subvenciones por parte del Gobierno de Aragón actual, no obstante durante el período oscuro del tal Marcelino los catalanistas de dentro y fuera de Aragón han aprovechado para tratar de crear las condiciones para apoderarse de este territorio, sembrando la agitación y el odio catalanista, justificando el expolio y el robo de los bienes eclesiásticos de Aragón Oriental.