Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y poder obtener estadísticas de uso. Al continuar con tu navegación significa que das tu consentimiento a nuestra política de cookies.

Continuar
LA SOCIEDAD CIVIL SE ORGANIZA CONTRA LA DISCRIMINACION DEL IDIOMA ESPAÑOL
LA SOCIEDAD CIVIL SE ORGANIZA CONTRA LA DISCRIMINACION DEL IDIOMA ESPAÑOL
LA SOCIEDAD CIVIL SE ORGANIZA CONTRA LA DISCRIMINACION DEL IDIOMA ESPAÑOL

 

‘Hablamos Español’ nace con un fin muy concreto: garantizar el derecho de los hispanohablantes de todo el país. Algo que en apariencia debería ser normal, “resulta imposible”, dicen sus promotores, en algunas autonomías.


Después del verano promoverán una ILP (Iniciativa Legislativa Popular) en el Congreso. Deberán reunir al menos medio millón de firmas para que sea debatida en Las Cortes

 

Denuncian que “en Cataluña ya no se puede estudiar ninguna asignatura en español. En el País Vasco se entorpece la elección de la línea en nuestra lengua, en Baleares, Galicia, o Comunidad Valenciana, se aprueban normas que la eliminan de asignaturas clave, disfrazando esta imposición bajo nombres como “trilingüismo” o “plurilingüismo” y, en Navarra se sustituye de forma progresiva la educación en español por la enseñanza en euskera’’.

 

La nueva plataforma está integrada por diferentes asociaciones autonómicas: la gallega ‘Galicia Bilingüe’, la catalana ‘Asociación por la Tolerancia’, la balear ‘Fundación Nacional Círculo Balear’, la navarra ‘Padres de Escuelas Infantiles de Pamplona’, el miembro del ‘Foro de Ermua’ Ernesto Ladrón de Guevara y diferentes asociaciones valencianas nacidas al albur de la nueva política lingüística proyectada en la Comunidad Valenciana.

 

Y es en esta última comunidad autónoma, explica la plataforma, “donde se ha empeorado de forma más notable”.


Marisol Legaz, responsable de la valenciana ‘No al decretazo, Sí a la elección’, explica a La Gaceta que el conseller valenciano de Educación, el nacionalista Vicent Marzà, “busca la sustitución lingüística”. Denuncia “fines políticos” en el cambio noramtivo que se está llevando a cabo y explica que su hijo de cinco años, el año que viene “no tendrá ni cinco minutos en castellano”. El mayor, caso de prosperar la nueva ley (está en los tribunales), no tendrá mejor suerte: “escuchará español en las clases de castellano y de matemáticas, una asignatura sin peso lingüístico. Mis hijos no van a aprender el lenguaje culto en español”.


Gloria Lago, veterana luchadora por la libertad de lengua

 

La presidenta de ‘Galicia Bilingüe’, Gloria Lago, es una de las principales promotoras del proyecto. Lago y su asociación lograron frenar la política lingüística del bipartito gallego (PSOE-BNG), aunque según ella misma reconoce a La Gaceta, su mayor éxito fue “romper el tabú” de la imposición del gallego, un asunto del que nadie se atrevía a hablar.

 

Su militancia le ha traído satisfacciones, pero también sinsabores. Pudo estar en el Parlamento gallego. El PP le ofreció un puesto de salida por Pontevedra. Y renunció: “No quise perder mi libertad”. Lago ha sufrido y sufre coacciones, insultos y amenazas. Pintaron su instituto, rompieron en varias ocasiones su coche. La policía le quiso asignar una escolta, y aunque ella la rechazó, sí estuvo sometida a una labor de contravigilancia. Tal era el riesgo que sufrió.

 

Lo cierto es que Gloria Lago, Licenciada en Filología Germánica y políglota (español, gallego, alemán, inglés y frances) no tenía ninguna necesidad de emprender una batalla por la libertad lingüística. Lo hizo movida por un “espíritu de justicia”. Es profesora de instituto y ha vivido en primera persona la evolución del sistema educativo hacia el monolingüismo. En las aulas y en el claustro. “En mi instituto antes tenía compañeros de Zamora o Zaragoza, algo que enriquecía la convivencia, las relaciones personales y hasta el sistema pedagógico; eso hace tiempo que dejó de ocurrir”.

 

Y detrás de todo, “el nacionalismo”

 

No tiene problemas en reconocer que gran parte del profesorado y del sistema educativo en su tierra está cooptado por el nacionalismo gallego: “el adoctrinamiento nacionalista es la norma”. Por eso su lucha, que ahora da el salto al ámbito nacional, no es sólo por la libertad de elección de lengua o el bilingüismo en la administración, también busca frenar el adoctrinamiento nacionalista en la enseñanza.

 

En ‘Hablamos Español’ se presentan al margen de cualquier partido político y “desencantados con los que en su día se comprometieron en la defensa del idioma común y luego han abandonado la reivindicación”. Un dardo dirigido al Partido Popular, que abanderó el bilingüismo en Galicia hasta que se hizo con la Xunta, y también a Ciudadanos, “que ha abdicado de sus postulados por la libertad de elección que tanto éxito les dieron en Cataluña”.

 

Objetivo: medio millón de firmas en 9 meses

 

Es por eso que, desencantados, buscan ahora que “el derecho a usar y ser educado en español quede al margen del mercadeo político, que se conciencien de ello todos los partidos, los de derecha y también los de izquierda, que se han echado en brazos del nacionalismo olvidando que los niños de familias de las clases más desfavorecidas económicamente, a quienes ellos dicen defender, son los más perjudicados por estas políticas’’.

 

Para acabar con las diferencias territoriales y defender el derecho al uso del castellano, el grupo ha elaborado una propuesta de ley “que garantice nuestros derechos lingüísticos, respetando los de los hablantes de las lenguas cooficiales”.

 

Llevarán la propuesta, como se ha dicho, a Las Cortes, en forma de Iniciativa Legislativa Popular. Desde el momento de su presentación tendrán nueve meses para reunir al menos 500.000 firmas.

 

Algunas de las reclamaciones por las que peleará ‘Hablamos Español’

 

• “Queremos que haya líneas para poder estudiar todas las asignaturas en español en toda España, también en las comunidades autónomas con otra lengua, aprendiendo la lengua cooficial como asignatura”, explican.

 

• “Queremos ver nuestro idioma en hospitales, en documentos oficiales, en campañas sanitarias, formularios, impresos, en las indicaciones de edificios públicos, en los boletines de notas, en las señales de tráfico, y en la información turística”.

 

• “Queremos que la atención al ciudadano en las comunidades con dos lenguas sea bilingüe. Esto no implicará que todos los empleados públicos deban conocer la lengua cooficial con el castellano en el territorio, sino que bastará con que la administración en su conjunto organice sus recursos humanos para satisfacer tales derechos, como se hace en otros países”.

 

• “Queremos que las ayudas a jóvenes creadores en las comunidades bilingües sean concedidas también a los escritores y creadores que usan el español, y que la cultura en español deje de estar excluida de la vida oficial”.

 

• “Queremos que no se hurten palabras a nuestro idioma. Que los topónimos en español de larga tradición histórica dejen de estar prohibidos en el ámbito oficial”.

 

• “Queremos que no se excluya ni se penalice el uso del español a la hora de solicitar una ayuda pública. El problema de la exclusión del español en las comunidades con cooficialidad lingüística nos afecta a todos, a los que vivimos en ellas, y a las personas que se trasladan a vivir donde nosotros vivimos desde otros lugares de España, por motivos personales o de trabajo, algunos de ellos obligados a un traslado forzoso por su profesión. Todas estas personas no pueden escolarizar a sus hijos en español’’.

 

FUENTE: LA GACETA


Enviado el: 16 de Julio de 2017 a las 06:49:38 (333 Lecturas)


Puedes consultar esta misma pagina en: Español

Comentarios: