Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y poder obtener estadísticas de uso. Al continuar con tu navegación significa que das tu consentimiento a nuestra política de cookies.

Continuar
Y ARA, L'ALL I OLI
Y ARA, L'ALL I OLI
Y ARA, L'ALL I OLI
 
Simplemente copiamos el artículo, el contacto con el burro catalán hace estragos.
 
 
El alioli: el legado de Cataluña en Nueva Zelanda, Argentina, Rumanía...
 
Colón fue catalán, Don Quijote de la Mancha escribió en catalán (porque Cervantes era valenciano), San Ignacio no era de Loyola sino alicantino de Orihuela... Estas son algunas de las teorías alternativas que historiadores y escritores nacionalistas difunden desde hace años.
 
Su argumentación de fondo es que, a lo largo de los siglos, los reyes y los poderes de Castilla han “robado” y “usurpado” personajes y acontecimientos de la Historia de Cataluña, de forma que el legado catalán en la Historia ha terminado por ser ocultado.
 
La última de estas teorías que el Institut Nova Història está difundiendo hace referencia a un producto culinario que los catalanes habrían ido expandiendo por todo el mundo. Ese producto es el alioli, según ha comprobado El Chivato.
 
Una colaboradora habitual de este organismo, Gemma Bufias, ha presentado un artículo de investigación en el que explica cómo esta salsa, elaborada con ajo, aceite de oliva y sal en un mortero, se habría extendido por países de Europa, Asia, América y hasta Oceanía. Siempre, según ella, con la denominación en lengua catalana, y a lugares donde llegaron los catalanes a lo largo de la Historia.
 
Cita numerosos casos del rastro del alioli: para hablar de Siria, Líbano y Rumanía, se remonta a los almogávares 'catalanes' que lucharon con el Imperio Bizantino en la Edad Media y que habrían extendido este producto por Oriente Próximo y el este de Europa.
 
La autora del artículo pasa por Malta, donde se denomina “ajjoli”, y después aborda los países de América en los que se elabora “aioli”: Brasil, Argentina (donde le añaden huevo), Ecuador, México, Costa Rica, Jamaica, Venezuela, Colombia, Perú...
 
Incluso cita a otro colaborador del Institut Nova Història que encontró un bote de una salsa hecha con ajo y especias, llamada “aïoli”, en Aitutaki, una isla de dos mil habitantes en medio del Pacífico perteneciente a Nueva Zelanda.
 
 

La conclusión de Gemma Bufias es que los indicios permiten aseverar que el alioli es una salsa de origen mediterráneo (posiblemente catalán), muy utilizada en la cocina catalana desde hace siglos, y que se expandió por todas partes. ¿Cómo? Gracias a que con las expediciones y conquistas de franceses -con los occitanos, “parientes del norte de la Nación Catalana”- y españoles fueron catalanes (cuya presencia no se menciona por querer orillarlos) que dejaron como legado uno de sus productos culinarios estrella.

 

EL CONFIDENCIAL DIGITAL

 


Enviado el: 02 de Septiembre de 2017 a las 13:03:49 (198 Lecturas)


Puedes consultar esta misma pagina en: Español

Comentarios: