Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y poder obtener estadísticas de uso. Al continuar con tu navegación significa que das tu consentimiento a nuestra política de cookies.

Continuar
EL GOBIERNO VALENCIANO IMPIDE LA VIGILANCIA DE LOS CASOS DE ADOCTRINAMIENTO EN LAS AULAS
EL GOBIERNO VALENCIANO IMPIDE LA VIGILANCIA DE LOS CASOS DE ADOCTRINAMIENTO EN LAS AULAS
EL GOBIERNO VALENCIANO IMPIDE LA VIGILANCIA DE LOS CASOS DE ADOCTRINAMIENTO EN LAS AULAS

 

El PSPV considera hechos «puntuales» los ejemplos que ofrece el PP en Les Corts de situaciones para las que reclama la vigilancia de la inspección estatal

 

Los casos de adoctrinamiento que enumeró ayer el PP en Les Corts, registrados en las aulas de la Comunitat, no hacen mella en el tripartito, que optó por negar que supongan un problema que precise de la vigilancia que solicitaron populares y Ciudadanos a través de una propuesta rechazada por PSPV, Podemos y Compromís.

 

La mayoría de la Cámara valenciana rechazó que se incorpore en el Pacto por la Educación medidas que refuercen la alta inspección educativa del Estado para que pueda actuar «de forma rápida y eficiente frente a casos de adoctrinamiento y velar por el cumplimiento de los principios constitucionales», según la Proposición No de Ley presentada por los populares, que contó con el apoyo de Ciudadanos. El tripartito consideró que la iniciativa amenaza la libertad de cátedra y enseñanza y supone la imposición de «la censura» en las aulas.

 

Los populares se hicieron eco de las quejas recibidas por el Síndic de Greuges alertando de «conductas adoctrinadoras» en colegios valencianos relacionadas con la asimilación del valenciano y el catalán a través de ejercicios para niños de Primaria, libros de texto o de lectura y vinculadas con el uso de símbolos como banderas cuatribarradas en carteles o camisetas. La oposición criticó la utilización de los centros educativos para financiar las actividades de Escola Valenciana a través de venta de lotería. «Ustedes dicen que se trata de anécdotas, de sólo siete casos, pero aunque fuese uno tenemos la obligación de intervenir porque hay cosas que no se pueden consentir», indicó la diputada del PP Beatriz Gascó, quien pasó a mostrar imágenes y enumerar situaciones anómalas en Ibi, en un instituto de Alicante, en el Verger. en Moncada, Alginet, Valencia, Silla, Alberic, Albal... «esto es lo que tenemos con la permisividad y dejación de funciones frente a los profesores nacionalistas que imponen su ideología en las aulas».

 


El PP reclamó que la alta inspección, de oficio o a instancia de parte, vigilase las decisiones de docentes y centros escolares respecto a las actividades educativas, libros de texto o la garantía de los derechos lingüísticos y a recibir enseñanza en la lengua oficial del Estado. Además, solicitó que este cuerpo de inspectores garantizara la neutralidad ideológica y política de los centros docentes, y se establecieran las medidas legales necesarias para que estos funcionarios gozaran de la consideración de autoridad pública.

 

Ciudadanos se sumó a la idea, si bien lo hizo recordando que a nivel nacional son ellos los que han liderado ese control. Durante una parte del debate se evidenció la pugna entre populares y Cs por ver cuál de los dos partidos está más pendiente de esa situación en las aulas. En cualquier caso, el PP aceptó varias enmiendas a su propuesta presentada por Ciudadanos.

 

Sin embargo, al otro lado de Les Corts, en las bancadas del tripartito no había intención de secundar la propuesta. Desde Podemos se reprochó a los populares de tener «interés por generar odio», una línea argumental en la que abundó Compromís.

 

El diputado nacionalista Josep Nadal reprochó a la oposición su talante «inquisitorial», pero no se quedó ahí. «Ustedes señalan con el dedo para que la extrema derecha haga su trabajo», reprochó al PP el parlamentario Nadal, cantante de la Gossa Sorda, quien utilizó como ejemplo que tras la denuncia de un caso anómalo en un colegio de Alfafar (donde se emitió un vídeo que presentaba a Jaume I como Rey de Cataluña) se produjeron «actos vandálicos de la extrema derecha», un relato puesto en duda incluso por prensa digital como 'Diari La Veu', que no podrá ser acusado de secundar el españolismo, precisamente, y donde se aclaró que el colegio, en realidad, sufrió un robo de dinero y material escolar.

 

Desde el PSPV se consideró irresponsable por parte del PP que se haga de los «problemas puntuales» una situación generalizada. La socialista Ana Besalduch fue la más incisiva en su argumentación contra la propuesta, que tildó de electoralista (en referencia a los comicios convocados en Cataluña) y sin interés por mejorar la educación en la Comunitat. Besalduch se preguntó si en los colegios valencianos «donde se reza todos los días» también actuarían los inspectores.

 

FUENTE: LAS PROVINCIAS


Enviado el: 30 de Noviembre de 2017 a las 19:43:13 (391 Lecturas)


Puedes consultar esta misma pagina en: Español

Comentarios: