Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y poder obtener estadísticas de uso. Al continuar con tu navegación significa que das tu consentimiento a nuestra política de cookies.

Continuar
UNA NUEVA VOZ. TORNAR A TINDRE UNA VEU
UNA NUEVA VOZ. TORNAR A TINDRE UNA VEU
UNA NUEVA VOZ. TORNAR A TINDRE UNA VEU

 

La transferencia de votos del PP y del PSOE a Ciudadanos en las elecciones catalanas no es totalmente extrapolable a unas elecciones generales y autonómicas en la Comunidad Valenciana, pero si van a marcar, con toda probabilidad, el cambio de los agentes políticos en el centro-derecha español.

 

El fracaso de Rajoy en la convocatoria electoral catalana puede suponer la desaparición del PP, ya no sólo en Cataluña, sino en toda España. Rajoy se ha equivocado en dos elementos básicos con la aplicación del 155, como fue la convocatoria apresurada de unas elecciones sin haber estabilizado la efervescencia independentista que se vivía en esa autonomía, y por otro lado, renunciado al control de los 7 canales de la TV3 que han hecho que el «exilio» y victimismo de Puigdemont se haya impuesto a cualquier otro argumento, incluso laminando a sus opositores de ERC y a su propia formación, con Artur Más a la cabeza. El fracaso del gobierno español ha sido mayúsculo, no sólo por el resultado general del bloque constitucionalista, que ha perdido con una diferencia de 200.000 votos respecto del independentista, sino también por la desaparición del PP del panorama político catalán, entre la carcajada y la burla generalizada. Su error, ahora, lo vamos a pagar todos.

 

El resultado catalán proyectará sobre la Comunidad Valenciana las siguientes consecuencias: Nos deja más expuestos si cabe al anexionismo pancatalanista. La quintacolumna compuesta por Compromís, Accio Cultural, Escola Valenciana, Esquerra Republicana, la CUP en Valencia y demás agentes del colaboracionismo nacionalista, van a campar a sus anchas en nuestra tierra, con un PP esclerotizado y sin liderazgo, con Ciudadanos roto por la mitad y sin que su sede central en Barcelona encuentre cómo salir de este impasse. España se muere por Cataluña, pero la sepsis se expande inmediatamente por Valencia y Baleares. O nos lo tomamos en serio, muy en serio, y ya, o a la vuelta de muy pocos años nuestra Comunidad, nuestro Reino, se desangrará por la misma herida.


La irreversible esclerosis política del PP y el fracaso constitucionalista en Cataluña impedirá la tan necesita revisión de la política financiera nacional, en especial la valenciana, que sigue en el furgón de cola por culpa de la inepta clase política de esta tierra, incapaz de hacer valer el gran peso que tiene nuestra economía, nuestro PIB, en el conjunto de España.

 

El centro-derecha valenciano va a cambiar radicalmente. Con la progresiva desaparición del PP, Ciudadanos va a ser residenciaria del voto de centro valenciano, el que no encuentra respuesta en un PSPV que no levanta cabeza, y el que ya no volverá a un PP sin liderazgo y omnipresente por sus escándalos y corruptelas en multitud de Juzgados y páginas de prensa.

 

¿Y por la derecha? ¿Y en el valencianismo? Porque Ciudadanos, el partido con sede central en Barcelona, ya ha dicho en multitud de ocasiones que su oferta transversal le hace tan atractivo a la izquierda moderada como al centro, y que además, no tiene ningún interés en defender un discurso valencianista e identitario. Lejos de los mensajes que alumbraron el Manifiesto primigenio a la ciudadanía que se conjuró en el Teatro Goya de Madrid, Ciudadanos es hoy un partido de origen catalán y políticamente «correcto», donde cualquier atisbo de rebeldía u originalidad ha sido despiadadamente liquidado por un Albert Rivera que sabe perfectamente cómo se consigue el sosiego y pax interna de las organizaciones políticas.

 

El espacio de la derecha valenciana y del valencianismo es, pues, un espacio aún sin dueño y que se hace necesario ocupar, no sólo para dar respuesta a los miles de ciudadanos que creen necesaria una formación más o menos tradicional o conservadora, sino, y esto es lo más urgente, para contener el nacionalismo catalanista en la Comunidad Valenciana, defendiendo la personalidad valenciana y española de quienes no queremos formar parte de los Países Catalanes. Una Valencia que va a tener encomendada esa gran y transcendental parte de nuestro destino como pueblo que necesita, ya, tener una voz. Tornar a tindre una veu.

 

JUAN GARCIA SENTANDREU

 

FUENTE: LEVANTE


Enviado el: 30 de Diciembre de 2017 a las 18:04:03 (461 Lecturas)


Puedes consultar esta misma pagina en: Español

Comentarios:
Usuario: ultim
Gracias por mantener siempre actualizada la informacion que para nuestro Reino es importante. Algunos, muchos, de los politicastros que nos gobiernan podrian informarse y mirar el futuro en vez de estar mirandose el ombligo y el asiento. Mi enhorabuena por el analisis tan certero. Gracias de nuevo.

Usuario: ultim
Gracias por mantener siempre actualizada la informacion que para nuestro Reino es importante. Algunos, muchos, de los politicastros que nos gobiernan podrian informarse y mirar el futuro en vez de estar mirandose el ombligo y el asiento. Mi enhorabuena por el analisis tan certero. Gracias de nuevo.

Usuario: ariant
Bo, hi ha que reconeixer que Sentandreus no em tenim molts que digam...