Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y poder obtener estadísticas de uso. Al continuar con tu navegación significa que das tu consentimiento a nuestra política de cookies.

Continuar
LA GENERALITAT VALENCIANA SUBVENCIONA A LOS INDEPENDENTISTAS ' ARA ' Y ' PUNT AVUI '
LA GENERALITAT VALENCIANA SUBVENCIONA A LOS INDEPENDENTISTAS ' ARA ' Y ' PUNT AVUI '
LA GENERALITAT VALENCIANA SUBVENCIONA A LOS INDEPENDENTISTAS ' ARA ' Y ' PUNT AVUI '

 

El Gobierno de Puig justifica las subvenciones por publicar en valenciano

 

El Gobierno catalán no es el único que ha dado apoyo financiero a los medios independentistas en pleno procès. La Generalitat Valenciana, que preside el socialista Ximo Puig, también ha concedido subvenciones a medios como el 'Ara' o 'El Punt Avui'.

 

Según reconoce en sus propias cuentas, remitidas al Registro Mercantil de Barcelona, entre 2015 y 2016 la editora de Ara recibió, en concreto, 84.916 euros. Hermès Comunicacions, la compañía propietaria de El Punt Avui no especifica en su balance quien le concede las subvenciones, pero de acuerdo con los datos oficiales de la Generalitat valenciana, entre 2016 y 2017 se le habrían concedido otros 20.584 euros.

 

En teoría, y a pesar de tratarse de dos medios catalanes, las ayudas a estos medios se les estaría concediendo por la publicación en valenciano. Puig también ha otorgado publicidad institucional, aunque por importes muchos menores, a Vilaweb, un diario online que se ha caracterizado en los últimos años por un ataque frontal contra España, en defensa de la independencia unilateral, y que defiende la creación de los Países Catalanes.

 


Las subvenciones catalanas

 

Las subvenciones recibidas del Gobierno valenciano están, sin embargo, muy lejos de las que ha concedido en los últimos años la Generalitat de Cataluña para ganarse el apoyo de estos medios en la batalla abierta contra España por la independencia. Ante todo ello, Ha-cienda acaba de remitir una carta a la interventora general de la Generalitat, Rosa Vidal Planella, para que detalle las subvenciones otorgadas a Ara en los tres últimos años, además de las que pudiera haber recibido a título individual el empresario Ferrán Rodés, presidente del consejo editorial del periódico, fundador y accionista de referencia del mismo, junto a los Carulla.

 

Los datos de 2017 todavía no son públicos, pero según figura en sus cuentas Edició de Premsa Periòdica Ara, la propietaria del periódico del mismo nombre, recibió en concreto 529.709 euros por parte de la Generalitat de Cataluña en 2015 y otros 499.516 euros más en 2016, lo que hace un total, tan solo en esos dos años, de más de un millón de euros.

 

Son importes muy significativos teniendo en cuenta que el periódico que dirige Esther Vera facturó en 2016 un total de 12,8 millones de euros y que sus pérdidas después de impuestos ascendieron a 554.947 euros. Pero es que al importe de las ayudas hay que sumarles la publicidad institucional. El Punt Avui y Ara recibieron 2,17 millones y 1,46 millones de euros, respectivamente, por este concepto de la Generalitat de Cataluña.

 

El procés lleva, de hecho, años salvando las cuentas de resultados de los medios de comunicación catalanes y propiciando el nacimiento de una tupida red de webs independentistas a base de subvenciones y publicidad institucional. Solo en 2016, la Generalitat de Cataluña se gastó en total 30 millones de euros en anuncios y otros 7,5 millones de euros en ayudas a los medios que publican en catalán.

 

Gracias a estos fondos, Ara ha conseguido reducir sustancialmente sus pérdidas, y El Punt Avui mantener beneficios durante gran parte de la crisis, teniendo en cuenta que el dinero público ha llegado a suponer el 19% de todos sus ingresos. El diario que edita Joaquím Vidal, un empresario ligado a la antigua Convergència, pasó de perder 5 millones de euros en 2011 a ganar 2,1 millones en los cinco años siguientes, gracias a las campañas independentistas.

 

La aplicación del artículo 155 de la Constitución, que puso coto al despilfarro publicitario iniciado por Artur Mas, ha provocado, sin embargo, que se dé la vuelta a esta situación, poniendo en riesgo la viabilidad del grupo, que ha cerrado la sede de Barcelona y h puesto en marcha un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) en enero, que supondrá 90 despidos.

 

FUENTE: EL ECONOMISTA


Enviado el: 10 de Marzo de 2018 a las 22:22:50 (313 Lecturas)


Puedes consultar esta misma pagina en: Español

Comentarios: