Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y poder obtener estadísticas de uso. Al continuar con tu navegación significa que das tu consentimiento a nuestra política de cookies.

Continuar
LA  LENGUA  DE  DIOS
LA  LENGUA  DE  DIOS
LA LENGUA DE DIOS

 

A Dios se le puede hablar siempre.  En cualquier lengua.  En cualquier lugar.  “Dios calla”, dice el Nobel A. Camus en su famosa novela “La Peste”.  Sin embargo, el “Silencio de Dios” es la elocuencia máxima: La Creación y el Hombre, prodigio supremo…  Para dudosos y agnósticos referiré una anécdota del mayor anticlerical del s. XVIII, Voltaire, respondiendo a sus corifeos, balanceando su reloj de bolsillo: “Creeré que Dios no existe el día en que me demostréis que a este reloj no lo ha hecho un relojero”…

 

Propicia esta referencia a Dios una noticia que aún me tiene atónito: “Curas nacionalistas y progres del Grup de Rectors del Dissabte defienden la unidad de la lengua y cultura catalana… Han pedido que el valenciano (el pur català dels Païssos) sea un requisito para ser ordenado sacerdote”. (LAS PROVINCIAS, 06-10-18, pág.7).  ¡Patético!

 

Expuse por carta mi total repulsa de tamaña aberración al Sr. Arzobispo, Cardenal D. Antonio Cañizares, valenciano de pro.  Entre otras cosas le decía: ”La Iglesia nos enseña que el cura es un “sacer dos” (don sagrado), hecho “otro Cristo” al servicio del Hombre, sin distinción de raza, país o lengua…  Es del todo “antisacerdotal” el requisito del “català” para ser “alter Christus” en Valencia”…  Aportaba copias de artículos míos al efecto, con el ruego de que alguno de estos Rectors demostrara  documentalmente  que  no era verdad histórica objetiva cuanto en ellos exponía.

 

Seguidamente envié también copia de todo ello al Obispo de Mallorca, D. Sebastián Taltavull. Otro complaciente hábil de clérigos, políticos y “sabios” pancatalanistas. Igual que un antecesor,  D. Teodor Úbeda, que, con la imposición del “catalá”  -“Lengua de Dios”-  logró que mucha gente dejara de ir a misa: “Jò vatx a missa per rezà a Déu; no per aprende una llengo forastéra”…  Le pregunté una quimera: “Si el bon Jesús fos viu y anàs pes pòbbles de sa  pagesía mallorquina, còm predicaría, en català ò en mallorquí?”…  Obviamente, no habrá respuesta, como jamás la hay al envío de mis artículos.   Todo muy significativo:


1.-  El poder falsario del pancatalanismo farsante es inmenso. Hasta ha conseguido que haya sacerdotes (don sagrado) que consideren “el català” la “Lengua de Dios” en Valencia y Baleares…  Lo grave es que esta locura enfebrecida late profundamente en el sentimiento de muchísima gente –clérigos, monjes y obispos inclusive-- fabulosamente manipulada en la creencia de que los catalanes son una estirpe étnica superior…

 

2.-  Este enorme poder pancatalanista es prodigiosamente manipulador: Predican por doquier que Cataluña no goza de  libertad… Que España no respeta su democracia… Que los dirigentes en prisión son prisioneros políticos…  Y así un cúmulo de trolas inaceptables, un verdadero insulto a la inteligencia…   De esta GRAN MENTIRA PANCATALANISTA dos cosas son tremendamente inquietantes.   La primera, la excesiva gente que cree y sustenta semejantes tergiversaciones…  Cataluña goza de una libertad increíble, tanta que los independentistas salen impunemente a propalar falacias, a vociferar sandeces y a insultar a la policía… Cataluña goza de una excesiva democracia real, tanta que desobedecen, pisotean e incumplen la Carta Magna, aceptada abrumadoramente por los españoles, catalanes incluidos, gracias a la cual los separatistas ostentan sus cargos…  La segunda, el silencio vergonzoso de gobernantes y medios de comunicación: Rajoy, con buena retórica y enorme complejidad cobarde, no inhabilitó la vuelta de los separatistas al gobierno de la Generalitat…   Sánchez  --curioso personaje, magistral en demagogia, capaz de negar por la tarde lo que ha afirmado por la mañana,  verdadero artista en alcanzar sus ambiciones insaciables--   gobierna España precisamente con los votos de los golpistas inconstitucionales.  Calla o cede…   Los medios de comunicación, tan duros y pertinaces con las “¿corrupciones?” de Rita Barberá -la mejor alcaldesa en años de Valencia-  ahora callan o son indecentemente parciales en el discurso separatista y en las veleidades del actual Presidente. ¡Puro sometimiento!...  “Se está asimilando como normal la destrucción del Estado de Derecho”, avisa el Tribunal Supremo.   ¡¡¡Muy preocupante!!!

 

3.-  Este inmenso poder pancatalanista es pavorosamente usurpador: Ha hecho “català” lo que siempre ha sido y es “valencià”, en Valencia, y “mallorquí”, en Mallorca, EL GRAN LEGADO DE NUESTROS ANTEPASADOS…  Recuerdo mis veranos juveniles en el estudiantado lasaliano de Cambrils (Tarragona).  Nos reuníamos catalanes, aragoneses, valencianos, mallorquines y otros.  Ningún catalán de entonces, década de 1950, ni por asomo creía que nuestra lengua fuera obra cultural de  Cataluña. Todos nos considerábamos hermanos y orgullosos de una lengua  parecida, pero autóctona y diferenciada, cuya madre común era el Latín… Lo confirma esta anécdota curiosa. Se nos cruzó un gato persa. “¡Quin gat tan màcu!”, exclamó un catalán. “Però que dius, un gat es un borracho”, le repliqué. En Baleares un gato se dice “un mox”… Comentamos entonces palabras de uso diario muy diferenciadas: Gato/a: “Gat/a, cat.;  gat/a, val;  mox/a, mall.”…  Muchacho/a: “Noy/a, cat.; chiquet/a, val.; al.lot/a, mall.”…  Abuelo: “Avi, yayo, padrí”…  Tío: “Oncle, tío, conco”…  Perro: “gos, gos, cà”…  Vaso: “Got, got, tassó”…    Solo después de Franco, con un descaro infame, los independentistas se han dedicado de lleno a la usurpación del tesoro de nuestra lengua ancestral.  Histórica y filológicamente el valenciano y las  modalidades isleñas de mallorquín, menorquín y pitiuso son muy anteriores en siglos al catalán.  Hasta ahora ningún Magnífico Rector de Universidad ha podido desmentir los datos de mis artículos en EL PALLETER o en la revista mensual “S’ ARENAL UNIT”…   Este pancatalanismo voraz no sólo usurpa el tesoro de nuestra lengua, sino que se apropia de glorias típicamente nuestras:  Ausias March, Ramón Llull, Doctor Orfila…  La paella y la fideuà… Es formatge y sa caldereta… Sa sobrassada y sas ensaimadas…   Todo lo nuestro es producto maravilloso de Cataluña…

 

No todo ha de ser negativo. Esta necedad usurpadora del pancatalanismo y la grandeza delirante de los habladores de la “Lengua de Dios” no son objeto de preocupación… Sólo ponen en evidencia la estulticia de unos alucinados, la burricie de unos paletos incultos y el ridículo de unos penosos endiosados…  Tanta insensatez avergüenza “als bons catalans de seny”  y es el hazme reír “des bons valencians y mallorqins”…   Lo seriamente grave y preocupante  es la legitimación  del discurso separatista, la parcialidad indecente de los medios de comunicación, con dos varas de medir, y la peligrosa demagogia de nuestros políticos sin amor a España…

 

JUAN  VANRELL  NADAL.-  Licenciado en Filología.  Premi Llealtad 2009.

                           


Enviado el: 04 de Enero de 2019 a las 19:10:03 (582 Lecturas)


Puedes consultar esta misma pagina en: Español

Comentarios: