Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y poder obtener estadísticas de uso. Al continuar con tu navegación significa que das tu consentimiento a nuestra política de cookies.

Continuar
VOX CARGA CONTRA EL ' CHIRINGUITO AUTONOMICO' Y LA ' IMPOSICION LINGUISTICA ' EN VALENCIA
VOX CARGA CONTRA EL ' CHIRINGUITO AUTONOMICO' Y LA ' IMPOSICION LINGUISTICA ' EN VALENCIA
VOX CARGA CONTRA EL ' CHIRINGUITO AUTONOMICO' Y LA ' IMPOSICION LINGUISTICA ' EN VALENCIA

 

Puig contesta a la portavoz, Ana Vega, dice que no aspiraba a tener su voto, combatirá el "odio" y no reconoce el marxismo: "¿A quién se refiere, a Karl o a Groucho?"

 

La portavoz de Vox en las Cortes Valencianas, Ana Vega, ha arremetido contra la "política marxista" de un gobierno de "socialistas, comunistas y nacional-socialistas valencianistas", contra el "chiringuito autonómico" que aspiran a desmantelar y especialmente contra la "política de imposición y colonización lingüística" con el valenciano como "caballo de Troya". "Se acabó la paz del corral", ha advertido, porque "Vox no es el PP".

 

Así se ha pronunciado la síndica en su discurso en el debate de investidura de Ximo Puig, en el que ha manifestado su "no rotundo", un rechazo que el aspirante a presidente ha asegurado que no le sorprende porque tampoco le había pedido su apoyo. Además, le ha pedido respeto y ha asegurado que él respeta a los votantes de Vox pero este gobierno "combatirá absolutamente todo aquello que ustedes representan de odio y de rencor".

 

Vega ha comenzado su intervención asegurando que ha llegado al parlamento "la voz de quienes hasta ahora no la tenían", aludiendo a aquellos a los que "los consensos de amiguetes han expulsado del sistema, a los que se les insulta impunemente por sus creencias religiosas, quienes sufren el adoctrinamiento ideológico en el sistema educativo o la imposición del valenciano o quienes son perseguidos por haber nacido hombres y las mujeres a las que se prohíbe serlo". "Vox está aquí no para dar explicaciones, sino para exigirlas de todos ustedes porque son responsables", también los "moderaditos centrados del PP", ha aseverado.

 

Tras recordar "el espectáculo bochornoso" que a su juicio se produjo en la constitución de las Cortes haciendo a Vox "responsable de las siete plagas de Egipto", ha avisado de que no están para unirse a esos "consensos de amiguetes", sino para "combatir todo lo que representa el marxismo cultural" y "desmontar este chiringuito autonómico que tanto dinero cuesta a los españoles y tanto daño hace a todos".

 

La portavoz de Vox ha centrado buena parte de su intervención en el valenciano, resaltando que la Constitución y el Estatuto de Autonomía "no recogen la obligación" de conocerlo y criticando que el Consell haya optado por trasladar "el modelo educativo catalán".

 

Vox, ha adelantado, trabajará para que el valenciano que se estudie en colegios y en las instituciones públicas sea "voluntario", por la revisión de las normas gramaticales para "separarlas del catalán" y derogar la Llei d'Ús i Ensenyament, así como los decretos que "incluso bajo gobiernos del PP han permitido expandir esa política hasta llegar al desvarío de los decretos de Marzà".

 


"Vayan haciendo hueco en sus cabezas para esta idea porque no la vamos a abandonar", ha dicho. "La lengua valenciana se ha convertido en el caballo de Troya con el que ustedes y sus tentáculos sociales y mediáticos transmiten la ideología marxista y nacionalista a los niños y jóvenes", ha incidido, con "estructuras de poder regadas con dinero público".

 

Ha acusado al Botànic de haber hecho una política "de expansión, de imposición y de colonización con el valenciano" y ha agregado: "Y lo mejor que les podía pasar es que mientras ustedes continúan con el genocidio cultural español, los demás hagamos como el PP, estar calladitos y, si se da el caso, echar una mano".

 

Ana Vega ha pedido respeto para sus votantes, esos que "han votado por desmantelar este chiringuito autonómico" en el que Vox ha sido "marginado" en un "atropello a la democracia". "Se empeñan en crear cordones sanitarios a Vox, acusando de ser la extrema derecha", ha dicho. "Preferiremos estar solos a mal acompañados", ha dicho. Ha reconocido que lo esperaba de la izquierda, pero lo sorprendente es "cómo el PP y Cs han podido prestarse encantados a este proceso tan estalinista".

 

Asimismo, ha advertido que Puig no puede dar lecciones porque sus aliados son "los comunistas amigos de los genocidas bolivarianos y los nacional socialistas valencianistas aliados de los anteriores y amigos de los golpistas catalanes. ¿Le gusta a usted señalar con el dedo? Pues vaya practicando en el espejo".

 

La portavoz también ha criticado la ideología que "condena a los hombres, a quienes quieren elegir la forma de educar a sus hijos" y a "la familia, la institución más peligrosa de todas". También ha censurado las leyes de género y LGTBI. "Ustedes, con sus ideas marxistas, han metido al Gran Hermano en la vida familiar de los españoles", ha afirmado.

 

Respecto a la "ideología de género", ha subrayado que "la maldad no está en un cromosoma, la maldad es maldad y no reconoce sexos", ha cuestionado ayudas "sin fiscalización" a entidades y ha subrayado que el maltrato es una lacra social, pero "contra cualquier persona".

 

También ha tenido palabras sobre inmigración, cansada de que se les tache de "xenófobos" cuando quieren que se cumpla la ley de extranjería. En este punto, ha lamentado que con la "medallita que se pusieron con el Aquarius encendieron irresponsablemente la mecha del polvorín de la inmigración ilegal" porque para ellos son "todos bienvenidos, pero ninguno acaba acogido en sus casas" porque "es mejor obligarnos a los demás a que les paguemos entre todos un subsidio".

 

Asimismo, ha cuestionado que se haya levantado un "gigante con pies de barro", en referencia a À Punt, creando "una demanda social inexistente simplemente porque hay demasiados estómagos agradecidos a los que dar de comer". Por último, ha aludido a la memoria histórica para indicar que la izquierda "ha levantado las dos Españas" y lamentando los avisos contra Vox. "Decían que viene el lobo, no se da cuenta de que son sus socios de gobierno y los tiene al lado", ha concluido.

 

En su réplica, Puig ha asegurado que le "duele en el alma" el discurso sobre inmigración lanzado porque, además de que Les Corts no son un corral, en ellas "nunca se había oído lo que se ha oído en este tema". Se pueden tener diferentes opiniones pero "lo que no se puede admitir es despreciar a esos miles y miles de inmigrantes que han ayudado estos años a hacer mejor nuestro país".

 

Además, ha lamentado la falacia en ese mensaje de que se privilegia a los inmigrantes porque "es absolutamente falso" y siente "una enorme tristeza de oír esto, y además de una persona joven, parece que la historia se repite".

 

Puig ha pedido a Vox que fiscalicen la labor de gobierno pero "desde la mayor cordialidad" y en un espacio de convivencia, "insultando lo menos posible". Además, ha apuntado que es "entrañable que un grupo quiera desmontar el chiringuito autonómico desde el chiringuito autonómico", preguntando si lo que pretenden es volver al estado preconstitucional.

 

También ha replicado sobre la lengua que lo que defiende es la libertad de poder expresarse en cualquiera de las dos oficiales y ha asegurado no reconocer la imposición marxista: "¿A quién se refiere, a Karl o a Groucho?". Asimismo, ha reiterado la apuesta por el feminismo y por la memoria histórica, no para hacer revisionismo o "abrir heridas", sino para "cerrar esas heridas para siempre", y también ha cuestionado que para Vox parece que los demás no tienen familia y han llegado "como marcianos". "La queremos, lo que no queremos es que nos dicten el modelo de familia", ha puntualizado.

 

Tras las críticas de Vox a las formas del debate matutino, ha indicado que esta tarde se han escuchado con silencio, pero lo que se estaba diciendo "hace mucho más daño a la convivencia que lo que se ha gritado esta mañana". "En su modelo de sociedad yo no quepo, pero en el mío sí que cabe, eso lo dijo Pedro Zerolo", ha concluido.

 

FUENTE: EL MUNDO


Enviado el: 15 de Junio de 2019 a las 07:45:54 (272 Lecturas)


Puedes consultar esta misma pagina en: Español

Comentarios:
Usuario: alicantinofino
Supongo que si se identifica más con Groucho es porque se siente un cínico y un payaso a partes iguales. La lástima es que le di mi voto a Vox en las Generales pero no en las autonómicas. Ya veo que me equivoqué, sabía que no iban a ganar, pero merecían hasta el último voto solo por el ruido que van a armar en Les Corts contra estos sacos de grasa y pellejo a los que ni el mejor de los trajes les disimula el cuerpo-escombro que tienen.