Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y poder obtener estadísticas de uso. Al continuar con tu navegación significa que das tu consentimiento a nuestra política de cookies.

Continuar
UNA RED PARA REPARTIRSE SUBVENCIONES PUBLICAS
UNA RED PARA REPARTIRSE SUBVENCIONES PUBLICAS
UNA RED PARA REPARTIRSE SUBVENCIONES PUBLICAS

 

Las entidades que fundaron el Observatori contra la Corrupció, un ente casi desconocido, ingresan 4 millones en ayudas institucionales

 

Una subvención de la Conselleria de Transparencia al Observatori Ciutadà contra la Corrupció publicada en el Diario Oficial de la Generalitat Valenciana es la punta de un iceberg de ayudas públicas que cada día florecen en los papeles oficiales. Millones de euros que se reparten a entidades en muchos casos desconocidas, que se justifican con el simple hecho de la presentación de unas facturas que no suelen verificarse y que no merecen ni siquiera en la mayoría de las ocasiones la presencia de alguien para comprobar en primera persona que el objetivo del proyecto se ha cumplido.

 

Las subvenciones se han convertido en el nuevo maná de las administraciones públicas para complementar sueldos, pagar los servicios de profesionales que utilizan esas ayudas como un extra de la nómina y mantener subida la persiana del colectivo para periódicamente seguir recibiendo ayudas.

 

AYUDAS RECBIDAS

 


El Observatori Ciutadà contra la Corrupció es un ente prácticamente desconocido para la mayoría de los valencianos, con una actividad que se reduce a unas jornadas anuales -tres días como máximo- y a la edición de algún catálogo a modo de resumen de otras iniciativas y leyes. Desde su puesta en marcha en 2015 su misión fundamental ha sido la de relatar el proceso que se sigue contra el exconseller Rafael Blasco, que dio con sus huesos en la cárcel por los delitos cometidos durante su etapa al frente de Cooperación.

 

Acció Cultural y Escola Valenciana aglutinan la mayoría de las ayudas que llegan desde la Generalitat y Cataluña

 

La misión de observación de este colectivo ha significado una inyección pública de casi 100.000 euros en los últimos años. Un colectivo que nació por el impulso de Acció Cultural, Escola Valenciana, Acicom, Ca Revolta y El Micalet, entidades afines al actual Consell del Botánico y que han acumulado millonarias subvenciones de distintas instituciones de la Comunitat Valenciana y de Cataluña. Desde el 1 de mayo de 2015, fecha en la que se puede realizar un seguimiento exhaustivo de las aportaciones de fondos públicos recibidas, todas estas entidades han manejado más de 4 millones de euros.

 

Acció Cultural del País Valencia, que preside Eliseu Climent y que aglutina a una gran número de entidades, ha ingresado en su cuenta corriente desde mayo de 2015 más de 2,6 millones de euros, según se puede consultar en las bases de datos oficiales.

 

El pasado 1 de agosto, el Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya publicó el censo de entidades de fomento de la lengua catalana firmado por la directora general de Política Lingüística, Ester Franquesa. El anexo 1 recoge el listado de entidades que renuevan la inclusión en el censo y un año más Acció Cultural del País Valencià estará incluido en un catálogo que le reporta importantes beneficios.

 

La Generalitat valenciana ha repartido 1,5 millones de euros a estas entidades

 

Con el Botánico, la entidad que preside Climent ha recibido del Govern catalán casi 1,9 millones de euros, de los que la mayoría son para promocionar el catalán en la Comunitat. Desde las distintas diputaciones provinciales catalanas también han llegado importantes inyecciones de dinero para una suma total de 274.000 euros.

 

Desde que Ximo Puig preside la Generalitat, las aportaciones superan los 292.000 euros y a través del programa Erasmus+, cuyo logo figura en los carteles de las jornadas anuales celebradas por el Observatori, el Gobierno ha concedido ayudas a Acció Cultural por valor de 52.000 euros. El resto, hasta superar los 2,6 millones, se completa con líneas de la Diputación de Valencia, la Universitat de València y distintos ayuntamientos de la Comunitat.

 

Si la mayor parte del dinero que llega a Acció Cultural procede de Cataluña, el de Escola Valencia es fruto partidas del Consell. De los 1,1 millones de euros que ha ingresado esta entidad en los últimos cuatro años, más de la mitad han llegado de la Generalitat, según los datos del Sistema Nacional de Publicidad de Subvenciones. Desde Cataluña, la inyección supera los 300.000 euros entre lo que aporta la Diputación de Barcelona y el ejecutivo autonómico. Escola es otro de los socios fundadores del Observatori Ciutadà contra la Corrupción y da soporte. Es una de las piezas básicas de esa maraña de reparto de subvenciones en una compleja red que aspira a muchos de los programas de ayuda que se publican desde las consellerias de Educación y Participación Ciudadana.

 

Las entidades crean nuevos organismos para seguir captando sebvenciones públicas

 

Acció Cultural y Escola Valenciana son los dos pilares más robustos que sustentan el Observatori. Además, se suman otras entidades, algunas con una amplia trayectoria en la ciudad de Valencia como Ca Revolta y El Micalet, que también reciben importantes subvenciones para poder pagar las actividades que organizan. Las ayudas públicas de El Micalet superan los 280.000 euros y las de Ca Revolta, los 100.000 en los últimos cuatro años. Al calor de estas cantidades, surgen nuevas entidades como Acicom, que ha visto cómo la llegada del Botánico a las distintas instituciones le han abierto la puerta de las subvenciones públicas. El ente que preside el exdirigente del PSPV José Ignacio Pastor ha recaudado casi 160.000 euros de distintos programas, en su mayoría de la Generalitat. Proyectos que se resumen en la realización de jornadas y mesas redondas. El Observatori se apoya en la labor de cinco entidades que cada año cierran sus ejercicios contables con importantes subvenciones que llegan desde las instituciones públicas.

 

Dos ONG acompañan a este proyecto

A las entidades fundadoras del Observatori Ciutadà contra la Corrupció se suman dos ONG, que en los últimos cuatro años también han recibido distintas ayudas. La diferencia es que estas organizaciones han gestionado ayudas para poner en marcha proyectos destinados a la cooperación y la solidaridad. Una de ellas es Atelier, creada en 1989 y que lleva a cabo programas en colaboración con países en América Latina. Atelier ha recibido ayudas por valor de casi 317.000 euros en los últimos cuatro años y el ejercicio de 2018 lo cerró, según las cuentas publicadas en su propia web, con unas pérdidas de más de 8.000 euros.

 

La otra ONG que forma parte del Observatori es Perifèries, que se creó en 2010. Una asociación que actúa en varios países centroamericanos. Las últimas cuentas que tienen colgadas en la web datan del ejercicio de 2017, un periodo que cerraron con casi 900 euros en positivo.

 

De la información oficial se desprende una seria de ayudas de distintas instituciones públicas que superan los 1,2 millones de euros tras la suma de los datos oficiales de distintos ejercicios presupuestarios.

 

 

FUENTE ; LAS PROVINCIAS


Enviado el: 13 de Agosto de 2019 a las 13:22:12 (169 Lecturas)


Puedes consultar esta misma pagina en: Español

Comentarios: