http://www.valenciahui.com/opinion/b..._teatro_romano


Pleno Contencioso para el Teatro Romano
27.05.08 | 02:09. Archivado en Columnas

La sentencia que declaró ilegales las obras socialistas en el Teatro Romano de Sagunt fue debatida, y acordada por unanimidad, por el Pleno de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana.

Pepe Díaz, actualmente Magistrado del Tribunal Supremo, presidía por aquel tiempo la Sala de lo Contencioso-Administrativo, y como vio la envergadura del asunto, tuvo la feliz idea de que no fuera sólo una Sala la que entendiera en el asunto, sino el Pleno de los Magistrados de las diversas Salas de lo Contencioso.

Por la misma razón, basándose en los mismos argumentos que llevaron al TSJ a adoptar aquella decisión, en adelante, todo lo que concerniere a la ejecución de la sentencia del Teatro Romano debería ser tratado por el Pleno de la Sala, por todos los Magistrados de lo Contencioso-Administrativo, dado lo complejo, delicado y bonito del asunto.

Los fuertes embates que la sentencia está recibiendo desde el ámbito del poder ejecutivo, del poder político, reclaman una fuerte defensa del poder judicial, de los Tribunales.

Precisamente el derecho y los Tribunales de lo Contencioso-Administrativo están para pararle los pies a los excesos y barbaridades del poder ejecutivo, administrativo, de la Administración y los gobernantes, que se creen el ombligo del mundo y suelen pasarse mucho pisoteando leyes y derechos.

La insistencia y persistencia de la consellera de Cultura, Trini Miró, en afirmar que “Camps está encantado de lo bien que ha terminado todo este asunto del Teatro Romano”, es más que sospechosa.

Lo que ha hecho la comisión de amiguetes “expertos”, que ella misma ha presidido, podría ser interpretada como una inducción a la prevaricación, pues no existe la figura procesal de la inejecución.

Dios nos libre de pensar la posible existencia de un pacto tácito entre las partes y que la barbaridad jurídica expresada por el comité de “listos” no pretenda socavar la firmeza de una sentencia bien asentada sobre el Derecho, que bien a las claras ha dicho en Valencia, y se ha ratificado en Madrid, que ha habido una lesión del interés público, con claras responsabilidades administrativas y penales.

A la endeblez de la nota emitida por el chiringuito de supuestos técnicos especialistas en Teatro Romano, comandados por el norteamericano Santiago Grisolía, no le cabe otra salida que la arrolladora plancha -sentencia condenatoria de la salvajada Lerma-Ciscar-Grassi-Portaceli.

Por ello, sería deseable un Pleno, figura que tienen los Tribunales para los asuntos difíciles y complejos, con el fin de que, al menos, poniéndose todo en contra del recto proceder de los Tribunales hasta la fecha, salga la sentencia triunfante, no asfixiada por el poder ejecutivo, y que en el peor de los casos, al menos quedara para la historia votos particulares que pusieran los puntos sobre las íes y las cosas en su sitio.

Baltasar Bueno