http://www.valenciahui.com/opinion/r...ademia_de_cult


El patronato de la Real Academia de Cultura Valenciana
21.06.08 | 02:27. Archivado en Columnas

Hoy, veintiuno de junio, comienza el verano; poco a poco las actividades académicas van concluyendo en los centros que tienen a la cultura como eje y centro: desde colegios de párvulos hasta Universidades. Todos esperamos, con ansiedad, la llegada de las vacaciones estivales para disfrutar de días de descanso que, por regla general, nos merecemos. Los buenos estudiantes disfrutarán de un plácido verano, combinando, probablemente, ocio y actividades formativas de idiomas o deportivas, en España, o en el extranjero los que pueden permitírselo; los que no han hecho el esfuerzo cuando era necesario, se verán obligados a trabajar mientras los demás descansan, repercutiendo negativamente su falta de interés durante el curso, en el soñado descanso de sus pobres padres, obligados a renunciar a proyectos más ilusionantes que estar, junto a sus hijos, cumpliendo las obligaciones derivada de la patria potestad, y recordándoles, a diario, la necesidad de estudiar, cuando unos y otros podrían estar recorriendo juntos lugares maravillosos, o compartiendo mar y montaña de forma relajada.

También la Real Academia de Cultura Valenciana concluyó el pasado día nueve el Curso de la “Escola d’Estudis Valencians”, y poco a poco las demás actividades académicas que constituyen su objeto, y que se han desarrollado a lo largo de este curso académico, desde el curso sobre “Historia de la Comunidad Valenciana”, celebrado en virtud del convenio de colaboración con la “Asociación de Empleados Jubilados y Pensionistas de la Caja de Ahorros de Valencia, Castellón y Alicante”, Bancaja, las conferencias conmemorativas del II centenario de la Guerra de la Independencia pronunciadas por agregados de la RACV, el Congreso Internacional sobre Ingeniería Geomática y Topográfica, bajo la presidencia de honor de Su Majestad el Rey, con una asistencia extraordinaria de congresistas españoles y extranjeros, exposiciones como la de la Fundación Gimenez Lorente de la U.P.V sobre Cartografía Histórica valenciana siglos XVI-XVIII, y la de “Imágenes del mundo divino. El icono ruso y la colección del Museo Desierto de las Palmas”, el Curs d’aproximació a la cultura i l’us de l’oli valencià”, La “Fira del Llibre Valencià”, la realización en versión 2.0 del Corrector Ortogràfic valencià, herramienta imprescindible para escribir con corrección nuestra lengua valenciana, publicaciones de libros, Anales, etc.

Todo ello es una prueba, más que evidente, de que la Real Academia de Cultura Valenciana goza, pese a las limitadas ayudas oficiales que recibe, aunque siempre se agradecen, de una magnífica salud, porque sus académicos, agregados y colaboradores están siempre dispuestos a ofrecer desinteresadamente su trabajo personal en defensa de nuestras señas de identidad, y porque cuenta con el inestimable apoyo de dos asociaciones a ella vinculadas, la Associació Cultural Amics de la Real Acadèmia de Cultura Valenciana, y El Patronato de la Real Academia de Cultura Valenciana.

El Presidente del Patronato de Cultura Valenciana, Héctor Gimeno, clausuró la tarde del jueves en la sede de la RACV el curso actual. Al oír sus palabras recordé aquella pequeña obra de ensayos de André Maurois titulada “Entre la Vida y el sueño”. Porque, como nos sugirió el Presidente, entre la realidad que la cultura valenciana está viviendo, y el sueño de lo que podría llegar a ser si todos los valencianos, que amamos nuestras raíces, arrimásemos el hombro, media una gran distancia que él nos animó, con verdadero entusiasmo, a recorrer juntos.

Desde la percepción de que el sueño puede convertirse en realidad, y con la ilusión transmitida por el Presidente, quiero animar a los lectores a unirse a este empeño, pues el Patronato de la Real Academia de Cultura Valenciana es una asociación, sin ánimo de lucro, a la que están llamados a integrarse todos los que, deseosos de que la cultura valenciana alcance las cotas de gloria que en el pasado tuvo, quieran colaborar a fomentar y mantener las actividades de la Real Academia de Cultura Valenciana, de las que, como botón de muestra, he expuesto una parte de sus actividades en el curso que concluye, pero además a financiar proyectos de investigación sobre los distintos ámbitos de la cultura valenciana para su mejor conocimiento y defensa, publicación de trabajos, realización de certámenes literarios, artísticos, históricos, socio-económicos, ecológicos y de cualquier otra índole que tengan como finalidad el desarrollo de nuestra cultura.

Para alcanzar esta ilusión se necesitan medios. Los que actúan en dirección contraria cuentan con medios millonarios para atacar nuestra cultura. Los que somos y nos sentimos valencianos hemos de aportar nuestra ayuda económica, aunque sea más modesta, pues toda piedra hace pared. Si deseas colaborar, interésate en cómo, en la sede del Patronato, en la calle del Palau número 4 de Valencia.



Rafael Gómez-Ferrer Sapiña