Ingresa en la prisión de Villena el ex alcalde de Orihuela Luis Fernando Cartagena

Fue condenado por apropiarse de 49.000€ de superávit del hospital San Juan de Dios

Cartagena pactó una coartada con un empresario locala para eludir las investigaciones

El Gobierno denegó el indulto al ex conseller de Obras Públicas en mayo

EFE
VILLENA (ALICANTE).- El ex alcalde de Orihuela Luis Fernando Cartagena ha ingresado en el centro penitenciario Alicante II, en Villena, para cumplir la condena de cuatro años de prisión que le impuso la Audiencia de Alicante por los delitos de falsedad en documento mercantil y malversación de caudales públicos.

Fuentes judiciales han asegurado que Cartagena se presentó en la tarde del miércoles en la citada cárcel alicantina para cumplir con la orden de ingreso en prisión dictada por la Audiencia, ya que ésta expiraba a finales del presente mes.

El Tribunal que lo condenó en 2002 consideró que Cartagena "hizo suyos con intención de propio beneficio" 49.000 euros procedentes del superávit del hospital municipal San Juan de Dios, gestionado por las Hermanas Carmelitas, cantidad que recibió en 1993 y que, de acuerdo con el fallo, no ingresó en las arcas municipales.

Las citadas fuentes han explicado que el también ex conseller de Obras Públicas cumplirá los cuatro años dictados, si bien podrá acogerse a los beneficios penitenciarios que como cualquier preso pueda obtener.

Cartagena solicitó el pasado mes de junio a la Audiencia de Alicante que se le conmutara uno de los cuatro años de prisión por una multa, pero la Fiscalía se opuso por considerar que no se daba ninguno de los factores alegados.

La Sección Séptima remitió a la Fiscalía de Elche esta petición, en la que el ex alcalde argumentó que "había pasado mucho tiempo" desde que sucedieron los hechos y que cumplía los requisitos para sustituir parte de la pena por una multa.

El Gobierno denegó el indulto
Un mes antes, el Gobierno central le denegó la petición de indulto que elevó en 2004 al Ejecutivo contra la condena firme, después de que el Supremo ratificara una sentencia previa de la Audiencia alicantina.

Esta última instancia judicial consideró probado que Cartagena recibió un total de 49.000 euros procedentes del superávit del hospital municipal San Juan de Dios, gestionado por las Hermanas Carmelitas, y que en lugar de ingresar el dinero en las arcas municipales, "lo hizo suyo con intención de propio beneficio".

El fallo estableció también que cinco años después -1998-, cuando Cartagena tuvo noticias de que se estaban realizando investigaciones judiciales, "para conseguir una coartada se puso de acuerdo" con un empresario, "amigo personal suyo desde hacía más de 30 años y contratista de numerosas obras de la Administración local y adjudicatario del servicio de limpieza".

El objetivo de Cartagena, dijo el tribunal, era que este empresario facilitara tres recibos de supuestos de pago "con la pretendida finalidad de justificar el destino de estas sumas a obras sociales, tal como fue el deseo expresado por las monjas en el momento de su entrega".

El Mundo