Testimonios: Testimonio de un concejal de Irún 7 lecturas
Testimonio de un concejal de Irún que circula por internet:

A ver, como os he dicho en alguna ocasión, soy concejal en Irun, y conozco muy bien a algunos de los detenidos.

De Juan Pedro Harocarene, el jefe de deportes de la cadena SER en Irun, os puedo decir que hace dos meses, después de la declaración del alto al fuego permanente y como por otra parte era frecuente en él cada vez que se pasaba en la bebida, se dedicó a gritar "Gora ETA" y a amenazar a los "txakurras" en plena calle.

Me ha impresionado particularmente lo de Juan Pedro porque, cuando estaba "de normal" -o sea, no pasado de copas-, iba precisamente de "normal", de guay, de intelectual, de amable...

Todos sabÃ*amos en Irun que en su juventud se le habÃ*a relacionado con el aparato de mugas de ETA; pero piensas que la gente evoluciona, y que hay que apuntar muchÃ*simas cosas en el hielo; y ¡hombre! dar goras a ETA cuando uno está borracho pues es como muy abertzale, como muy "de aquÃ*", y todo el mundo tiene derecho a la libertad de expresión; todo como muy inofensivo.









Yo fui concejal de Deportes en el mandato 1.999/2.003 y el trato con él era casi diario; compartimos muchas cenas y comidas, y yo iba por lo menos una vez a la semana a su programa de radio, diario a las tres de la tarde.

¿Cómo le veÃ*a? Pues como una persona que, vale, como muchÃ*simas en todos los pueblos no habÃ*a sido trigo limpio, pero que confÃ*as en que ha evolucionado y te fÃ*as de su pose de intelectualillo, sociable, conocedor... ¡¡¡Y HA ESTADO FINANCIANDO EL ASESINATO DE INOCENTES DURANTE MUCHÍSIMOS AÑOS!!!

Cuando te enfrentas a esta situación, empiezas a atar cabos y recuerdas cómo en el bar que regentaba su padre en Behobia, y donde él trabajaba, asesinaron a un guardia civil y ya entonces, en los 80, se comentó que ellos habÃ*an dado el chivatazo.

Y recuerdas cómo cuando el portavoz actual nuestro en el ayuntamiento, y parlamentario vasco, Borja Sémper se presentó por primera vez a las elecciones, año 95, fue -como todos los años- a las fiestas de Behobia, porque es su barrio y su familia es de allÃ* desde hace muchÃ*simas generaciones; desde que bajaron de los dos caserÃ*os de donde provienen, uno en Yanci y otro en el mismo Behobia.

Hay que tener en cuenta que Behobia es como un municipio aparte del resto de Irun, aunque sea un barrio de él; hasta hace poco estaba separado del centro urbano, tenÃ*a una fuerte personalidad económica y social por su carácter fronterizo; y además, su núcleo poblacional era como de 1.500 personas mal contadas, donde todos se conocÃ*an y todos eran entreparientes.

Pues bueno, cuando Borja fue a esas fiestas en el 95, una turba de jóvenes de su edad, con los que seguramente habÃ*a ido al colegio, a la escuela pública, lo intentaron linchar; como suena, matarlo a golpes. Afortunadamente Borja tenÃ*a muchos primos también en el barrio que le defendieron y consiguieron sacarlo de allÃ*; bueno, una de las primas entró en el bar de Harocarene para pedirle que llamara a la policÃ*a, porque lo iban a matar, y Juan Pedro le contestó "¡que se joda!".

Se nos pide ahora por parte del PSOE que olvidemos y que seamos generosos; que si no lo hacemos seremos vengativos y rencorosos. ¿Más de lo que ya lo hemos sido y lo somos dÃ*a a dÃ*a? Pese a todos estos antecedentes, piensas que la gente cambia y mantienes una relación fluida y cordial. Te sobrepones en aras a la convivencia, escribes los reproches en el hielo, y los pones al sol. Y todo para enterarte que aquél con quien has hecho ese esfuerzo está financiando a tus asesinos para que logren su propósito (Borja ha sobrevivido a tres atentados frustrados, y yo fui alertada por la PolicÃ*a Nacional de la preparación de uno y sobrevivÃ* al altentado fallido de Zarautz).

Para más inri, la mujer de Harocarene trabaja en mi área en el ayuntamiento; es una de mis trabajadoras, asistenta social. Y yo no me puedo creer que no supiera lo que -presuntamente- hacÃ*a su marido.

Ahora tengo el convencimiento de que no cambian; es mentira. Lo diga Zapatero, Rubalcaba, el cura irlandés, o el sursum corda. Se limitan a imponerte la convivencia de forma condescendiente, cooperan a tu exterminio, y se alegran cuando sucede. ÉSA ES LA REALIDAD DE EUSKADI. Y no lo digo desde el rencor ni la venganza; dÃ*a a dÃ*a demostramos que no somos rencorosos ni vengativos. Lo digo desde el convencimiento que me da el conocimiento de la sociedad en la que vivo.

Me gustarÃ*a que ahora Zapatero, o Rubalcaba, o el cura irlandés, me dijeran cómo y de qué manera tengo que relacionarme con Harocarene y con su mujer cuando dentro de un mes o dos vuelva el último a Irun en libertad bajo fianza, y ella deje la baja laboral que ha pedido.

¿Cómo tratas y qué les dices a los que financian a tus asesinos?

Y me imagino que retomará su puesto en la SER y volveré a verle en todos los partidos, acontecimientos deportivos, sociedades gastronómicas, pontificando por la radio sobre lo divino y lo humano... mientras los demás le miran con una sonrisa de conejo o bajan los ojos, no vaya a ser que me mire mal (porque detrás de Juan Pedro están los de la pipa). Y cuando maldiga de la España represora, y llame fascistas a las FSE, todo el mundo hará como que no ha oÃ*do, excepto los que le sonrÃ*an para demostrarle que son de los suyos, los no exterminables.

ESTO ES EUSKADI HOY; y sé que llevo las de perder, porque Zapatero ha decidido que son "agentes de la paz".