Jóvenes independentistas de signo distinto se enfrentan a golpes durante una manifestación

Barcelona. (EFE).- Un grupo de encapuchados ha quemado una foto de los Reyes de España y las banderas de España y Francia en el final de una de las manifestaciones independentistas que se han celebrado hoy en Barcelona con motivo de la Diada del 11 de septiembre.

* Montilla insiste en que no consentirá que Catalunya pague más y reciba menos

Antes de iniciarse los parlamentos, unos encapuchados vestidos con una especie de mono han subido a la tarima para quemar una foto de los Reyes de España.

Después de las intervenciones, otros encapuchados han vuelto a hacer acto de presencia y han prendido fuego a dos banderas de España y de Francia, un acto que ha sido imitado por varios de los asistentes que tenían pequeñas banderas de ambos países.

En el Fossar había acabado la primera marcha de las manifestaciones que arrancó a las cinco de la tarde de Plaza Urquinaona pero que antes de llegar al Parque de la Ciudadela se desvió hacia el Fossar de les Moreres, cita tradicional del independentismo más radical.

Enfrentamientos durante la manifestación
Jóvenes independentistas de extrema izquierda se han enfrentado con otros de Unitat Nacional Catalana, un grupo también independentista pero de ideología ultraderechista, en una manifestación que se celebra en Barcelona con motivo de la Diada Nacional de Catalunya.

En el transcurso de la manifestación, que ha congregado a varios miles de personas en el centro de Barcelona, los independentistas radicales de extrema izquierda se enfrentaron a golpes con varios miembros del grupo ultraderechista que quisieron sumarse al cortejo.

Los enfrentamientos entre los dos grupos han causado destrozos considerables en un establecimiento de la Ronda de Sant Pere de Barcelona.

Varias manifestaciones de carácter independentista se celebran hoy en el centro de Barcelona con ocasión de la Diada del 11 de septiembre.
lavanguardia.es/lv24h/20080911/53537656345.html

Els extrems se toquen, i els nazis se peguen, ya siguen de esquerra o dreta, i si ademés con pancatalanistes, pijor encara.