Un sector del PP alicantino amaga con unirse a Rosa Díez si pierde el congreso

La estrategia no es nueva, pero en esta ocasión está mucho más cerca de materializarse que en otras precedentes. La tensión en el seno del PP de Alicante a cuenta del congreso provincial en el que Joaquín Ripoll se juega su continuidad como presidente puede hacer saltar definitivamente las costuras del partido en la provincia.
La facción identificada con la dirección provincial en funciones y afín al ex portavoz parlamentario del PP Eduardo Zaplana, lejos de controlar el proceso congresual como cabía esperar hace sólo unas semanas, medita la posibilidad de lanzar un órdago de largo recorrido al órgano regional: la escisión del partido.
El entorno de Ripoll venía barajando en las últimas semanas un abanico de salidas «airosas» si finalmente los compromisarios optan el próximo 14 de diciembre por Manuel Pérez Fenoll. Entre ellas, como publicó ABC, situar al presidente provincial en funciones entre los diez primeros puestos de la lista de la formación al Parlamento Europeo.
No obstante, la estrategia de la dirección alicantina ha virado hacia la postura de fuerza. Según diversas fuentes consultadas por este periódico, el sector ripollista amenaza con una escisión en toda regla del PP alicantino, ruptura que se materializaría a través de su baja en el partido y su afiliación a Unión Progreso y Democracia (UPyD), formación que lidera la ex socialista Rosa Díez.
En este sentido, según confirmaron dichas fuentes, ya se han producido los primeros contactos entre la dirección provincial saliente del PP alicantino y los representantes de UPyD en Alicante.
Ofrecimiento
En realidad, el ofrecimiento ha partido de las propias filas de Rosa Díez, según las fuentes consultadas. La operación supondría el paso a UPyD de los principales referentes del sector afín a Ripoll, para construir y liderar en la provincia de Alicante la infraestructura de la citada formación, con una implantación prácticamente testimonial hasta el momento.
Los citados contactos, que tuvieron lugar en los primeros días de enfrentamiento entre las candidaturas del presidente provincial en funciones y el alcalde de Benidorm, se han canalizado a través del todavía secretario provincial del PP y diputado nacional, Miguel Peralta.
El propio Peralta trasladó el órdago a la dirección regional del partido -que, según los mandatos de Génova, ha desautorizado varias de las resoluciones del Comité Organizador del Congreso (COC) designado por Ripoll- hace unos días, en plena pugna por los compromisarios de San Juan. La operación, de largo recorrido, supondría para los ripollistas -de llevarse a cabo- copar las listas de la formación en Alicante en los comicios municipales de 2011. En cuanto a la candidatura autonómica, las mismas fuentes señalaron que se ha abordado la posibilidad de recuperar al propio Zaplana.
No obstante, la escisión tendría diversos efectos inmediatos. No en vano, dos de los diputados nacionales del PP por Alicante y la mayoría del equipo de gobierno de la Diputación, así como numerosos alcaldes, se alinean con las tesis de la dirección provincial saliente. Es decir, UPyD se garantizaría una significativa presencia institucional actualmente insignificante para la formación.

http://www.abc.es/20081201/nacional-...-20081201.html