El abogado Juan Marco Molines, autor del recurso que paralizó las obras en el Teatro Romano de Sagunt, ha expresado su desacuerdo con la actuación que el Ayuntamiento de Valencia está desarrollando en las escaleras del puente de la Trinidad, el más antiguo de la ciudad. "Creo que se ha cometido una equivocación", manifestó ayer a Levante-EMV el ex diputado autonómico del PP, quien mostró su disconformidad con el uso de una piedra diferente a la original, algo que, dijo, también ha discutido en Sagunt.

"Hay que sacar la piedra de la misma cantera [que en el siglo XV] o de una similar. Si no, se nota mucho y mata el puente", sentenció.

La Concejalía de Cultura, como ha desvelado este diario, ha empezado a reconstruir las antiguas escaleras de esta construcción medieval con piedra nueva de color blanco, la cual produce un importante impacto visual en contraste con el tono de los viejos sillares.

Se trata de piedra caliza de Ulldecona, según la información del proyecto, mientras que los bloques del puente procedían originalmente de Godella, de donde también se extrajo la piedra para la Lonja o la Catedral.

Esta diferencia de procedencia del material es la que cuestiona Marco Molines, quien no se pronunció ayer sobre si habría posibilidades de actuar judicialmente por este caso. El abogado protagoniza desde 1991 un conflicto con la Generalitat y el Ayuntamiento de Sagunt por la restauración del Teatro Romano. Después de diferentes recursos a lo largo de 17 años, el Tribunal Supremo falló en enero de
2008 a favor del letrado y dio 18 meses para la demolición de las obras.

La Conselleria de Cultura ha pedido, no obstante, la no ejecución de la sentencia por las dificultades técnicas que plantearía y los daños que causaría.

http://www.valenciapersempre.es/inde...ticle&sid=2072