La Plataforma por la Lengua ha denunciado que "tras nueve años inc u mpliendo la Ley de política lingüística, la multinacional del mueble y la decoración IKEA seguirá un año más sin repartir el catálogo en catalán". La Plataforma explica que "como cada año, la versión que IKEA distribuye cada mes de septiembre en los hogares catalanes continuará siendo exclusivamente la castellana. Así lo confirmó la misma empresa a la Plataforma por la Lengua y también queda confirmado así en una nota de prensa hecha pública por la anteriormente denominado Departamento de Comercio, Turismo y Consumo en qué se informaba de un convenio que la empresa firmó con la Generalitat".



Segun consta en el convenio, IKEA sacará el catálogo en catalán impreso en octubre, un mes más tarde que la versión castellana, pero este sólo estará disponible en las tiendas correspondientes, "puesto que la empresa sueca se niega a distribuirlo", de forma que la versión impresa en catalán "hará falta adquirirla en las tiendas, mientras que la castellana será la única que en septiembre se distribuirá gratuitamente y de manera masiva en los buzones catalanes".



La Plataforma por la Lengua ya denunció este hecho en un comunicado anterior. Según el que comunicó entonces IKEA a la Plataforma, la empresa alega que no puede adelantar la traducción al catalán una o dos semanas por tal de hacerla coincidir con la castellana, aun cuando no tiene fecha fijada para la distribución el septiembre de la versión castellana. Hasta ahora, IKEA siempre se había negado a ****plir el artículo 32.3 de la Ley de política lingüística, que lo obligaba a editar su catálogo imprimido en catalán como do****ento de oferta de servicios. La Plataforma por la Lengua considera que "la política lingüística de IKEA es totalmente discriminatoria e incoherente. Tras tantos años in****pliendo la Ley, IKEA se decide a editar por primer golpe su catálogo en catalán, asumiendo los costes de esta edición, pero en cambio se niega a repartirlo a domicilio". La Plataforma entiende que "esta actitud demuestra que hay una base ideológica y no económica en la voluntad de desprecio de IKEA hacia nuestra lengua".



La Plataforma por la Lengua inició conversaciones con la empresa el 2002, "tras recibir muchas quejas por los reiterados in****plimientos de la Ley de política lingüística. A raíz de aquellas reuniones, la empresa se comprometió a editar el catálogo en catalán a partir del septiembre del 2004, cosa que no ****plió. Sí que empezó una tímida política de adaptación a la ley, todavía no completada, con respecto a la rotulación, y también empezó a repartir aquel mismo año a domicilio los folletines de ofertas de temporada en catalán". Posteriormente "IKEA ha vuelto a castellanizar los folletines repartidos a domicilio, pese a que finalmente, sometida a la presión de los consumidores y por el hecho que con esta política in****ple de manera clara la ley, ha debido rectificar y comprometerse a editar todos los folletines y catálogos en catalán".



La Plataforma critica que IKEA, "tanto en sus catálogos como en la rotulación y en los carteles de información de sus productos, se ha caracterizado siempre por los reiterados in****plimientos de la normativa. De hecho, la compañía todavía continúa in****pliendo la ley en los catálogos y en la rotulación de productos de sus establecimientos". IKEA está establecida en 30 países y edita el catálogo en más de 20 lenguas. Ingvar Kambrad, el fundador de IKEA, es el cuarto hombre más rico del mundo y primer europeo de la lista Forbes.