Ester Andújar
Páginas preciosas
OMIX RECORDS

Avalada por los numerosos premios internacionales recibidos, pero sobre todo por su sensacional voz –esa mezcla de ensueño que tiende a lo dulce pero que jamás empalaga–, la cantante valenciana presenta su tercer trabajo, con una sensualidad muy especial que sobrevuela el disco de principio a fin.
A diferencia del maravilloso Celebrating Cole Porter (2005), su obra anterior, el repertorio es esta vez propio, compuesto casi enteramente por ella e íntegramente cantado en castellano –con la salvedad de “Unes mans com les teues”, delicada pieza, probablemente su predilecta, que canta suavemente en valenciano–. “Aprovecho la luvia”, “Páginas preciosas” y “Cambio de suerte”, por ejemplo, dan forma a un estilo ágil de uptempo que ya puede decirse suyo propio. A la Andújar no le asusta la palabra “pop”, y tiene razón cuando dice que no hay géneros “grandes” ni “chicos”, sólo música; lo que viniendo de una cantante de jazz que se codea con los aplicados alumnos de la Berkeley, no está nada mal.
Pero detrás de esa aparente cara accesible, el disco tiene su miga técnica y sus maravillas a nivel instrumental y vocal, con ella misma implicada tanto en los arreglos como en la producción –aprovechando la ternura que proporcionan las cadencias brasileñas–, y con los chicos de la factoría de Ximo Tébar plenamente volcados: Donald Edwards a la batería, César Giner en el bajo eléctrico, Santi Navalón en los teclados, Edmundo Carneiro en la percusión, Stephan Braun en el violonchelo, Manuel Hamerlinck en la guitarra, Jorge Roque en el saxo y el propio Ximo Tébar a la guitarra.
Hay dos versiones: un “Romance de Curro el Palmo”, con el que cierra filas transmediterráneas poniendo una vez más a Serrat en su sitio (sacando a esta canción del mundo de las divas de la copla donde últimamente parecía recluida). O a Thelonious Monk fuera del suyo, con una muy lluviosa (y no lo digo sólo metafóricamente) versión (accapella y con letra propia) de “Round midnight”.
GERNOT DUDDA.
enllaç