Para quitar algo de tensión y cabreo por lo de la imagen del impresentable etarra, uno mas, amenanzando en la jaula de cristal de la Audiencia Nacional (¡que cruz tenerlo que aguantar sabiendo que por el otro lado se esta en la negociando zapateril...!), os sugiero esta imaginativa descripción de definiciones, que sin duda alivia si provoca alguna sonrisa la ocurrencia:

DICCIONARIO NAZIONALISTA
Carlos Osorio, 12-4-2005

1. Alucinación: Imaginar que el territorio donde uno vive es en realidad una nación sojuzgada por un poder exterior.

2. Enajenación: Suspensión del recto juicio y turbación sensorial causada por el ingreso en un movimiento nazionalista.

3. Clonación: Sociedad formada por seres idénticos. Máxima aspiración del nazionalismo.

4. Indignación: Estado de ánimo sobrevenido tras ingerir una copiosa comida (angulas, cocochas, solomillo...) bien regada con rioja del mejor, y proceder después a la lectura de las editoriales de un periódico nazionalista en las que se da fe de los intolerables oprobios que inflige el Estado central al territorio propio.

5. Contaminación: Aire viciado por el exceso de vítores, cánticos y soflamas en un congreso nazionalista.

6. Discriminación: Acción de relegar los derechos civiles en pro del movimiento nacional. Actitud del gobierno nazionalista para con los no nazionalistas.

7. Consternación: Estado de melancolía patriótica. Generalmente sucede a la extinción de una buena botella de whisky.

8. Ordenación: Proclividad del clero hacia los movimientos nacionales.

9. Inclinación: Facultad de los nazionalistas de inclinar la cabeza hacia un lado para no ver el reguero de víctimas originadas por la fiebre nazionalista.

10. Vacunación: Acción de viajar por el territorio del Estado opresor o por cualesquiera otros estados, conociendo gentes y modos de vivir.

11. Encarnación: Señora de Palencia que, instalándose a vivir en la Comunidad Vasca, entendió que se integraría mejor si se hacía nazionalista. Cambió su nombre por el de Maritxu. Quiso ser del PNV, pero las señoras de su agrupación le dieron de lado por no tener pedigrí. Entonces se hizo del nazionalismo radical, donde siempre les viene bien cualquiera, venga de donde venga. En sus ratos libres, Encarnación suele preguntarse: "¿Qué coño hago yo de nazionalista radical, pues?"

12. Importunación: Escribir diccionarios como éste.

13. Necionalismo: Nazionalismo en pleno siglo XXI.

14. Razón: Raza superior.

15. Estado: Palabra de significado embarazoso. En el resto del mundo, una nación contiene varios estados. En España, siendo políticamente correctos, habría que aceptar que un estado contiene varias naciones. La expresión “mujer en estado” define a la mujer vasca que hace turismo por el resto de España.

16. Autodeterminación: Acción de avanzar hacia la independencia a bordo de un automóvil.

17. Independenciero: Pendenciero que pende al independentismo. Conviene saber que el nazionalista vasco, en su fuero interno, no quiere ser independiente; lo que quiere es ser independentista. Si le concede usted la independencia, lo hunde, le quita usted la razón de ser. Nadie sabe lo que sería de los independencieros vascos si no tuvieran al resto de los españoles para tocarles continuamente las narices.

18. Pelota vasco: Intelectual foráneo altamente comprensivo con el nazionalismo, lo que le granjea confortables palmadas en la espalda cuando chiquitea por allí arriba.

19. Nacionanismo: Goce sexual solitario provocado por una gran excitación o fervor patriótico.

20. Factor RH: El Rh de los nazionalistas es J&B positivo.

21. Soberanismo: Ingestión desmedida de brandy “Soberano”.

NOTA: Este diccionario lo encontré por pura casualidad urgando en mi disco duro. No sé si Carlos Osorio es una persona real o un seudónimo, en cualquier caso lo felicito por su sentido del humor que es algo de lo que los nazionalistas no suelen andar muy sobrados, de lo contrario no estarían siempre tan enfadados, como si desayunasen café con cianuro en vez de café con leche y tostadas, como hace todo el mundo.