PUES NADA, AHORA NO ES EL PP AHORA SON LOS SINDICATOS.

¡NO ERA MALA LA CONSTRUCCIÓN?

--------

FRENTE AL CONTRATO ANTICRISIS DE CEOE

El plan de CCOO y UGT: un salario anticrisis y construir más viviendas

La reunión de Salgado con los sindicatos no depara sorpresas. UGT y CCOO quieren que los ciudadanos paguen con sus impuestos un salario “anticrisis” a los parados, frente a la propuesta de los empresarios de crear un nuevo tipo de contrato para reducir el desempleo.



LD (L. Ramírez) La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, ya sabe de primera mano lo que quieren CCOO y UGT. Los sindicatos más subvencionados de España quieren seguir siéndolo y pretenden que los ciudadanos sean los que soporten el peso de la sangría laboral.

La solución pasa, en palabras del secretario general de IGT, Cándido Méndez, por ampliar la protección por desempleo e impulsar el sector de la construcción, aunque dirigido a la obra pública y a la vivienda protegida.

La responsabilidad de las centrales sindicales brilla por su ausencia. En un país que tiene una sobreoferta de más de 1,5 millones de viviendas y que está en recesión económica por la crisis crediticia y el pinchazo de la burbuja inmobiliaria, UGT y CCOO quieren que se construyan más casas. Eso sí, las pagarán los contribuyentes con el dinero de sus impuestos.

Pero lo más destacable es la propuesta de aumentar la prestación por desempleo, ampliándola por encima de los dos años actuales. En esto coinciden plenamente con el enfoque del ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, que ha pedido a las comunidades autónomas que amplíen la duración de estos subsidios.

CCOO y UGT no desean una reforma laboral que reduzca el coste de las contrataciones y que incentive a las empresas a aumentar sus plantillas, una medida que se enmarca en el "contrato anticrisis" que pide la patronal. Como dijo Méndez hace unos días, el objetivo de los sindicatos es proteger el empleo y mantener callados a los parados con más ayudas. Pretenden solucionar a golpe de talonario los problemas estructurales de la economía española.

Todo esto quedó patente en el primer encuentro de Salgado con estos dos sindicatos. En rueda de prensa tras su encuentro, Méndez señaló que su primera reunión con la nueva responsable de Economía y Hacienda fue "fructífera, positiva y profunda" y en ella ha encontrado "receptividad" y una "alta coincidencia" sobre los objetivos ante la crisis a corto y medio plazo, informa Efe.

En este sentido apuntó que hay una "coincidencia clara" con el Gobierno en que la ampliación de la protección por desempleo debe ser "una de las prioridades", y reclamó, al igual que lo ha hecho el titular de Trabajo, la corresponsabilidad de las comunidades autónomas en este sentido, para que ayuden a sufragar a los parados que ya no cobran prestación.

Méndez consideró que el relevo de Pedro Solbes por Salgado y la remodelación del Gobierno en general puede significar un "impulso político" ante la crisis y para el propio diálogo social, aunque recordó que para UGT los cambios deberían haber sido más profundos, con la unión, por ejemplo, de los ministerios de Fomento y Vivienda y de Ciencia e Industria.

En cualquier caso, valoró la intención de Salgado de convocar a los agentes sociales para dar un impulso al diálogo social, que en un momento de "crisis tan profunda" como el actual, continúa como la "mejor herramienta" para abordar la situación. Parece que el presidente del Gobierno ha logrado el cariño que le pidió a UGT, sindicato que le apoyará pase lo que pase aunque en España haya más de 4 millones de parados.

Méndez aseguró que no habló con Salgado de la posibilidad de recurrir a la moderación salarial ante la crisis, y en este sentido dijo que el último dato de inflación -la primera tasa negativa de la historia, del 0,1%- pone de manifiesto la "gran caída del consumo" de las familias. Pero UGT no quiere ni hablar de moderación salarial y pide que se sigan aumentando los sueldos a través de la negociación colectiva, aunque los precios bajen, tirando por tierra cualquier análisis económico medianamente serio.

Y en CCOO más de lo mismo. El secretario de Acción Sindical de la Confederación Sindical de CCOO, Ramón Gorriz, defiende la necesidad de "un pacto de legislatura que amplíe las prestaciones por desempleo y que genere empleo".

"Para eso se debe impulsar la economía y sentar las bases del modelo productivo", ha afirmado Gorriz en una rueda de prensa, en la que ha subrayado que "la primera y la más importante" de las medidas que es preciso poner en marcha es la de "ampliar las prestaciones por desempleo y evitar que ningún trabajador entre en zonas de exclusión social y se quede sin prestación social".

"Rentas activas de inserción y salarios sociales"

En este sentido ha apuntado que es "más importante que nunca" la coordinación entre los gobiernos autonómicos y central, para, "a través de rentas activas de inserción y salarios sociales, asegurar prestaciones para los trabajadores".

Igualmente ha abogado por "impulsar la economía productiva y plantar las bases que permitan a medio plazo tener un nuevo modelo productivo", para lo que su sindicato propone "inversiones públicas, tecnológicas, planes industriales, un modelo energético claro y el desarrollo de la ley de dependencia".

Para llevar a cabo "todo eso se necesita dinero", ha reconocido Gorriz, quien ha planteado "la necesidad de reequilibrar el gasto social y por tanto darle una vuelta a toda la política fiscal". Así, ha apuntado que "vendría bien, aunque no sería la solución total", recuperar cuestiones como "el impuesto de patrimonio, de sociedades, el dinero que se fue a través del cheque-bebé o la deducción de los 400 euros en la cuota del IRPF".

Según Gorriz, "si hubiera una reforma laboral que redujera derechos de los trabajadores y los sindicatos la respuesta de CCOO sería de gran movilización", pero mientras tanto están en "un proceso de acumulación por un objetivo que es una propuesta de salir frente a la crisis". Es decir, que si se reforma el mercado de trabajo, dotándolo de más flexibilidad, como piden todos los organismos nacionales e internacionales, incluído el Banco de España, habrá manifestaciones.

El sindicalista, que ha recordado las movilizaciones que están llevado para fortalecer sus propuestas, ha comentado que quieren que el 1 de Mayo "sea una respuesta importante de los trabajadores frente a las crisis", al igual que la manifestación que tendrá lugar el 14 de mayo en Madrid, en respuesta a una convocatoria de la Confederación Europea de Sindicatos para plantear propuestas para que "los paganos de la crisis no sean los trabajadores".

Sólo se manifestarán si hay reforma laboral

En este sentido ha dicho que "se equivoca la CEOE cuando plantea que la salida es la reducción de impuestos o cotizaciones sociales", ya que "el origen de la crisis no esta en el mercado laboral, no son los trabajadores los causantes de la crisis, por lo que la salida no son nuevas reformas del mercado laboral como el contrato anticrisis, que implicaría destruir más empleo y más barato".

Si Salgado y Corbacho hacen suyas estas propuestas sindicales, el panorama económico español será desolador. El Nobel Paul Krugman ya le dijo a Zapatero que la única vía para que la España remonte el vuelo es que los salarios crezcan menos que en los países de nuestro entorno, que se eliminen las restricciones a las contrataciones y a los despidos y cambiar la negociación colectiva.

Pero para el Gobierno lo vital es aguantar el chaparrón mediante ayudas públicas que pagarán los ciudadanos con sus impuestos, e intentar llegar así hasta las próximas elecciones. La reforma del modelo productivo la tendrá que realizar - si está dispuesto a asumir el coste electoral- el siguiente inquilino de la Moncloa.