Camps creará un registro para los abortos y los bebés fallecidos
La Generalitat ofrecerá la posibilidad de inscribir los muertos "prenatales"

-------------------------------------------------------------------------------------


J. P. - Valencia - 29/07/2009

La Generalitat valenciana pondrá en marcha un censo, al margen del Registro Civil y sin efectos jurídicos, en el que los padres que lo deseen podrán inscribir a bebés que hayan nacido muertos o hayan fallecido durante las primeras 24 horas. También se incluyen los fetos procedentes de abortos.

La Generalitat valenciana pondrá en marcha un censo, al margen del Registro Civil y sin efectos jurídicos, en el que los padres que lo deseen podrán inscribir a bebés que hayan nacido muertos o hayan fallecido durante las primeras 24 horas. También se incluyen los fetos procedentes de abortos. Esta medida es una más de la batería de iniciativas que, bajo el paraguas del llamado Plan Más Vida, ha lanzado el presidente valenciano, Francisco Camps, en respuesta a la reforma del aborto del Gobierno. Entre sus objetivos, figura fomentar "una cultura de vida", así como proteger "la vida en formación". El eje de está política es la ley de Protección de la Maternidad, un texto basado en una iniciativa legislativa popular impulsada por grupos antiabortistas.

La posibilidad de registrar a recién nacidos fallecidos no está en dicha ley, sino en el conjunto global de medidas, como afirmaron fuentes de la Consejería de Bienestar Social, que no quisieron dar más detalles del proyecto. El titular de Bienestar Social, Juan Cotino, explicó ayer en La Razón que con esta opción se pretende "reconocer a los padres su derecho a dejar constancia de que el hijo que no ha sobrevivido era su hijo, tenía nombre, padre y madre".

La idea se limita a "humanizar el ordenamiento" ya que, según la Ley del Registro Civil, sólo se pueden registrar bebés a partir de las 24 horas de vida. La Generalitat quiere ofrecer la posibilidad a los padres de inscribir los nacimientos y fallecimientos prenatales (fetos hasta los seis meses), perinatales (a partir de los seis meses) y los recién nacidos que mueran antes de las 24 horas.

El PP intentó impulsar una iniciativa similar de ámbito estatal. El Senado la aprobó en noviembre de 2008, pero fue derrotada en el Congreso posteriormente. En cambio, la mayoría absoluta del PP en las Cortes valencianas permitió no sólo tramitar con extrema rapidez la ley de Protección de la Maternidad, sino acelerar su aprobación, a toda prisa, en el último pleno celebrado antes del verano

La norma contempla aspectos como la subvención a redes de voluntarios antiaborto que podrán albergar en sus casas a mujeres embarazadas en situación vulnerable durante la gestación y abre la posibilidad de contar con familias de acogida -remuneradas con 1.000 euros mensuales- que se presten a tener en casa a estas embarazadas hasta un año y medio después de dar a luz. La ley prevé también la creación de tres centros de atención a la maternidad -uno por provincia- cuya función será "informar a las embarazadas". Computa el feto en gestación como un hijo más a efectos de prestaciones y servicios de la Generalitat (reconocimiento de familia numerosa, beneficios fiscales autonómicos).

Cotino, en quien Camps ha delegado la coordinación de la política social de la Generalitat, pretende que todas las medidas del programa Más Vida estén en marcha el próximo marzo. De momento, ya ha comenzado a conceder fondos a entidades antiabortistas. En abril, el Gobierno valenciano publicó una orden de ayudas de 100.000 euros destinadas a organizaciones que tuvieran como fin primordial entre sus estatutos "garantizar y proteger el derecho a la vida en formación, la protección a las gestantes que estén decididas a tener a su hijo, así como la protección a la familia". También a las asociaciones que trabajen en "la creación de una cultura de la vida o que se pueda desprender de su actuación general que dichas acciones están entre sus fines".