La juez desestima la demanda de Sánchez Manzano contra EL MUNDO

Afirma que no se atenta contra el honor del ex comisario jefe de los Tedax
Destaca que las informaciones se basan en datos 'reputados como veraces'
Las opiniones publicadas son 'fruto de una crítica periodística admisible'

El Juzgado de primera instancia número 56 de Madrid ha desestimado la demanda en la que el ex comisario jefe de los Tedax Juan Jesús Sánchez Manzano reclamaba 300.000 euros a EL MUNDO por unas informaciones que reveló este periódico sobre su actuación en la investigación del 11-M y que el demandante consideraba que atentaban contra su honor.

Durante el juicio se han analizado 40 artículos firmados por el director de EL MUNDO, Pedro J. Ramírez; por su vicedirector Casimiro García-Abadillo; por el redactor jefe Fernando Múgica, y por el columnista Federico Jiménez Losantos, en los que Manzano apreciaba falsedades o críticas ilegítimas que afectarían a su honor. Sin embargo, la juez Ana Cristina Lledó Fernández ha fallado "desestimando íntegramente" la demanda.

La juez destaca en su sentencia que las informaciones objeto de la demanda tienen su razón de ser en hechos y datos "reputados como veraces" y añade que "no traspasan el límite de lo permitido dentro de las libertades de opinión y de expresión". De hecho, dice que EL MUNDO ejerció una "diligente búsqueda de la verdad" que demostraba la "seriedad del esfuerzo informativo".

Asimismo, la juez apunta que las opiniones publicadas "no son atentatorias contra el honor, sino fruto de una crítica periodística admisible ante una serie concatenada de hechos que revelaban anomalías y disfunciones de diverso signo" en la investigación del 11-M en la que participó Manzano como máximo responsable de los Tedax.

"En el caso presente, es lo cierto que la información contenida en los artículos enjuiciados es veraz en lo sustancial y no está basada en rumores ni en meras conjeturas. En esencia, ha quedado probada la sustancial conformidad con la realidad de los hechos expuestos o divulgados en ellos, los cuales están tomados de las diligencias policiales y actuaciones judiciales practicadas a fin de determinar la autoría, y las causas y motivos del atentado, y también de las declaraciones prestadas ante la comisión parlamentaria del 11-M, y ello como resulta de la prueba aquí practicada", señala la sentencia.

"No cabe apreciar que los artículos denunciados constituyan una campaña de prensa contra la persona y el prestigio del demandante, ni de ellos se desvela una intención torticera contra el mismo ni un propósito de humillarle ni menospreciarle". Como consecuencia, explica, "impiden considerarlas como una intromisión ilegítima en el ámbito de protección del derecho al honor".

La sentencia coincide con la petición de la Fiscalía, que consideraba que las citadas informaciones de EL MUNDO sobre la investigación del 11-M fueron, a su juicio, veraces y de relevancia pública. En el caso de las tribunas o columnas de opinión, la representante del Ministerio Público sostuvo que los términos empleados para criticar la conducta de Manzano están amparados por la libertad de expresión.

Manzano admite que destruyó buena parte del material recogido el 11-M

El ex comisario jefe de los Tedax, Juan Jesús Sánchez Manzano, ha declarado ante la juez que durante la recolección de restos en la escena de los atentados del 11-M se consideraron como simples "objetos" lo que los agentes recogieron en los focos y que sólo pasaron a considerarse "muestras" los que fueron seleccionados por una perito. Según ha añadido, todo aquello que no fue considerado como "muestra" se destruyó posteriormente.

De esta forma, cuando se celebró el juicio por los atentados en la Audiencia Nacional, sólo llegaron 23 muestras de los 12 focos de explosión.

Durante las tres horas en las que Sánchez Manzano ha prestado declaración ante la titular del Juzgado de Instrucción número 43 de Madrid, el ex comisario jefe de los Tedax no supo aclarar por qué algunas de las muestras que sí había seleccionado y analizado la perito tampoco llegaron a la Audiencia Nacional.

Juan Jesús Sánchez Manzano ha comparecido en relación con una querella interpuesta por la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M. Le acusan a él y a un perito de la Policía de delitos de falso testimonio, omisión del deber de perseguir delitos y encubrimiento por ocultación de pruebas durante la investigación de la masacre.

Los próximos miércoles y viernes está prevista la declaración de 121 testigos en la misma causa, que fue admitida a trámite a mediados del pasado mes de julio.

La fecha de la declaración de Sánchez Manzano fue fijada en principio para el pasado 10 de agosto, si bien finalmente fue aplazada porque el ex comisario jefe de los Tedax aseguró que estaba de vacaciones en un crucero.

Sánchez Manzano fue el máximo responsable de los agentes encargados de la desactivación de las bombas de los atentados de Madrid, y el que se hizo cargo de las muestras de los explosivos. Según la querella, su actuación dificultó conocer la naturaleza de las bombas y, por lo tanto, la autoría exacta de los terroristas.

En julio del 2006, el juez de la Audiencia Nacional Juan Del Olmo, le llamó a declarar debido a que desde la unidad de los Tedax se había remitido una mochila que no era la que supuestamente se encontró en uno de los tres sin estallar. Por ello, la Asociación interpuso la demanda con el fin de "esclarecer" todas las "dudas" acerca de los atentados de Madrid, según se señala en la querella.

Durante el juicio por los atentados, el colectivo de víctimas solicitó juicio del 11-M solicitaron la deducción de testimonio contra aquellos funcionarios públicos cuya labor estuvo "muy lejos" de ser reflejo de la "magnífica profesionalidad" desarrollada por los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, en clara alusión a Sánchez Manzano.