DE MIS PENSAMIENTOS
Por: José Guillén Milla

A continuación expongo parte de mis pensamientos porque estoy en contra de la pretendida absorción catalanista del Reino de Valencia.

Y pienso:

- Que no compro productos catalanes.
- Que no viajo a Cataluña.
- Que no hago negocios con catalanes.
- Que rechazo la inmersión lingüística catalana en Valencia.
- Que rechazo los formularios oficiales en catalán.
- Que no veo ni las televisiones valencianas ni las catalanas.
- Que no escucho las radios catalanistas.
- Que rechazo los acuerdos de la Academia Valenciana de la Lengua.
- Que rechazo las fallas que se expresan en catalán.
- Que rechazo a los políticos catalanistas.
- Que rechazo los rótulos comerciales en catalán.
- Que rechazo los rótulos de las calles en catalán.
- Que rechazo la EMT en catalán.
- Que rechazo el Metro en catalán.
- Que no leo ni compro libros en catalán.

Y etc. etc. etc.

http://russafi.blogspot.com/2009/10/...samientos.html
...Y LOS VALENCIANOS
EL PUEBO DIARIO REPUBLICANO DE VALENCIA

http://russafi.blogspot.com/2009/10/...lencianos.html


Lunes, 10 de junio de 1.907

Los solidarios catalanes necesitan disimular sus miras mintiendo afecto a las demás regiones, no para estimular su progreso, sino para que se les adhieran, con el fin de hacer creer al gobierno que las pretensiones de absorción y hegemonía de Cataluña, que es la verdadera finalidad de los solidarios catalanes, cuentan con el asentimiento y apoyo de todas las regiones.

La primera región que han escogido para que les sirva de comparsa es Valencia, donde desgraciadamente han encontrado unos cuantos ilusos que han creído de buena fe en la sinceridad del afecto que ofrece el catalanismo, y donde tienen a Soriano, que está comprometido a servirles aunque sea contra los intereses de Valencia, que le tienen sin cuidado al perturbador guipuzcoano.

Y al efecto en cuanto se ha organizado un acto de conmemoración y protesta de la iniquidad que al quitar los fueros a Valencia cometió el primer Borbón que reinó en España, aprovechan la ocasión para traer a Valencia la bullanguería catalanista con el proyecto de adherirse a la protesta.

Nosotros que hemos conocido a la la gente catalanistas porque hemos seguido con atención todas las evoluciones de los reaccionarios y separatistas catalanes y que sabemos el estado de la opinión honrada y sana de la provincia de Valencia, advertimos el otros día que podían dar lugar a desagradables sucesos los perturbadores propósitos del catalanismo que no tiene ningún afecto a Valencia y que es causa principal de la decadencia que de algunos años acá sufre la riqueza de esta región.

Nuestra advertencia ha sido comentada por el diario solidario de Barcelona La Tribuna en términos a los cuales hemos de contestar cumplidamente, para dejar bien definida nuestra actitud en defensa de Valencia frente a los maquiavelismos catalanistas.

No hemos tratado de imponernos al hacer una prudente advertencia a los catalanistas, apercibiéndoles de que les hemos visto el juego y no hemos de dejarnos engañar.

Únicamente hemos cumplido como buenos valencianos él deber de prevenir lealmente a los enemigos de la riqueza valenciana que no estamos dispuestos a que les tomen a nuestros paisanos el pelo después de haberles vaciado el bolsillo.

Obras son amores, señores catalanistas, y como hasta ahora las obras de ustedes han sido para perjudicar gravemente a la región valenciana, mientras ustedes no rectifiquen esa conducta pasada que ningún buen valenciano puede olvidar, Valencia ha de considerarlos enemigos de ella y en tal concepto debe tratarlos.

¿Si tanto cariño nos tienen a los valencianos esos catalanistas bullangueros, porque el año pasado cuando toda la región valenciana se agitaba pidiendo al gobierno la celebración de tratados de comercio que evitasen la ruina del agricultor valenciano, iban esos catalanistas a Madrid oponiéndose a lo que Valencia pedía, y llegaban en su impecable campaña hasta el extremo de amenazar en el Congreso al ministro de Hacienda, nuestro paisano Navarro Reverter, con exigirle responsabilidad si pactaba los tratados en la forma que pedíamos los valencianos?.

¿Acaso no está todavía Valencia tocando las funestas consecuencias que le ha ocasionado aquel triunfo que entonces obtuvieron contra ella los que ahora les fingen amistad?.

Esperamos que La Tribuna o su congénere El Radical contesten a esto, ya que tan diligentes se mostraron en contestar caprichosamente.

Para protestar de la inocua abolición de los fueros valencianos no necesitamos de extraños auxilios y menos del que con su cuenta y razón nos ofrecen los separatistas catalanes....