AL MENOS EL 51% DEL CAPITAL

Mugabe impondrá que los negros controlen todas las empresas de Zimbabue

El dictador de Zimbabue, Robert Mugabe, continúa con su cruzada contra los ciudadanos blancos de su país. Ahora prepara una ley para que los "zimbabuenses indígenas" tengan al menos un 51 por ciento del capital de todas las empresas que operan en país, nacionales y extranjeras.

efe
Según el último número del semanario económico The Zimbabwe Independent, la ley afectaría a todas las compañías de propiedad extranjera, incluidos bancos y empresas mineras, con un capital superior al medio millón de dólares, lo que podría disuadir a los ya pocos inversores foráneos interesados en Zimbabue.

La Ley, según el borrador citado por el semanario, tendría que estar aplicada en un plazo de 60 días desde su aprobación y publicación y, transcurrido ese tiempo, "se tomarán medidas para garantizar su cumplimientos" y entregar la mayoría de su capital a zimbabuenses negros.

El proyecto de Ley ha sido preparado por el Ministerio de Desarrollo de la Juventud, Indigenización y Capacitación, uno de los baluartes del partido de Mugabe, la Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF), que dirige Saviour Kasukuwere, dentro del Gobierno de "unidad nacional".

Algunas compañías extranjeras se han mantenido en Zimbabue, pese a la crisis económica del país iniciada hace casi una década, cuando se empezó a aplicar la reforma agraria y se confiscaron granjas de agricultores blancos para entregarlas a otros negros, en muchos casos personas del círculo de Mugabe o del entorno de su Gobierno.

En 2007, se aprobaron las racistas leyes de indigenización, cuando la ZANU-PF aún tenía la mayoría en el Parlamento, que le arrebató el año pasado el Movimiento para el Cambio Democrático (MDC), que encabeza el actual primer ministro, Morgan Tsvangirai.

Mugabe, que había gobernado en solitario Zimbabue de forma autoritaria desde su independencia del Reino Unido en 1980, tuvo que aceptar un acuerdo para formar un Gobierno de unidad nacional con Tsvangirai en febrero pasado, y desde entonces el MDC ha tratado de tranquilizar a las empresas extranjeras.

En una conferencia de inversores internacionales en julio pasado, el ministro de Minas, Obert Mpofu, dijo que las leyes de indigenización no se aplicarían de forma que pudieran ahuyentar a la inversión extranjera, que necesita el país para salir del abismo económico en que se encuentra.

Sin embargo, el mes pasado, el Grupo Acción Afirmativa, vinculado a la ZANU-PF, amenazó a la filial zimbabuense de la multinacional alimentaria Nestlé con tomar su capital, cuando la empresa dejó de comprar leche de una granja confiscada a un ganadero blanco y entregada a la esposa del presidente, Grace Mugabe.

Nestlé dejó de comprar la leche de Grace Mugabe después de que organizaciones de defensa de los Derechos Humanos amenazaran a la empresa con promover un boicot internacional si mantenía sus negocios con la esposa del presidente.