Se han detectado al menos ocho robos en las cárceles edificadas recientemente

Desmadre en las cárceles españolas. El Ministerio del Interior no controla las cuatro últimas prisiones edificadas en nuestro país: Morón de la Frontera (Sevilla), Castellón II (Albocasser), Estremera (Madrid) y Puerto III (Cádiz). Se cuelan los cacos. En todas estos centros penitenciarios se han producido robos en la última fase de su construcción e incluso después de ser inauguradas por el propio Rubalacaba. Es más, la secretaria general de Instituciones Penitenciarias, Mercedes Gallizo, ha llegado al extremo de “mentir en sede parlamentaria” sobre el asunto hasta hoy, tal y como denuncian desde el Partido Popular.

Ya no han podido negar la evidencia de los hechos y, 16 meses después de que se les preguntara en el Congreso de los Diputados mediante interpelaciones escritas, reconocen de forma difusa varios hurtos y robos sucedidos en estas prisiones. Al hacerlo también se demuestra que “la propia Mercedes Gallizo mintió durante la Comisión de Interior en el Congreso de los Diputados, cuando solamente reconoció un robo negando los que ahora no han podido seguir ocultando”, denuncia el diputado popular por Castellón Miguel Barrachina.

Después de que trascendiera el robo de cámaras de videovigilancia en Albocasser II tan sólo un mes después de que el propio ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, inaugurara el centro, Miguel Barrachina registró cuatro preguntas parlamentarias dirigidas al Gobierno sobre el asunto. Dos de ellas por incumplimiento del plazo reglamentario de respuesta fueron transformadas en orales. El Ejecutivo socialista respondió en enero de este año por escrito asegurando que “no se tiene constancia de que se haya producido ningún robo o hurto en el Centro Penitenciario Castellón II”. Falso.

Además, ya se ponían la venda en aquella respuesta apuntando que “en el caso de que se hubiera producido, sería la empresa constructora la que se haría cargo del coste correspondiente”.

Comparecencia

En el mes de marzo, la secretaria general de Instituciones Penitenciarias seguía en sus trece y en la comparecencia en la Comisión de Interior en el Congreso de los Diputados para dar respuesta al parlamentario castellonense sólo fue capaz de reconocer uno de los al menos cinco robos acaecidos. Tras la inauguración de la cárcel de Albocasser II “se detectó por parte de la empresa CEM, que es la subcontrata de la adjudicataria de la obra de seguridad Inabensa, la desaparición de once cámaras”. Nada más —afirmó sin rubor—.

Asimismo, evitaba cualquier responsabilidad sobre los hurtos precisando que sucedieron cuando “no había internos, porque se estaba poniendo en funcionamiento el centro bajo la responsabilidad todavía de la empresa” subcontratada, que “no había entregado aún la obra principal.

“¿Es que ahora el Ministerio del Interior no vela por la seguridad en España y tenemos que contratar también a empresas de seguridad que además serán las únicas responsables en la materia? ¿Para qué fue Rubalcaba, rodeado de gran boato, a inaugurar el centro de Castellón si resulta que no era suyo?”, apunta Barrachina a LA GACETA.

Sin embargo, Gallizo obvió otros robos en aquella comisión, como los que se dieron en el centro penitenciario de Castellón ll. Por ejemplo, el que padeció un electricista, aseguró Barrachina, que indicó que le robaron hasta 30.000 euros en maquinaría, material y herramientas.

Sin embargo, entonces Mercedes Gallizo negó la mayor:“Usted me ha hablado aquí de unos robos por valor de 30.000 euros en material. Yo no tengo ninguna constancia de que nadie haya hecho una denuncia sobre esto”.

Pues bien, ahora llegan las respuestas a otra batería de preguntas escritas sobre la materia en las que no sólo se abordan los robos de Castellón, sino que se refieren a los otros tres centros penitenciarios de nueva planta. ¿Qué dice el Gobierno? Reconoce no uno, sino más de ocho en las nuevas prisiones edificadas por Interior. “Robos y hurtos a pequeña escala de material de construcción y cableado” en Estremera (más de uno). “Robo de pequeña maquinaria de alquiler, dos martillos eléctricos, una cortadora de asfalto y un martillo neumático” en Morón de la Frontera.

“Robo de algún pequeño material de herramientas y cable de cobre situado en acopio” en Puerto III. Y otros cuatro robos, además del de las cámaras en Albocasser. “Útiles y herramientas”, más “herramientas y pequeño material”, “intento de robo de cable de cobre”, y “una pantalla táctil”.

Seguridad pública


Naturalmente, Gallizo (el Gobierno) utiliza de nuevo la misma táctica en su respuesta y elude responsabilidades apuntando que “en primer lugar se indica que son las empresas contratadas para la ejecución de los centros penitenciarios las responsables de impedir robos y hurtos en las obras”, lo que supone un profundo desconocimiento de la Constitución que en su artículo 149.1.28ª reserva en “seguridad pública” competencia exclusiva al Estado, y no a ninguna empresa constructora como supone Gallizo.

Asimismo, 16 meses después de las primeras iniciativas del Partido Popular para conocer la verdad, y en el tercer intento parlamentario, siguen sin conocerse las fechas de los robos, ni de las denuncias, ni las cuantías, ni del momento en que Interior se hace responsable de los citados centros.

Desde el Grupo Parlamentario Popular, el diputado Miguel Barrachina, que prepara la cuarta batería de iniciativas parlamentarias, reclama “que España vuelva a ser un país serio en materia penitenciaria, que el Gobierno no haga trampa con el número de delitos y que los ladrones entren en la cárcel para cumplir sus condenas y no para robar más”.
---------------------------------------------------------------------------------

Lo que mos faltaba,ara els lladres entren a les presons a robar.....lo de zp es molt fort,aço ya pareix una casa de putes sense amo ahon tot lo mon fa lo que li passa pes collons y no passa res.