ZP EL REY DE LOS HUNOS, (Por donde pasa su caballo, no vuelve a crecer la hierba) LOS OTROS, LOS PP CREO QUE VAN CON CONAN EL BÁRBARO



http://www.lasprovincias.es/20091213...-20091213.html

Medio Ambiente

Costas autorizó hace diez años las terrazas que ahora obliga a cerrar
Los restauradores tienen una concesión del Gobierno tras derribarles el antiguo chiringuito del que eran propietarios

13.12.09 - 02:26 -
MARÍA JOSÉ CARCHANO | VALENCIA.


La única preocupación de Ramón y Henny, cada sábado, es decidir si encargan una paella de marisco o de pollo y conejo. Y esperar que la lluvia no estropee un mediodía al sol, aunque haga frío, mirando el mar en Pinedo. Ramón y Henny llevan más de 20 años comiendo cada semana en uno de los restaurantes afectados por el cierre de las terrazas. «Nos duele pensar que ya no vamos a poder sentarnos al aire libre. Es injusto que les hagan esto después de toda una vida trabajando», dice Henny.

Los ocho restaurantes del Saler y Pinedo que deberán retirar el próximo 1 de enero las terrazas para evitar ser sancionados han hablado con Manuel Fernández Arribas, anterior jefe de Demarcación de Costas, en un intento de que intermedie ante Lidia Pérez, que le sustituyó en el cargo. «Nosotros teníamos un acuerdo verbal con él. Nos dejó desde el principio montar terrazas de 150 metros cuadrados. En realidad, fue Costas quien diseñó la zona, después de derribar los chiringuitos que la playa prácticamente se había comido», asegura María Pilar Victoria, propietaria del restaurante Abi, que reconoce sin embargo el error de que ese acuerdo no estuviera incluido en el acuerdo de concesión de los locales.

Manuel Fernández Arribas fue destituido de su cargo con la llegada al poder del Gobierno del PSPV y, con él, la ministra de Medio Ambiente Cristina Narbona. Y la ley de Costas, que data de 1988 y que 11 años después permitió construir las terrazas, se vuelve ahora en contra de los restauradores. «Nos ha dicho que él poco puede hacer ya», explicó Mª Pilar Victoria.

La Demarcación de Costas de Valencia desestimó el pasado 13 de noviembre el recurso que habían interpuesto los restauradores contra la denegación de instalar 150 metros cuadrados de terraza, una notificación fechada el pasado mes de julio. «Podría permitirse para esta temporada una superficie máxima de ocupación de 50 m2», reza la carta. Costas entiende que el periodo autorizado abarca hasta el 31 de diciembre y que, pasada esa fecha, las nuevas concesiones de terrazas solamente podrán autorizarse en los tres meses del periodo estival, y en un máximo de 50 m2. Hasta entonces, ni hablar de sentarse al aire libre. «Falta ahora que nos concedan el permiso para el verano. Yo ya tengo claro que el próximo 1 de enero no tendré una sola mesa fuera. Me arriesgo a pagar demasiado dinero», dice María Pilar.

La cuantía de la sanción es de 60 euros al día por metro cuadrado, un total de 9.000 euros para los restaurantes de Pinedo, que se incrementa hasta los 20.000 en el caso de los dos locales del Saler, que tienen mayor superficie de terraza. Pero además, les avisan de que habrá un expediente sancionador de «cinco euros al día por metro cuadrado en concepto de beneficio ilícitamente obtenido, sin perjuicio de la multa». Además, les obligan a que, en el caso de que el próximo verano puedan tener unas pocas mesas en la terraza, sea con sombrillas y no toldos con cerramientos laterales. «Me gasté 18.000 euros hace tres años en comprar esa estructura que ahora tendré que tirar. Y lo haré pensando que lo que están haciendo con nosotros es totalmente injusto», aseguran los restauradores.

Negociaciones

La Federación de Hostelería de la Comunitat Valenciana lleva más de dos años negociando con Costas la aplicación de la ley de 1988. Y el cierre de las terrazas de Pinedo y el Saler llega en mitad de las conversaciones que están manteniendo. Por eso la concejal del Ayuntamiento de Valencia Lourdes Bernal tildó ayer de «salvajada» la aplicación «discriminatoria que realiza el Ejecutivo de la ley de Costas».
Bernal criticó que los chiringuitos de playa «se permiten en algunas zonas mientras que en Valencia, donde lo tenemos todo bastante ordenado, nos ponen problemas». Desde el Ayuntamiento de Valencia, junto a la Conselleria de Turismo, han solicitado que la Generalitat «asuma las competencias porque es la única administración capaz de solucionar esta situación». Desde el Partido Popular destacaron ayer que se va a hacer todo lo posible para que los restauradores no tengan que cerrar las terrazas el 1 de enero, dentro de las dificultades de negociar con quien «no informa y no contesta, ni al Ayuntamiento, ni a los hosteleros», se quejó Lourdes Bernal.

Poco margen de maniobra tienen ya. La resolución de Costas se puede recurrir en los tribunales, y esa es otra de las opciones que han barajado los propietarios de los locales. De momento, les quedan 15 días, y ya piensan en las primeras consecuencias. «Tendremos que echar a la mitad de la plantilla». Y dejar de percibir el 60 o 70% del negocio. «Aquí todos pierden, porque con los restaurantes se crean puestos de trabajo directos e indirectos».

«Son decisiones unilaterales de la jefa de Demarcación de Costas. Tras las decisiones hay personas que intentan salir adelante».