Cáritas Diocesana duplica las ayudas de primera necesidad por la crisis económica

La entidad benéfica asegura estar haciendo el papel que no hacen las administraciones públicas

JOSÉ PARRILLA VALENCIA ?

La crisis económica y la falta de respuesta de las administraciones públicas ha obligado a Cáritas Diocesana de Valencia a multiplicar sus esfuerzos para atender a los viejos y los nuevos necesitados. En los nueve primeros meses del año se ha doblado la cantidad de dinero destinada a ayudas de primera necesidad y se han atendido a tantas personas como en todo el año anterior.

Según explicó ayer la directora de la entidad, Concepción Guillén, entre los meses de enero y octubre de este año se han invertido 283.761 euros en ayudas, cuando en todo el año 2008 esa cantidad fue de 136.347.

A falta de precisar la distribución del ejercicio en curso, el reparto de estas ayudas el año pasado tuvo como claro protagonista a la alimentación, que se llevó el 48% del gasto. El 22% fue para la vivienda (recibos de agua, luz, gas etc.), un 6% para educación (libros, colegio) y un 5% para medicamentos o productos farmacéuticos.
Para este año los datos apuntan a un aumento aún mayor en los porcentajes de alimentación y vivienda. En este último apartado el crecimiento puede estar en torno al 60%, precisó Guillen.

Los solicitantes

En cuanto a las personas que han solicitado ayudas, el incremento en los nueve primeros meses del año ha sido del 82% y ha superado la cifra de 500.

En su mayoría siguen siendo personas en riesgo de exclusión social e inmigrantes, pero aumenta notablemente el número de familias normalizadas que han perdido sus puestos de trabajo y no pueden mantener la casa. Precisamente, uno de los fenómenos que va en aumento es el de familias que tienen que dejar su vivienda y meterse en una habitación de alquiler en condiciones de "hacinamiento".

También es frecuente atender a jóvenes sin empleo, familias monoparentales, sobre todo madres, o parados de más de 45 años, todos ellos personas que "han pasado en poco tiempo de estar integrados socialmente a estar en riesgo de exclusión social".

Suplir a la Administración

Con estos datos en la mano, Concepción Guillén denunció que Cáritas está haciendo las funciones que deberían hacer las administraciones públicas. Según dijo, una gran parte de las personas que llegan a Cáritas van derivadas directamente de los servicios sociales de Valencia, que "están dando fecha de atención para dentro de varios meses". "La administración sigue con los mismos presupuestos mientras las necesidades van en aumento", señaló Guillén, quien recordó, así mismo, que "no se debe dar por caridad lo que se tiene por derecho, como por ejemplo una vivienda digna".

Para el año que viene, además, la directora de Cáritas Diocesana cree que la situación va a ser aún peor, pues muchas personas agotarán las prestaciones sociales e iniciativas gubernamentales como la renta garantizada pueden llegar tarde para muchas de ellas.

El dato bueno que tiene que aportar en este repaso estadístico es la gran respuesta que está dando la sociedad. En los primeros meses del año el incremento de las aportaciones económicas ha sido del 31% y el número de voluntarios aumenta cada día.

http://www.levante-emv.com/valencia/...ca/661979.html