ENTREVISTA: ANA BOTELLA Concejal socialista en el Ayuntamiento de Valencia

"Si no aclaran las cuentas de las fundaciones, iremos a los juzgados

Ha sido su caballo de batalla desde que en 2007 fue elegida concejal de la oposición en el Ayuntamiento de Valencia. El consistorio que preside la popular Rita Barberá ha dedicado en los últimos cinco años 45,3 millones de euros a cinco fundaciones municipales que "escapan" a la fiscalización, denuncia. La socialista Ana Botella lleva tres años con decenas de preguntas sin respuesta y, aunque la oposición no quiere judicializar la gestión, la concejal asegura que está dispuesta a acudir a los juzgados si no hay otra salida.

Pregunta. ¿Qué son estas fundaciones o entidades sin ánimo de lucro?

Respuesta. El Ayuntamiento ha desarrollado un segundo anillo de gestión del presupuesto municipal. Puede darse una gran trampa a la opinión pública porque la fiscalización de la oposición no alcanza a este segundo escalón. Algunos expertos lo han calificado como una huida de los controles hacia esa segunda familia de entidades público-privadas y donde hay que poner el acento para que no haya un uso indebido de fondos ni tampoco falta de control.

P. Pero, con la ley en la mano, ¿están los ayuntamientos obligados a ser más transparentes?

R. Desgraciadamente, no. Y llama la atención porque los recientes estudios dicen que incluso los ayuntamientos no pasan todos los niveles de auditoría que deberían. Incluso el Tribunal de Cuentas y la Sindicatura de Comptes, que son los organismos públicos encargados de ese control, tienen dificultades a fecha de hoy para controlar las cuentas públicas locales. Entonces, ¿qué no va a pasar con el segundo anillo? No tienen obligación legal, pero si ética de rendir cuentas.

P. ¿Cuánto dinero gestionan estas fundaciones?

R. En los últimos cinco años son más de 45 millones de euros. Entre el 90% y el 100% de su presupuesto, según casos, procede del Ayuntamiento. Cuando la Intervención mandó en 2008 un estudio sobre lo que es el sector público local a efectos de contabilizar la deuda pública, pedimos el control de estas fundaciones. El equipo de gobierno nos respondió que sólo es sector público a efectos de la deuda, en el resto es privada. Y no es así. No es una empresa privada, es una fundación que han creado con naturaleza privada -pero sometida a una dependencia del dinero público- y por eso debe ser fiscalizada por el gobierno local, la oposición y los funcionarios.


http://www.elpais.com/articulo/Comun...27elpval_7/Tes