La fiscal superior del TSJ de Cataluña abrirá diligencias previas. El presidente se comprometió a dar más de 90 millones a la prensa catalana por su apoyo.


El Colectivo de Funcionarios Públicos Manos Limpias ha denunciado al presidente de la Generalitat, José Montilla, por presuntos delitos de amenazas y coacciones contra los magistrados del Tribunal Constitucional (TC).

El núcleo principal del contenido de la denuncia son las reiteradas manifestaciones de Montilla sobre la futura sentencia que emita el TC sobre el Estatuto catalán. Según se desprende de la denuncia presentada ante el fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, a la que ha tenido acceso LA GACETA, se relata que el día de la Diada Montilla afirmaba en su mensaje institucional: "Nada frenará el despliegue del Estatuto catalán". Asimismo, "con fecha de 26/11/2009, 12 diarios catalanes presionan al TC con un editorial conjunto orquestado por el denunciado José Montilla.

A cambio de la publicación de ese artículo hubo un compromiso de apoyo institucional de la Generalitat a los referidos medios de comunicación por valor de más de 90 millones de euros, entre subvenciones, publicidad y campañas". Por si esto no fuera suficiente, el sindicato Manos Limpias señala que la semana pasada "Montilla envió una carta a más de 200 instituciones donde promueve un frente civil de rechazo a la sentencia del TC y les insta a sumarse a una respuesta unitaria catalana". Para el secretario general del colectivo de funcionarios públicos, Miguel Bernad, "el mensaje de Montilla es claro y determinante, es decir, sublevar a la población civil de Cataluña, si la sentencia que se dicte no le satisface". Ánimo de presionar Por todos estos hechos el colectivo denunciante afirma que "existe una voluntad constante, permanente y pertinaz de Montilla de coaccionar, presionar y amenazar hasta las últimas consecuencias al TC".

Para Bernad, "las palabras del presidente de la Generalitat no pueden ampararse en el derecho a la libertad de expresión, pues no supone la existencia de una opinión crítica, sino de un dolo para no acatar una sentencia desfavorable a sus intereses". Así las cosas, este mismo colectivo también denunció al vicepresidente del Gobierno catalán, Carod Rovira, por realizar unas manifestaciones similares a las de Montilla: "Auguro una escalada de tensión. Es el momento indicado para ejercer presión sobre el Tribunal Constitucional".

Fuente:la gaceta