La actual Iglesia de San Vicente Ferrer (5 de mayo de 191 fue la confirmación de la empresa misionera realizada por los frailes dominicos de la Provincia de San José a mediados del siglo XIX. Se trata de una de las iglesias más bellas de Manhattan. El arquitecto Bertram Grosvenor Goodhue, responsable de la obra, comentó en una carta a un colega: «Creo que San Vicente Ferrer es mi mejor trabajo».

Pese a sus casi cien años de historia, muchos neoyorquinos desconocen la historia de la Saint Vincent Ferrer´s Church, iglesia construida en la ciudad de Nueva York en 1918 para homenajear al santo valenciano. Una bandera de la República francesa ondea a la entrada del templo que se encuentra muy cerca de una de las zonas neurálgicas de la ciudad, la Quinta Avenida.

La vida del valenciano San Vicente Ferrer estuvo muy ligada, por su labor evangelizadora, al país galo. Su periplo en la Corte pontificia de Avignon en 1395 -junto al papa Benedicto VIII- y sus años posteriores de intensa predicación. De hecho, falleció en Vannes (Bretaña) el 5 de abril de 1419 y su sepulcro se halla en la catedral de esa ciudad.

El presidente de la Generalitat, Francisco Camps, viajó ayer a Nueva York para cerrar, entre otros, el acuerdo con Microsoft que permitirá la construcción de un centro de investigación en tecnología sanitaria. Pero Camps aprovechará también su visita a la Gran Manzana para homenajear -y reivindicar la valencianía del santo- con una placa del testamento vital del dominico, una bandera española y una «Real Senyera».

http://nostrediari.blogspot.com/2010...manhattan.html