Indignación de los artistas ajenos al 'régimen' por el escándalo del Inaem

"Una desvergüenza más de este Gobierno", sentencian. Cultura y el Instituto de las Artes eluden dar explicaciones a la información publicada por LA GACETA.

Ni el Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (Inaem) ni el departamento de González-Sinde han querido pronunciarse sobre la información publicada ayer por este periódico, que revelaba que el Inaem ha repartido 4.146.000 euros a las empresas de sus miembros.

Este diario se ha puesto en contacto con las dos entidades. Su respuesta a LA GACETA ha sido: “Lo hemos visto, ya te llamaremos”.

Cuatro integrantes de las comisiones de valoración, las encargadas de conceder las ayudas, y once consejeros de danza, teatro y circo de este instituto, que dirige Félix Palomero, han recibido 2.507.000 euros siendo miembros del organismo.

Esta entidad, dependiente del Ministerio de Cultura, podría haber incurrido en alguno de los supuestos contemplados en la ley 38/2003. Dicha norma reza que personal al servicio de las Administraciones públicas no puede percibir ayudas públicas.

Desconfianza total

El mundo del cine y el teatro ha mostrado su rechazo hacia las subvencionen que los artistas se conceden a sí mismos desde cargos clave de Cultura.

“Me parece indignante y vergonzoso, aparte de ser una chorizada monumental”, sentencia el director y actor andaluz Antonio del Real. “Es una desvergüenza más, pero lo más curioso es que no me sorprende. Lo más grave es que no pasa nada. Nadie pone soluciones ante estos desaguisados en los que juegan con nuestro dinero”, manifiesta. Según cuenta, se conoce “muy bien el tema de las subvenciones”. “He sufrido auténticas canalladas con ‘La conjura del El Escorial”, informa.

Éste también es el parecer del director de teatro y realizador de televisión Gustavo Pérez Puig: “Me parece una vergüenza absoluta. Es indignante”, manifiesta. “Yo pedí una cantidad para la obra ‘Vamos a contar mentiras’ y me dieron cinco veces menos de lo que solicité, además de exigirme por ello unas condiciones leoninas. El tema de las subvenciones, desde que está Zapatero en el Gobierno, siempre ha sido un escándalo”, sentencia Pérez Puig.

Alfredo Landa expresa que “es el despilfarro llevado a su máximo extremo”. El actor lo considera una “injusticia tremenda” respecto a mucha gente que necesita “de verdad” estas subvenciones para sacar adelante sus proyectos. “Es una fruslería más de esta gente de los que ya no me sorprende nada”, apunta.

Por su parte, el actor catalán Juanjo Puigcorbé ha subrayado que “si recibieron estas subvenciones mientras ostentaban esos cargos sería un fraude público. Si, por el contrario, las recibieron antes o después, sería otro chanchullo más”.

Los beneficiados

Lo cierto es que los miembros del Inaem recibieron las subvenciones ejerciendo su cargo.

Entre los consejeros agraciados con ayudas públicas se encuentran la actriz Vicky Peña, premio Nacional de Teatro de 2009. Desde que Peña es consejera de teatro en el instituto, su empresa de producción cinematográfica La Perla Lila ha recibido dos subvenciones de 20.000 euros cada una. Bajo los mandatos de César Antonio Molina y González-Sinde ha obtenido 60.00 euros de ayudas públicas.

En su situación también está el bailarín y coreógrafo Víctor Ullate. Su compañía ha recibido desde que forma parte de la entidad una subvención de 12.000 euros. En total, Víctor Ullate Ballet logró 48.000 euros del Instituto.

El consejero de teatro Francisco Javier García Yagüe se ha embolsado 568.000 euros de subvenciones para su empresa Acción Escénica siendo miembro del organismo. Jesús Fernando Cimarro también ha sacado tajada. Su empresa Pentación ha recibido 460.000 euros desde que es consejero de Teatro.

Otros miembros del Inaem agraciados son Mónica Runde, Concha Busto, Rafael Plá, Rosángeles Valls, Ramón Oller Martínez y Montserrat Trías Muñoz.

El caso más llamativo es el de José Manuel Garrido. Este asesor cultural y promotor, afiliado al PSOE desde 1976, director general del Inaem en 1985. Bajo los dos mandatos de Rodríguez Zapatero ha obtenido 858.000 euros repartidos en 14 subvenciones. Cuatro de ellas, como vocal de las comisiones de valoración que las otorgaban y otras cuatro partidas, siendo consejero.

También han sido favorecidos otros tres vocales de las comisiones, entre los que se encuentra la bailaora María Pagés. Su productora Pitisu Producciones ha recibido 80.000 euros con ella de vocal en el Instituto. En total, 184.000 euros.

Antonio Mira, propietario de Nat Nus, miembro de la comisión concedió a su propia empresa 42.000 euros. Desde junio de 2004 se ha embolsado 288.000 euros.

Los otros vocales de las comisiones son Antonio Mira Martínez, propietario de Nats Nus y Enmanuel Berruezo, administrador único de Danziberiarte. Resulta chocante que el organismo cuente con un Código de Buenas Prácticas. Más aún que el propio Garrido participase en la elaboración de dicho texto. El Inaem también ha destinado 360.000 euros de los presupuestos generales para las actividades de una fundación de ballet clásico que no existe. El propio organismo niega su existencia.