Los estrategas de la calle Blanquerías habían trazado una estrategia muy clara: el portavoz en las Cortes, Ángel Luna, debía encargarse de azuzar el «caso Gürtel», y su secretario general y presumible candidato en 2011, Jorge Alarte, centrarse en las propuestas «en positivo» para presentarse como alternativa de gobierno al Consell de Francisco Camps.

Sin embargo, el PSPV ha optado en los últimos meses por aproximarse a grupos minoritarios -como Compromís o EU-, catalanistas y plataformas radicales -entre las que destaca «Salvem»- para articular su tarea de oposición. Una oposición más visible en la calle que en el Parlamento autonómico, y que se ha contagiado tanto de las formas como del discurso de las citadas plataformas.

Programa

Ausencia de propuestas: A poco más de un año de las elecciones autonómicas, y cumplido casi un año y medio desde la elección de Alarte como líder del PSPV, el discurso de los socialistas valencianos se caracteriza por la ausencia de propuestas de gobierno. La tarea de oposición pivota sobre las acusaciones de corrupción y el rechazo sistemático a las propuestas del PP o del Consell.

Así, Alarte no sólo ha renunciado a articular un discurso económico -con la crisis como principal preocupación ciudadana-, sino que también ha mostrado ser incapaz de alcanzar consensos en torno a grandes cuestiones.

Discurso

Lenguaje agresivo: El discurso de oposición de Alarte se viene caracterizando también por una llamativa agresividad, más propia de los portavoces de EU o Compromís. En pocas ocasiones el líder del PSPV -o Luna, en las Cortes- ha respetado la presunción de inocencia cuando ha intentado azuzar el fantasma de la corrupción. El debate parlamentario, asimismo, se ha visto trufado de insultos y descalificaciones. La agresividad en el discurso socialista ha aumentado con el paso del tiempo. En las últimas semanas, a cuenta de la gestión de residuos.

Comunicación

Panfletos y manifestaciones: Alarte parece empeñado en reeditar la estrategia que siguió el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, como jefe de la oposición. La presencia de dirigentes del PSPV en distintas manifestaciones -el último ejemplo, la marcha contra el plan de El Cabanyal- es una constante.

También a cuenta de El Cabanyal el PSPV ha estrenado el recurso a otra estrategia comunicativa propia de grupos minoritarios, con la edición de panfletos. De hecho, el PSPV prácticamente se ha integrado en grupos como «Salvem» o la «Plataforma contra la corrupción». En Alicante, se ha asociado con la «Plataforma en Defensa del Puerto» o la «Plataforma de Iniciativas Ciudadanas».

Oposición

Judicialización política: El recurso a la judicialización política ha ido en aumento con el avance de la legislatura. Hasta el punto de que el PSPV ha presentado una querella contra el PP que incluye a cinco de las principales constructoras de la región, tras el archivo del TSJ.

http://www.abc.es/20100215/valencia-...-20100215.html