Luis María ANSON
de la Real Academia Española


“El caudillo bufón de Venezuela está construyendo, con prisa y sin pausa, un régimen castrista cada día más perfilado. Desde hace ocho años vengo denunciando la maniobra. Ahora está ya desenmascarada y se desarrolla sin tapujos y a la brava. Oswaldo Álvarez Paz, un prestigiado político venezolano, ha resumido lúcidamente la situación: “Venezuela es víctima de un golpe de Estado de ejecución progresiva”.

El caudillo Chávez se ha convertido ya en un dictador. Encarna “un régimen militarizado, autocrático, totalitario, ajurídico y, además, ideologizado. Es un socialismo a la cubana que el pueblo rechaza, pero se impone por la fuerza abierta o encubierta”. Estas declaraciones de Álvarez Paz a Jaime López son difícilmente rebatibles. La Unión Soviética proporcionó ayuda económica y política a Fidel Castro durante largos años. El dictador cubano pagaba la factura con sangre, defendiendo en África los intereses del imperialismo soviético. Rusia compraba el azúcar y Cuba ponía los muertos. Era un precio muy alto que el tirano de La Habana satisfacía sin pestañear.

Ahora, a Castro le sale muy barato Chávez. El caudillo aspaventero se gasta los beneficios del petróleo en mantener a su querida cubana y en expandir la revolución castrista por Iberoamérica. En su ancianidad, Castro ha encontrado al pardillo que necesitaba, al bufón que paga todas sus ambiciones a cambio de recibir genuflexo la bendición del tirano comunista.

Se amontonan los datos de las tropelías cometidas por Chávez: expropiaciones salvajes, mordazas sobre los medios de comunicación, encarcelamientos brutales, reinado del terror sobre los ciudadanos y miseria para la mayoría de los venezolanos, a costa de financiar el castrismo en Bolivia, Nicaragua, Ecuador y otras naciones; de apoyar a organizaciones terroristas como las Farc o Eta; de proteger las espesas vinculaciones con el narcotráfico.

Desde La Habana, el largo dedo del anciano dictador dirige el golpe de Estado de ejecución progresiva que ha puesto en marcha Hugo Chávez, con la complicidad de algunos Gobiernos occidentales. Zapatero y Moratinos, qué desatino, compiten en su entusiasmo por la revolución bolivariana que no es otra cosa que un golpe de Estado comunista dirigido por Castro y que está cubriendo de forma inexorable las etapas previstas por los ideólogos de La Habana.

El hartazgo de un sector del pueblo venezolano es tan grande que no se puede descartar una sorpresa, a pesar del control que el caudillo ejerce sobre el Consejo Nacional Electoral, organismo destinado a taponar en los procesos electorales la indignación profunda de la Venezuela esquilmada. De todas formas no hay que hacerse ilusiones. Los corredores de la libertad están cegados, al decir de Carlos Fuentes, por un caudillo impresentable que lo basurea todo con sus aspavientos mussolinianos y su incontenible verborrea”.

http://www.elimparcial.es/opinion/ar...is-maria-anson

EXPRÓPIESE: http://www.youtube.com/watch?v=K8kIP5BsSPg