La historia de la ciudad se trasladará en 214 camiones a Tabacalera en dos semanas



La historia de Valencia está guardada en expedientes, archivadores, armarios y cajones. Numerosa información de edificios, proyectos, ampliaciones y planes de actuación de toda la ciudad. Un volumen de documentación con valor incalculable que se encuentra en el edificio municipal de la avenida Aragón y que se está preparando y organizando para su inminente traslado al edificio de la antigua Tabacalera.

Un equipo organizado por la empresa Secopsa está preparando este meticuloso traslado para evitar que no se pierda ni una caja ni media.

Los operarios trasladarán 3.007 metros cúbicos de material distribuido en las seis plantas del edificio. Un volumen de papel que se desplazará en 214 camiones de gran tonelaje.

El cambio comenzará dentro de dos semanas para coincidir justo con el mes de agosto cuando hay menos actividad y la mayor parte de los funcionarios están de vacaciones. En este edificio trabajan 420 funcionarios. Todos ellos a la vuelta de vacaciones estrenarán un nuevo lugar de trabajo.

El año pasado se realizó el primer traslado. El edificio de la plaza América se vació completamente y el personal se desplazó a sus nuevas dependencias municipales en Tabacalera. Hoy en la plaza América sólo queda un solar y el anterior centro sanitario es ya parte de la historia de la ciudad. En esta jugosa esquina, ubicada entre el puente de las Flores y la Gran Vía, se levantará un edificio de viviendas y oficinas. De momento, el bloque todavía no ha comenzado a construirse. y sus cimientos comenzarán a verse a principios de año.

El Ayuntamiento decidió hace varios años convertir Tabacalera en el único edificio municipal, pero para ello debían desmantelarse los dos edificios municipales: la plaza América y Aragón.

Operación más compleja

Si el año pasado se realizó una parte del traslado, este verano se ejecutará la operación más compleja y la de mayor volumen porque es donde se concentra más documentación.

En agosto pasado se trasladaron alrededor de 730 metros cúbicos, un volumen equivalente a la carga de 25 camiones de gran tonelaje, pero en esta ocasión los vehículos deberán hacer muchos más viajes: 214 en total.

Desde hace varias semanas los pasillos del edificio de la avenida Aragón están repletos de cajas enumeradas y apiladas correspondientes a cada departamento. «Estamos organizando todo y aprovechamos para hacer limpieza y registrar el material que tendremos que trasladar. Es una labor pesada, pero hay que hacerla y con mucho cuidado para que no se pierda nada», añadieron fuentes de la concejalía de Urbanismo.

Entre todo el material que cambiará de ubicación también se encuentran documentos únicos que no se pueden perder y que deben llegar sanos y salvos a su destino.

Pero no sólo tendrán nueva ubicación documentos y expedientes de gran valor, este cambio se ha aprovechado para sustituir la sala de control de Tráfico por una nueva mucho mas sofisticada y adaptada a las nuevas tecnologías.

El nuevo centro de gestión de tráfico tendrá una pantalla gigante de siete metros de ancho por dos de alto donde los técnicos controlarán cada movimiento que se produzca en la ciudad. «Será mucho más preciso y en la pantalla podremos llegar al detalle en un accidente y comprobar las calles afectadas, y todo en tiempo real», explicaba hace unas semanas el concejal de Tráfico, Alfonso Novo.

Los técnicos recibirán toda la información gracias a las 700 cámaras ubicadas en más de 1.000 cruces semafóricos distribuidos por la ciudad. «Vamos a seguir colocando más porque a medida que la ciudad va creciendo son más los puntos que necesitan mayor control», afirmó el concejal de Tráfico.

El nuevo centro de gestión costará 1,4 millones de euros y supondrá un avance y un gran control de la ciudad calle por calle y punto por punto.
Uno de los momentos más delicados será el traslado de la actual sala de control a la nueva. Para ello, la Concejalía de Tráfico ya ha planificado cómo lo harán. «Durante unos días la circulación se controlará desde la sala de crisis que se encuentran en la avenida Aragón y, cuando ya esté todo operativo, comenzará a funcionar la nueva», apuntó el concejal Novo. Pero todo no será de estreno en la nueva sala. Un panel histórico de la ciudad presidirá el lugar.

Los funcionarios y los concejales son conscientes de que los cambios siempre traen problemas y en los primeros días se producirá alguna que otra confusión entre los ciudadanos que acudan a realizar gestiones a la avenida Aragón y ya no quede nadie.

El futuro de este edificio está en el aire. De momento, el bloque no tiene ningún uso determinado. El Ayuntamiento está esperando la iniciativa de algún comprador que quiera adquirir este inmueble de seis plantas y con una amplia escalera central.

Aunque no hay nada en firme uno de sus usos podría ser un centro comercial debido a la peculiar estructura. La escalera central obliga a los funcionarios a recorrer toda la planta para descender al siguiente piso, eso favorecería la visita de todas las tiendas ubicadas en la planta. «Son meses complicados y esperamos que la crisis pase y las operaciones inmobiliarias puedan reanudarse como lo han estado haciendo hasta hace unos años», afirmó el concejal de Grandes Proyectos, Alfonso Grau.

http://www.lasprovincias.es/v/201007...-20100720.html