http://www.elpais.com/articulo/espan...lpepinac_2/Tes

El PP avala la política del Gobierno hacia los presos disidentes de ETA

El Ministerio del Interior ofrece periódicamente información a Federico Trillo sobre sus planes en las cárceles dentro del pacto antiterrorista
M. ALTOZANO / M. CEBERIO BELAZA - Madrid - 20/07/2010


Ni es motivo para convocar una manifestación multitudinaria -como lo fue la prisión atenuada concedida hace tres años a Iñaki de Juana por su huelga de hambre- ni una "traición a los muertos". Tampoco un sometimiento del Gobierno al "chantaje de ETA". El modelo de cumplimiento personalizado que el Ministerio del Interior ha aprobado para tres presos disidentes de la banda (que les permite salir de prisión cada día para trabajar o estudiar) y los permisos regulares concedidos a otros seis, entre ellos los históricos José Luis Álvarez Santacristina, Txelis, y Kepa Pikabea, tienen por ahora el pleno apoyo del PP, como toda la política antiterrorista del Gobierno.

El vicesecretario de comunicación del PP, Esteban González Pons, enmarcó ayer esas medidas dentro del pacto antiterrorista y expresó su apoyo a las políticas penitenciarias de Interior respecto a los presos distanciados de ETA. El portavoz reconoció que su formación está informada -aunque "genéricamente"- de estas decisiones, e incluso afirmó "que todos los Gobiernos la han practicado", también los del PP.

El asunto se debatió ayer en el comité de dirección del partido, previo a la comparecencia de Pons, según fuentes presentes en esa cita. Y fue el eurodiputado y ex ministro del Interior Jaime Mayor Oreja el único que planteó que estas salidas autorizadas a los disidentes puedan ser un engaño más de Zapatero y un ataque al pacto -en su línea argumental de que el Gobierno sigue negociando en secreto con ETA- pero según todas las fuentes consultadas se quedó solo en su posición.

Además de Pons, otras fuentes del PP confirmaron que el Gobierno les informa puntualmente sobre los acuerdos más importantes en la lucha contra ETA. El interlocutor es el ex ministro de Defensa y responsable de Justicia e Interior, Federico Trillo. Gracias a esa vía, el PP conoce "las líneas generales", según uno de sus dirigentes. Con una queja: "Nos dan menos información que la que dábamos nosotros cuando estábamos en el Ejecutivo". Pons lanzó otro toque: "Deberían tener más sensibilidad con las víctimas".

Pero sobre las medidas concretas para los ex etarras, el PP "no tiene nada que decir", según subrayan en la formación, "mientras el pacto antiterrorista se siga aplicando" y la persecución a ETA sea "implacable". "Instituciones Penitenciarias siempre ha adoptado decisiones de este tipo, sin importar el partido que estuviera en el Gobierno", insisten.

Las salidas para trabajar y estudiar adoptadas por Instituciones Penitenciarias para tres presos cumplen estrictamente la ley. Fueron propuestas por el equipo técnico de la prisión de Nanclares de Oca -donde el Gobierno ha reagrupado a los principales disidentes en un "módulo de respeto"- y aprobadas por la junta de tratamiento de la cárcel y por la Dirección General. Dos de los tres casos ya han sido bendecidos por el fiscal y el juez central de Vigilancia Penitenciaria, y el tercero, aunque pendiente de este último trámite, es plenamente ejecutivo.

En eso se basó ayer el lehendakari Patxi López para asegurar que esas decisiones se han adoptado "dentro de la normalidad y la legalidad". "Si es cierto que hay gente que abandona la violencia y la rechaza, y además ha cumplido la parte que le corresponde de su condena, puede tener ese tipo de facilidades", afirmó López, que recordó que la Constitución establece que "el objetivo de la política penitenciaria es la reinserción".

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, sin embargo, rechazó referirse a estas medidas adoptadas por su departamento porque, dijo, "no beneficia a nadie", aunque sí afirmó que en Nanclares "se cumple estrictamente la ley". También confirmó que sus beneficiarios ya "no están en ETA, han pedido perdón a las víctimas, han condenado la violencia, están pagando la responsabilidad civil y, por tanto, lo que deben a las víctimas". Un argumento que le permitió concluir con la frase: "En Nanclares de Oca no hay ningún preso de ETA".