Denuncian una campaña de la Generalidad para "boicotear" los productos no etiquetados en catalán



La Asociación por la Tolerancia ha denunciado la camapaña "En la mesa, en catalán", promovida por diversas entidades catalanistas y por la propia Generalidad de Cataluña, al considerar que promueve un "boicot" a los productos etiquetados sólo en castellano. Desde la Asociación en Defensa del Etiquetado en Catalán (ADEC) reconocen que están promulgando que las entidades sólo usen productos etiquetados en catalán en sus eventos, aunque alegan que "en ningún momento" están promoviendo un boicot a los productos etiquetados en castellano.

Durante los últimos años las leyes de la Generalidad que abogan por instaurar el catalán en todos los ámbitos de la sociedad no paran de promulgarse. Si la Administración ya obliga a rotular los carteles de las tiendas, al menos, en catalán; y exige que la mitad de las películas que se proyecten estén dobladas al catalán; ahora, las asociaciones cívicas catalanistas piden a la Generalidad el etiquetado en catalán en los productos.

Representantes de medio centenar de ayuntamientos, diputaciones, consejos comarcales, universidades, entidades catalanistas e, incluso, la propia Generalidad de Cataluña firmaron el pasado 4 de junio el Compromís de Gerona.

Este acuerdo compromete a los firmantes a "consumir productos que incorporen el catalán" en sus etiquetados. El manifiesto exige demandar a las administraciones "una legislación que regule la obligatoriedad de etiquetar los productos en catalán" y pide que "se impulse el consumo de los productos que se etiquetan en catalán".

Los firmantes solicitan, además, a las instituciones públicas a convertir estas peticiones en "hecho reales" para conseguir "la normalización del catalán".

Según la Asociación por la Tolerancia, el Compromís de Gerona tiene su origen en la campaña "A taula, en català" ("En la mesa, en catalán") impulsada hace más de 10 años por las entidades Plataforma por la Lengua y la Asociación en Defensa del Etiquetado en Catalán (ADEC), entidades que según Asociación por la Tolerancia están "generosamente subvencionadas por la Generalidad de Cataluña" y que "promueve rechazar el consumo de los productos no etiquetados en catalán".

Para la entidad, "la adhesión de la Generalidad a este tipo de manifiestos y campañas supone de hecho amparar un boicot institucional encubierto contra los productos etiquetados en castellano, con el objetivo prioritario una vez más de excluir a esta lengua del espacio público, lo cual puede ir en detrimento de las propias empresas catalanas que vendan sus productos no solo en Cataluña sino también en el resto de España".

Desde la Asociación por la Tolerancia "rechazan que se regule por parte del Parlamento de Cataluña la obligatoriedad de etiquetar los productos en catalán habida cuenta que Cataluña cuenta con dos lenguas oficiales, catalán y castellano". A su juicio, cualquiera de las dos lenguas es válida para etiquetar cualquier producto que se consuma por parte de los catalanes, no siendo la lengua con la que se etiquete sino la calidad del producto lo que debe ser valorado por el consumidor a la hora de optar o no por su consumo.

Ariadna Vidal, secretaria de la Asociación en Defensa del Etiquetado en Catalán (ADEC), ha explicado a EL IMPARCIAL que "en ningún momento" están promoviendo un boicot a los productos etiquetados en castellano, ya que lo que promueven es que el etiquetado se lleve a cabo "en los dos idiomas".

Vidal ha matizado que entienden que "por un problema de logística en todo el país, tengan que hacerlo en varios idiomas", pero ha exigido que "que también incluyan el catalán".

La secretaria de ADEC ha dado a conocer que el verdadero objetivo de la campaña "En la mesa, en catalán" es conseguir "el compromiso de las grandes entidades" para que en eventos usen sólo productos que estén etiquetados en catalán".

Ariadna Vidal ha justificado esta acción con que "la mayor parte de los consumidores son catalanes" y "el estatuto del consumidor les da derecho" a ver los productos que compren etiquetados en catalán.

Desde ADEC se ha comentado a este diario que la campaña que se viene desarrollando desde hace nueve años, "va muy lenta", con lo que los logros, de momento, son escasos. Además, comentan que esta exigencia viene sólo desde Cataluña de forma unilateral, ya que no han tenido colaboración con otras entidades gallegas, vascas o valencianas para conseguir un etiquetado multilingüe en todo el país, como ya desarrollan cadenas de supermercado como Eroski.

Dejando a un lado la polémica, Ariadna Vidal ha matizado que "son ciudadanos normales" que no buscan pelearse con nadie y que "sólo defienden su lengua".

http://www.elimparcial.es/nacional/e...ado-68035.html