Investigan a la fundación de ERC por un posible delito societario

La auditoria de la fundación de 2007 detalla que la entidad tiene una deuda financiera de 5,5 millones de euros en hipotecas.




La Fiscalía de Barcelona está investigando si la fundación de ERC, Josep Irla, está haciendo tratos de favor económicos no legales con el partido independentista que preside Joan Puigcercós. El ministerio público está analizando si la entidad privada que preside Joan Ridao, congresista y número 2 de ERC, podría haber cometido algún delito societario o de administración desleal con el alquiler de una veintena de locales de su propiedad por toda Cataluña a ERC a un precio simbólico.

La denuncia, según publica este viernes El Punt/Avui, la presentó un particular ante la Fiscalía de Barcelona la pasada primavera y el fiscal ya ha pedido un informe a los Mossos d’Esquadra sobre el patrimonio de la Fundación Josep Irla, que porta el nombre del que fuera presidente de la Generalidad de Cataluña en el exilio entre 1940 y 1954, y los acuerdos patrimoniales de esta con ERC.

Sede central de Barcelona

Uno de los locales de la fundación que está bajo sospecha, siempre según lo publicado por El Punt/Avui, es el de la nueva sede de ERC en Barcelona, en la calle Calabria, que el partido secesionista inauguró en 2006. La Josep Irla se encarga de pagar las hipotecas de estos locales alquilados, que luego alquila a ERC, según todos los indicios, a bajo coste.

Web de la fundación Josep Irla.

La auditoria de la fundación del año 2007 detalla que la entidad -que entre sus objetivos tiene el de ‘promover las actividades relacionadas con el estudio y el desarrollo del pensamiento político, económico, social y cultural de los Países Catalanes’- tiene una deuda con las entidades financieras de 5,5 millones de euros solo en concepto de hipotecas de distintos locales situados en varias ciudades catalanas.

El pasado mes de junio, precisamente, la Fiscalía de Barcelona archivó otra investigación abierta a la fundación por la concesión de una subvención de 60.000 euros de la Secretaría General del Deporte de la Generalidad. Ciudadanos denunció, en relación a estos 60.000 euros, en abril de 2008 que las cantidades asignadas a determinadas subvenciones estaban llegando “directamente a los partidos políticos y no a las fundaciones vinculadas a ellos”. La Sindicatura de Cuentas, en un informe interno, censuró este tipo de subvenciones porque no se presenta la ‘correspondiente justificación’ del destino final del dinero asignado. Subvenciones que también distribuyen los ministerios.

El Código Penal establece que ante la naturaleza de ciertas instituciones, como las entidades sin ánimo de lucro, como son las fundaciones, en los delitos societarios no es necesaria la denuncia del perjudicado -en esta caso concreto, sería la propia Fundación Josep Irla- si se demuestra que el delito afecta a intereses generales o a una pluralidad de personas.

Fundación de Unió Democràtica de Catalunya

Según parece, la modalidad de alquilar locales de las fundaciones ligadas a los partidos políticos a los propios partidos no entiende de colores ni tendencias ideológicas. Un caso parecido al de la Fundación Josep Irla de ERC está siendo investigado por un juzgado de Barcelona pero, en este caso, la fundación es la Catalunya i Territori de Unió Democràtica de Catalunya (UDC).

El Juzgado de Instrucción número 21 de Barcelona admitió a trámite recientemente -a finales de junio- la querella de la Fiscalía de Barcelona contra dirigentes de UDC por, entre otros posibles delitos, administración desleal, falsificación y estafa.

Para la Fiscalía, la fundación democratacristiana tiene alquilados 5 locales a UDC, desde 2002, sin el pago ordianrio mensual desde 2005. Además, según consta en el escrito del fiscal, se puede haber cometido otro delito al vender algunos locales al partido que lidera el congresista de CiU Josep Antoni Duran i Lleida ‘por un precio sensiblemente inferior al de mercado’, algo razonable debido a la ‘afinidad ideológica y los vínculos estrechos entre fundación y partido’, pero ‘una cosa es no obtener beneficios en la transmisión o procurar al comprador un precio ventajoso, y otra diferente es consentir el impago del alquiler durante más de cuatro años o vender cuatro inmuebles por poco más del valor catastral‘.

http://www.vozbcn.com/2010/09/17/336...cion-erc-irla/