El Consell sostiene que el rigor filológico no importa en el conflicto del valenciano

El jefe jurídico afirma que lo que vale es la voluntad política plasmada en el Estatuto

El Gobierno de la Generalitat entiende que la consideración del valenciano como lengua independiente no depende del rigor científico, histórico y lingüístico, sino de su adecuación a la ley. Así lo afirma el director del gabinete jurídico del Consell, José Marí, en la argumentación del recurso interpuesto en febrero de 2005 contra el memorándum para el reconocimiento de las lenguas cooficiales españolas en la UE, aquel que se refería al idioma autóctono como la lengua que se denomina catalán en Cataluña y las Baleares y valenciano en la C. Valenciana.


A raíz del proceso en el Tribunal Supremo por los recursos del Ejecutivo de Francisco Camps y de Coalición Valenciana, la Real Academia Española (RAE) ha emitido un informe en el que avala esta formulación para referirse a la lengua y deja caer además que es coherente con la doctrina de la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL).
Pues bien, para el representante jurídico de la Generalitat, la opinión científica es lo de menos. «Todo eso no importa», afirma en el recurso (previo, obviamente, al documento de la RAE); lo que vale es la voluntad política plasmada en el Estatuto de Autonomía. Y sobre esta no caben dudas, según el Consell: «El idioma valenciano al que se refiere el artículo 7 del Estatuto es independiente de cualquier otro idioma oficial español». Esta lengua, abunda, es «legalmente independiente y distinta de cualquier otra».
En opinión del director del gabinete jurídico, no importa que esta voluntad política sea «más o menos coherente con el consenso filológico o con el devenir histórico-lingüístico». La validez de una norma o de una actuación administrativa, afirma, «depende de su conformidad o disconformidad al ordenamiento jurídico, no de su rigor científico, histórico o lingüístico».
Precisamente, el recurso contra el denominado memorándum Moratinos fue interpuesto unos días antes del dictamen de la AVL sobre el nombre y la entidad del idioma invocado en el más reciente informe de la RAE. El Consell ha mantenido el recurso a pesar de que la Acadèmia -cuyas disposiciones son de obligado cumplimiento, según el Estatuto- estableció que valenciano y catalán son «dos denominaciones igualmente legales para designar esta lengua».
Ante esta situación, el Bloc ha anunciado que denunciará por prevaricación al Gobierno autonómico ante el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la C. Valenciana. Lo hará, si no hay cambios, una vez que el Supremo sentencie sobre los recursos, un procedimiento que está en su fase final.

http://www.levante-emv.com/secciones...=1163652311985