Desde que gobierna Mr Ruina en la Moncloa, son incontables la de veces que nuestra rústica izquierda ha promovido mociones y votaciones en el Congreso en su calenturiento empeño de cambiar la historia de nuestra guerra incivil española y de la muy “esquilmada” postguerra franquista .

Aplastada la chusma popular por la presión mediática , que despliegan con arte por tierra mar y aire , triunfa al final el caldo de cultivo diseñado por la mercadotecnia ZaPaterina .

El socialista Benito Mussolini le llamaba a esta estrategia suya de propaganda fascista “la Técnica de la Gran Mentira”. Y es la misma técnica que utiliza, actualmente la tropa zapaterina desde sus terminales mediáticas. El socialista Mussolini decía que “ mediante la presión constante de la propaganda desde los más tiernos años de la infancia , la gente podía ser entrenada para aceptar como verdad lo que claramente era una mentira y aceptar, como bueno para ellos, hasta incluso cosas que eran claramente malas para ellos…. Toda la gente puede ser engañada durante todo el tiempo con tal de que la propaganda sea lo suficientemente intensiva y constante”( “Mussolini y el surgimiento del Fascismo Italiano” , R.N. Ansalom. London :Methuen &Co Ltd.1969).

El caso práctico de este conductismo mediático es el empeño actual de “rehabilitar” a los indeseables maquis, borrando de los archivos históricos su consideracion de “criminales, bandoleros y malhechores” y con “el inmediato reconocimiento moral, jurídico y económico de los maquis” por la Generalitat Catalana. La historia no se vota. La historia es lo que las fuentes dicen. Y las fuentes son tozudas, especialmente ahora que las grandes editoriales han publicado intensivamente los documentos de los archivos de Moscú sobre la guera y postguerra incivil española.

¿Y qué dicen los archivos al respecto?

Si recordamos, por un lado, los escritos del intelectual troskista británico George Orwell, (venido a España como miembro activo de las Brigadas Internacionales stalinistas ), definen a los “maquis” como “residuos comunistas controlados por el Partido Comunista Francés y por Stalin que se establecieron en el norte de España ,al norte de Lérida y en los pasos de Huesca y Navarra: pronto degeneraron en simples bandoleros”. Fueron los restos que quedaron del “ejército de la Comitern comunista y de la criminal política de Stalin en España , acordada por el Secretario de dicha Comitern comunista de Moscú el 18 de septiembre de 1936” ….

Según dichas fuentes, “estos criminales, bandoleros y malhechores” desaparecieron pronto gracias a la colaboración de los mismos Aliados en 1944 , en particular el General De Galle quien (siguiendo las órdenes de Churchill) cortó la agresión comunista en Francia contra España y hasta el mismo Stalin en persona les canceló su apoyo desde Moscú al llamar a capítulo a los jerarcas comunistas españoles en 1948. Y hasta la misma policía francesa, tras la victoria de los Aliados en octubre de 1945, inició la busca de comunistas exiliados españoles en su propio territorio. El comunista alemán Alfred Adolph define a estos como “ resíduos de una lista de voluntarios indeseables de los que Stalin y sus servicios se aprovecharon cínicamente” …..

Aunque sus señorías de la Generalitat se empeñen en votar la historia para cambiarla , lo que no podrán nunca es borrar lo que dicen a gritos las fuentes y documentos históricos. Y, encima, sus señorias hacen el ridículo más espantoso, por analfabetos. Por mucho que se empeñen también toda esa retahila de historiadores “marxistas revisionistas” británicos , traidos en los ´80 por el felipismo para travestirnos y reescribirnos la Historia de España: los Paul Preston, los Ian Gibson , etc… Por cierto, el tal Preston, en su ignorancia, definía a los “maquis” como “la oposición más seria al régimen de Franco”. No debió de ser muy seria (políticamente, me refiero) cuando todos colaboraron y estuvieron de acuerdo, hasta el mismo Stalin, en acabar con ella.

La “técnica de la gran mentira” del socialista Mussolini para travestir la historia por bombardeo mediático, resulta pueril y ridícula en la Era de Internet . Pudo funcionar con su socialismo-fascista en los años ‘30 , pero nunca en el 2010. Personalmente creo que estos bandoleros, como otros muchos, fueron los desinformados “tontos útiles” de un sistema falaz, utilizados por el genocida Stalin para sus criminales intereses de “casta financiera” y que montaron (como el comunista Jean Paul Sartre dijo poco antes de morir) “ su ROBO_LUCIÓN CONTRA EL PUEBLO”.

www.teresafreedom.com

http://www.minutodigital.com/noticia...e-la-historia/