La última de Armengol: uso de pinganillos y más comisarios lingüísticos

Actualizado domingo 22/05/2011 10:00 horas


No se trata de una promesa electoral, sino de un plan, ya aprobado y que ha sido publicado en el Boletín Oficial de Baleares (BOIB) a sólo cinco días de las elecciones, en el que el gobierno insular del Consell de Mallorca, bajo la presidencia de la socialista Francina Armengol, prevé una larga lista de medidas para la «normalización lingüística» del catalán en la isla.

Entre otras, un aumento de las plazas de personal del Consell para implantar la figura de los comisarios lingüísticos en todos los departamentos del Consell; nuevas líneas de gasto para la concesión de ayudas económicas, algunas en función de la lengua que utiliza la empresa o entidad que solicite la subvención; acciones en todos los ámbitos para fomentar o imponer el catalán; y hasta el uso del pinganillo para realizar traducciones simultáneas en intervenciones de cargos públicos del Consell.

Una de las novedades del nuevo plan es la creación de los comisarios lingüísticos, «coordinadores» en el plan, que deberán supervisar el uso del catalán y velar por el cumplimiento de las medidas planteadas en todos los «departamentos, servicios y unidades» de trabajo de la institución. Asimismo, prevé la «dotación de puestos de trabajo destinados al asesoramiento lingüístico».

Todo ello cuando, en la legislatura que termina, el PSOE y sus socios del Bloc han dispuesto de más de medio centenar de cargos y sueldos en los departamentos de política lingüística del Govern, el propio Consell de Mallorca y el Ayuntamiento de Palma, todos ellos dirigidos por el PSM.

Lengua de uso 'preferente'

El plan tiene entre sus objetivos que el catalán sea la lengua de uso «preferente» en «todo tipo de actuaciones» de la administración insular, tanto ante otras instituciones, incluida la Unión Europea, como ante los ciudadanos, aunque en este caso «sin perjuicio de su derecho a elegir la lengua en que quieran ser atendidos». En el ámbito interno, incluye entre las medidas a aplicar la contratación de un servicio de traducción simultánea en las intervenciones de cargos públicos del Consell.

Así, abre por primera vez en Baleares la posibilidad de utilizar pinganillos durante actos en que alguno de los asistentes se exprese en castellano y no entienda el catalán. La medida se aplicará en los actos «en que sea necesario para garantizar la presencia de la lengua catalana», según recoge el texto, que también establece que el catalán debe ser la lengua «preferente» en las intervenciones de los responsables políticos del Consell.

Interstitial - Noticia