El control de la televisión autonómica aragonesa aparece entre los puntos destacados de la agenda de negociación entre PP y PAR para la nueva legislatura. Los aragonesistas han puesto sobre la mesa su propuesta: quieren asumir la dirección del canal público aragonés. Y los populares no se han opuesto. De hecho, algunas fuentes consultadas por ABC afirman que, aunque el acuerdo en este aspecto no está oficial y definitivamente cerrado, todo apunta a que Rudi está dispuesta a aceptar la petición del líder del PAR, José Ángel Biel. Algunos lo dan ya por hecho, pero habrá que esperar a que se estructure el pacto de legislatura entre ambos partidos, que ya han fijado un marco de cooperación mutua, lo que garantiza a Luisa Fernanda Rudi ser investida presidenta de la Comunidad autónoma y formar gobierno. El PAR no entrará en el Ejecutivo, pero habrá alianza institucional.

Desde la semana pasada está aclarado que Rudi contará con los votos —que le son imprescindibles— de los siete diputados del PAR en las Cortes de Aragón para ser investida presidenta de la región. Ahora toca cerrar el acuerdo, el detalle, algo que ya se está haciendo. Y en este proceso está presente el control de la televisión autonómica.

El PP avanzó hace varias semanas que en absoluto pone en cuestión la continuidad de la radiotelevisión pública aragonesa, ni siquiera cambiar su actual modelo de gestión —una reducida plantilla propia y la producción de programas externalizada a empresas privadas—. Lo que sí considera imprescindible es introducir ajustes que permitan abaratar su coste actual. La radiotelevisión cuesta anualmente a las arcas autonómicas cerca de 60 millones de euros y, previsiblemente, acabará el presente año con seis millones de endeudamiento.

El PAR coincide en buscar mayor eficacia para contener el coste y, en la medida de lo posible, reducirlo. Por lo tanto, hay coincidencia en este sentido con el PP.

Si finalmente, como todo apunta, Rudi acepta la solución propuesta por el PAR, la televisión autonómica quedará bajo control del partido que apoya al Gobierno, pero que no forma parte de él. La fórmula supondría una relevante cesión por parte del PP y un activo logrado por el PAR. Pero, al mismo tiempo, la operación también podría suponer ciertas ventajas para los populares. Por un lado, no asumirían la responsabilidad directa del canal en un momento en el que la gestión de las radiotelevisiones autonómicas resulta una cuestión económicamente espinosa. De otro, facilitarían el acuerdo político con el PAR para la gobernabilidad de Aragón, que es en estos momentos la cuestión prioritaria y crucial, y al mismo tiempo dejarían la televisión pública bajo control de su actual aliado, con el que además el PSOE es menos beligerante que con el PP. Dicho de otra forma, los populares se evitarían el riesgo de desgaste político con la gestión de la televisión, a costa de confiar en su aliado externo.

Biel, el miércoles, fue entrevistado en el programa «Buenos Días» de la televisión autonómica. A preguntas de ABC, no negó la más que probable asunción por parte del PAR del control del canal, cuya continuidad defendió con rotundidad. «Es el mejor modelo de televisión autonómica que hay en España», subrayó.

El canal público aragonés cumplió cinco años el pasado 21 de abril. La radio autonómica, por su parte, empezó sus emisiones en octubre de 2005. Nacieron por consenso, fue una apuesta del Gobierno PSOE-PAR y contó con el respaldo del PP. La radiotelevisión autonómica suma unos 800 profesionales, aunque solo 130 son de plantilla de esta empresa pública. El resto, cerca de 700, es personal de las empresas a las que la radio, y sobre todo la televisión, tienen subcontratada la elaboración de programas, los contenidos informativos y los servicios técnicos.

El PAR quiere el control de la televisin autonmica y el PP est disupesto a cederlo - ABC.es