Hace dos años, el 30 de Julio de 2009, la banda terrorista ETA asesinaba, con una bomba lapa adosada a su todoterreno en Palmanova (Calvià) a los guardias civiles, Diego Salva Lezaun, de 27 años y Carlos Sáenz de Tejada, de 28 años. (El primero en la parte de la izquierda de la imagen que ilustra este artículo y el segundo en la parte de la derecha). A este doble asesinato le siguieron días después, el 10 de Agosto, la explosión de tres bombas, dos de ellas en establecimientos de restauración de la zona turística aledaña a la ciudad de Palma y la tercera en las galerías comerciales situadas en los bajos de la céntrica plaza Mayor de Palma.

Aún siendo obvio no hay que dejar de recordar que nos encontrábamos en plena temporada turística y que el turismo es el principal y casi único motor económico de nuestras islas, con lo cual los atentados de ETA causaron, además del fallecimiento de los dos jóvenes guardias civiles y de las explosiones posteriores de las 3 bombas, que por suerte solamente causaron daños materiales, graves daños y perjuicios a todos los mallorquines.

Ni los graves y daños perjuicios causados ni el asesinato de los dos jóvenes guardias civiles parece importarles a los señores del PSM-EN ni a los de Esquerra Republicana ya que ninguno de esos dos partidos envió ninguna representación al acto-homenaje celebrado este pasado sábado, 30 de Julio, en Palmanova (Calvià) en recuerdo de los jóvenes guardias civiles asesinados por ETA hace dos años. Sin embargo si que estuvieron presentes en el acto representantes del PP, PSOE y UPyD.

Hace dos semanas comentaba en este mismo espacio que el portavoz de Bildu, había visitado mallorca invitado por el líder de Esquerra Republicana, Joan Lladó, y que este en un encuentro con los medios informativos había expresado “el apoyo explícito de su formación política a Bildu” y además consideraba necesaria la creación de una “Bildu mallorquina” que, según el, debería estar formada principalmente por Esquerra Republicana y PSM-EN. Desde el PSM-EN no se rechazo dicha posibilidad con lo cual es de suponer que, como mínimo, lo estarán pensando y valorando.

Bildu en el país vasco no solamente no reclama a ETA su disolución y se niega a condenar los atentados de ETA sino que además no asiste a ningún acto en recuerdo de atentados terroristas de ETA. Y no solamente eso, desde el reciente acceso de Bildu a las instituciones vascas, el hostigamiento a las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado así como a los representantes de los partidos políticos de ámbito estatal desde sectores “abertzales” va en aumento.

Por tanto no parece descabellado pensar que ya que Esquerra Republicana, a través de su líder Joan Llado, ha expresado su apoyo a Bildu, los integrantes de dicho partido estarán conformes y de acuerdo con las actitudes descritas en el anterior párrafo. Y es por tanto de suponer que ese debe de ser también uno de los motivos por los cuales, ni Esquerra Republicana ni el PSM-EN, asistieron este pasado sábado al acto-homenaje de Palmanova (Calvià).

Es evidente y obvio que no todas las personas pensamos igual y precisamente por eso es también lógico que haya partidos políticos con diferencias y discrepancias ideológicas ya que, al fin y al cabo, los partidos políticos están formados por personas. Precisamente por eso uno de los signos fundamentales y diferenciador de la democracia frente a otros tipos de gobierno, como por ejemplo las dictaduras, es que se pueda discrepar y pensar de maneras distintas sin necesidad de tener que matar a agredir a nadie.

Conozco al líder de Esquerra Republicana en Manacor y concejal del Ayuntamiento, Joan Llodrà, así como al líder del PSM-EN en Manacor, Sebastià Gayá “Garba”, y también concejal del ayuntamiento. A ambos los conozco personalmente y los tengo en gran estima pese a nuestras evidentes discrepancias ideológicas en algunos temas y creo que es necesario que ambos expliquen por qué motivo sus respectivos partidos políticos no asistieron al acto-homenaje del pasado sábado.

En un sistema democrático, como teóricamente se supone que es el nuestro, es inaceptable e intolerable que directa o indirectamente se pueda defender el uso de la violencia para la consecución de fines políticos ya que para eso, entiendo que están o deberían de estar los partidos políticos, tal y como comento en un párrafo anterior.

No debemos olvidar que no solamente es responsable de un asesinato el que pone una bomba o pega un tiro en la nuca sino que también es responsable el que políticamente justifica una acción como esa o sencillamente no la condena, de forma clara, rotunda y sin paliativos. Seguramente por eso me produce escalofríos el oír hablar de una “Bildu a la mallorquina” ya que la realidad política y social de Mallorca y de las Islas Baleares no tienen absolutamente nada que ver con la realidad política y social del País Vasco.

Nota: Este artículo ha sido publicado en el Nº 1.285 del semanario de Manacor, "7Setmanari" , el 5 de Agosto del 2011.

Políticamente Incorrecto: La doble moral de nacionalistas e independentistas