Otra vez ha ocurrido. Después de la censura publica al plan de asociación de “Amics de sa Llengo y Cultura de Baléàs”, un nuevo proyecto cultural í*ntegramente balear, ha sido prohibido por Instituciones propias de Baleares.

Hace unos meses con enorme intencionalidad planteé la necesidad de llevar al terreno cultural las tesis que Unió d’es Pobble Baléà, (UPB) habí*a defendido hasta la actualidad en el ámbito polí*tico; el Balear o Mallorquí*n como lengua propia de los Baleares. La aspiración de: “Nòu Baléarisme” pretendí*a ser un referente que aunara las diferentes sensibilidades del gonellismo Balear, entendiendo cual es el sentimiento mayoritario que ha existido siempre a favor de la identidad y cultura de nuestra Comunidad.

Unos estatutos meticulosamente estudiados por los asesores jurí*dicos de UPB, fueron presentados en la “Conselleria de Presidència y Esports del Govern de les Illes Balears” regida por la Hble. Sra. Marí*a Rosa Puig Oliver. Estos estatutos ahora han recibido un decreto de negación al amparo de una resolución consultiva de la “Direcció General de Polí*tica Lingüí*stica”, y más concretamente de su Director General el: Excmo. Sr. Miquel Melià Caules. El Balear no existe. Por lo tanto, no puede ser ni enseñado ni divulgado.

Entiendo sinceramente que no es este el lugar para entrar en controversias de carácter filológico, sin embargo el tan traí*do conflicto lingüí*stico entre Baleares y Cataluña, sigue teniendo una doble vara de medir para diversos polí*ticos y burócratas de Baleares, en las que constantemente por desdicha, salen apoyadas las tesis catalanistas.

Sr. Melià: ¿Acaso cuentan con reconocimiento oficial los desconocidos “Països Catalans”? No. Sin embargo, asociaciones como la OCB, “El Lobby per la Independència”, “Joves de Mallorca per la Llengua”, y un largo etc. de grupos pan-catalanistas en cuyos estatutos se propugna la anexión de Baleares a Cataluña en el marco de los inconstitucionales “Països Catalans”, si gozan de un estatus de legalidad que usted ha negado a “Nòu Baléarisme”.

Sus débiles argumentos caen por su propio peso. Su dictamen, igual que el de la Consellera Puig Oliver, a omitido diversos mandatos constitucionales, tanto de libertad de expresión, como de protección de derechos fundamentales, (Léase artí*culos 3 y 20 de la Carta Magna). No están basados en objetividades; sino en una doctrina que desde la posición publica que ustedes ostentan, aspiran a imponernos al resto de ciudadanos de Baleares como ejemplo de pensamiento único.

David Gil de Paz
Vicesecretàri Gral. de s’Unió d’es Pobble Baléà

La lengua prohibida de Baleares | CARTAS AL DIRECTOR | Noticias de Mallorca