Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y poder obtener estadísticas de uso. Al continuar con tu navegación significa que das tu consentimiento a nuestra política de cookies.

Continuar
Resultados 1 al 2 de 2

Tema: No nos tiran cócteles molotov, pero nos han convertido en muertos civiles en Cataluña

  1. #1
    Centenar de la Ploma Avatar de ArrosEnFesols
    Fecha de ingreso
    28 sep, 10
    Mensajes
    750

    No nos tiran cócteles molotov, pero nos han convertido en muertos civiles en Cataluña

    50 años de teatro a la espalda y Albert Boadella sigue haciendo sangre. El fundador de Els Joglars, la compañía privada más longeva del panorama patrio, aprovecha su último montaje -una reedición de 'El Nacional' que estrenó en 1993- para arremeter contra sus fantasmas. En este caso, el catalanismo, que les ha convertido en "muertos civiles en Cataluña", y las grandes estructuras teatrales que se mantienen con dinero público. Y lo dice él, que ostenta el cargo de director artístico de los Teatros del Canal de la Comunidad de Madrid.

    Boadella (Barcelona, 1943) sigue en plena forma. Desde que su compañía empezase a hacer de las suyas en 1961, sus críticas al poder le han valido "un consejo de guerra, cárcel, intentos de atentando -'un día nos desmontaron las ruedas del coche para que nos matásemos-, exilio y ahora, el autoexilio en Cataluña". Contrapartidas que, asegura, siguen sufriendo por no aceptar ciertos cánones.

    "Cuando podíamos haber sido la gran compañía oficial catalana, decidimos ponernos en oposición a esta idea y ser muy críticos con el nacionalismo.
    Y cuando hemos visto que la generación progre había entrado en terrenos muy sectarios y creía tener la verdad sobre todo, no hemos dudado en cuestionarlo, yendo contra una parte muy importante de nuestro público. ¡Y claro que sufrimos las consecuencias! No son físicas, como antes, pero sí otras muy graves. Por ejemplo, a nivel mediático, en Cataluña se ha producido una erosión constante hacia el trabajo de Els Joglars. El catalán, que era un mercado muy importante para nosotros, ahora no existe y las consecuencias económicas para nuestra subsistencia han sido muy duras. Así que no nos tiran cócteles molotov, pero nos han convertido en muertos civiles en nuestra propia tierra. No les interesamos porque no hacemos teatro en catalán. No nos quieren. Nos han considerados traidores a la causa", afirma.

    ¿Habéis sentido muchas veces que estabais al límite, que Els Joglars no seguiría? "Ha habido momentos muy duros, a nivel político y económico. La crisis actual nos ha afectado mucho. Las giras son cada vez más complicadas, los ayuntamientos no pagan... Además, hemos tenido siempre niveles muy bajos de ayuda pública -las subvenciones, del Ministerio de Cultura, sólo suponen el 7% del presupuesto de la compañía- porque no la hemos exigido y porque las administraciones no estaban dispuestos a dárnosla. Nos miran con distancia porque no somos gente de fiar porque les podemos salir por un sitio insospechado".

    Críticas a los teatros públicos

    Tan insospechado como que critiquen los teatros públicos cuando él mismo es director artístico de uno, el del Canal, de la Comunidad de Madrid. Y es que 'El Nacional, la obra musical que Joglars ha elegido para conmemorar su 50 aniversario, ataca a las grandes estructuras teatrales que "atentan contra la poesía del teatro". "Los grandes teatros como el Real son de difícil mantenimiento en las circunstancias actuales. Son estructuras demasiado grandes", dice Boadella.

    ¿Cómo se va a tomar esto Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad y su jefa en Canal? "En mi sueldo no va incluida la libertad de expresión. Esperanza Aguirre sabía lo que yo valoro la libertad de expresión cuando me contrató, y si no le gustase, no lo habría hecho. Esto es una crítica a los grandes teatros de ópera que se comen el 90% de los presupuestos escénicos, una crítica a los teatros públicos, pero una cosa no quita la otra. Sería masoquista si yo fuese director del Real, pero en el caso del Canal se puede compaginar bien porque es un teatro con presupuesto bajo, muy austero. Es un ejemplo de teatro público, con las obras que gustan al contribuyente, que es el que paga la programación. Y yo, que he sufrido el sectarismo en los teatros públicos españoles, que nos han vetado muchas veces, he intentado hacer un teatro distinto".

    En este 50 aniversario, Boadella reconoce que a veces añora el pasado: "En el 61 la gente iba al teatro como el que iba a misa. Uno a veces siente nostalgia de ese público tan apasionado y tan feligrés, que venía a verte buscando un mensaje transgresor que le alimentaba espiritualmente durante un mes". Y reconoce que los años van pesando: "Para una forma de dirigir como la mía, es muy cansado. Ensayo bien por las mañanas y mal por las tardes, antes aguantaba 10 ó 12 horas sin darme cuenta y ya no. En la forma en que yo trabajo estoy ya en una cuenta atrás". Cuenta atrás en la que, parece, no pierden fuerza las críticas.

    'No nos tiran ccteles molotov, pero nos han convertido en muertos civiles en Catalua' | Metrópoli | elmundo.es

  2. #2
    Administrador Avatar de Manhattan
    Fecha de ingreso
    15 nov, 05
    Ubicación
    NYC-VALENCIA
    Mensajes
    1,285
    Boadella creo que jamás estaría contra Alemania, sino contra el nazismo, por lo que deduzco que jamás estuvo contra Cataluña, sino contra el catalanismo.

Etiquetas para este tema

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •