Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 38

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 39

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 41

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 42

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 43

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 38

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 39

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 41

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 42

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 43

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 38

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 39

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 41

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 42

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 43

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 38

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 39

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 41

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 42

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 43

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120
Historias de aventureros valencianos

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y poder obtener estadísticas de uso. Al continuar con tu navegación significa que das tu consentimiento a nuestra política de cookies.

Continuar
Resultados 1 al 4 de 4
Like Tree4Me gusta.
  • 2 Post By Aparisi
  • 1 Post By Aparisi
  • 1 Post By Aparisi

Tema: Historias de aventureros valencianos

  1. #1
    Centenar de la Ploma
    Fecha de ingreso
    18 abr, 06
    Mensajes
    506

    Historias de aventureros valencianos

    Abro este hilo para traer a grandes figuras valencianas en el ámbito de la aventura, las expediciones y los descubrimientos. Empiezo por este magnífico artículo sobre el explorador Marcelino Andrés sacado de la Sociedad Geográfica Española:

    Sociedad Geográfica Española: El explorador Marcelino Andrés

    El explorador Marcelino Andrés
    Lola Escudero en su artículo "Historia de las sociedades geográficas", aparecido en el nº 1 de la revista de la SGE, relaciona los nombres de algunos exploradores españoles de la segunda mitad del pasado siglo. La lista no es completa, ni creo que fuese ese el objetivo de la autora del citado artículo. Por ello quisiera añadir el nombre de un paisano mío que en la primera mitad del siglo XIX realizó interesantes exploraciones por el continente africano y cuyo nombre, salvo el hecho de figurar e el nomenclador callejero de la ciudad de Valencia, es poco conocido.

    En el nomenclador urbano de la ciudad de Valencia figura una calle con el nombre de "Explorador Andrés". Se encuentra ésta en el Distrito Marítimo, en una zona cuyas calles ostentan nombres de personajes de la historia más reciente de la capital. Comienza en la calle del Dr. Manuel Candela y termina en la del Músico Ginés. Corre, pues, paralela a la avenida de Blasco Ibáñez.

    Contra la creencia de que Valencia ha carecido en su nómina de destacados personajes representantes del mundo de la exploración o la aventura, he de afirmar que sí los ha tenido en todo tiempo y prueba de ello pueden ser el botánico Rojas Clemente (siglo XVIII), natural de Titaguas (Valencia), o el personaje que es protagonista de es te artículo. Y aún hoy hay valencianos, conciudadanos actuales, que tienen en la aventura una constante de sus vidas.

    Debería citar, entre otros, a Antonio Sánchez Ariño, que ha sido el primer cazador de elefantes español profesional; a Miguel Gómez Sánchez, montañero que participó en la exploración del Hielo continental Patagónico en compañía de Eric Shipton, y dirigió luego las expediciones valencianas que conquistaron la Cara Sur del Aconcagua (primeros españoles) y el Naga Parbat (primer "ocho mil" valenciano) y a Enrique Guallart, primer español que llego andando al Polo Norte y que actualmente está llevando a cabo la gesta conocida como "El Desafío de las Cinco Cumbres". Como también podríamos hablar de algunos misioneros valencianos que han estado en la Amazonía y regiones de áfrica llevando la doctrina de Cristo, al mismo tiempo que abrían territorios desconocidos hasta entonces. Ellos son prueba de que Valencia también ha dado hombres valientes e intrépidos frente a lo desconocido, aventureros y exploradores en una palabra.

    El "Explorador Andrés" que da nombre a la calle del Distrito Marítimo se llamaba Marcelino Andrés Andrés. Nació en Vilafranca (Castellón), el 14 de mayo de 1807. Era hijo de una humilde familia que, con gran esfuerzo, lo pudo enviar a Barcelona para que estudiase la carrera de medicina.

    En la ciudad condal trabó amistad con el naturalista de la Paz Graells, el cual influyo sobremanera en Marcelino Andrés, despertando en él un gran interés por la Botánica. Los dos jóvenes trabajaban juntos y concibieron el proyecto de realizar un viaje al continente africano para estudiar su flora. Por aquel entonces un viaje de tales características adquiría casi tintes épicos. Pero nada enfrió el entusiasmo del castellonense. éste, a raíz del cierre de la universidad catalana a causa de los disturbios políticos de la época y venciendo múltiples problema de toda índole, en el año 1830 conseguía embarcarse en un bergantín de los que se dedicaban al comercio de esclavos, rumbo a Benini, antigua Dahonmey o reino del Dam-Homé. El litoral del Dam-homé era una importante base de comercio entre áfrica, Europa y las Antillas, principalmente en la trata de negros.

    Durante su estancia en aquel país tuvo ocasión de actuar como médico, requerido por su monarca. Permaneció dos meses allí y luego prosiguió su periplo hacia el Sur, llegando hasta Guinea. De este punto saltó a la otra orilla del Atlántico, racalando primero en Cuba y luego en Brasil, para volver otra vez a Dahomey.

    Reclamado de nuevo por el rey de DamHomé, fue médico de aquella corte durante dos años. En este tiempo llevó a cabo numerosas exploraciones por el áfrica occidental, especialmente pro el golfo de Guinea y sus islas, Santo Tomé, Annobon, Príncipe, Fernando Poo, etc. Resultado de estos viajes fue la confección de un herbario con más de seis mil plantas de aquellos territorios, así como una gran colección de mariposas e insectos.

    Preparado su regreso a Barcelona embaló el fruto de aquellos años de viajes y exploraciones, y también de sufrimientos y enfermedades tropicales, para su envío a España en un barco que hacía el viaje directo, pues él había proyectado un viaje de regreso con escalas en varios puntos de áfrica en los que proseguiría sus estudios y exploraciones.

    Al llegar a Barcelona quedó desolado cuando le comunicaron que todo su bagaje científico estaba todavía en Dahomey, pues lo había olvidado allí el capitán del barco encargado de su traslado. Fácil es imaginar su amarga contrariedad, sobre todo porque diversos problemas familiares le impedían volver a áfrica de momento. A ello se unió la epidemia de cólera que azotaba las tierras catalanas y ala que no pudo sustraerse, muriendo víctima de ella el 20 de abril de 1852, es decir, cuando contaba solamente 45 años de edad y tenía ante él un brillante futuro científico.

    Afortunadamente Marcelino Andrés había llevado consigo el manuscrito con el diario de sus viajes y exploraciones. Antes de morir se lo entregó a su amigo mariano de la paz, el cual a su vez lo depositó en el Museo nacional de Ciencias naturales. La real Sociedad Geográfica Española, antes de que se cumpliera el centenario de su muerte, lo editó en 1933 bajo el título de "Relación del viaje de Marcelino Andrés por las costas de áfrica, Cuba e isla de Santa Elena".

    Esta obra es de sumo interés, tanto desde el punto de vista geográfico, como del etnográfico, y pone de relieve la gran tares que desarrolló el explorador valenciano en aquellos territorios africanos.

    José Soler Carnicer
    Lobivalentian y a adlerta Les gusta esto
    Todos bajo los pliegues de nuestra

    Señera

    juntos a una voz, hermanos venid.

    ¡Ya en el taller y en el campo resuenan

    cantos de amor, himnos de paz!



    ¡Paso a la Nación

    que avanza en march

  2. #2
    Centenar de la Ploma
    Fecha de ingreso
    18 abr, 06
    Mensajes
    506
    Bueno, este post lo he abierto para que todos participéis y compartamos historias de aventureros y gestas valencianas por el mundo.

    Voy a hablar de un gran aventurero valenciano, Toni Sánchez Ariño, que aún a sus 80 años aún sigue recorriendo tierras inhóspitas dedicándose a la caza profesional. Desearia que este tema no levantase polémica como el del arte de la tauromaquia. En cualquier caso antes de hacer cualquier interpretación leer detenidamente las opiniones de este insigne aventurero valenciano. Estracto de un reportaje de 2003 (Sánchez Ariño sigue en activo actualmente):

    Los llamaban “white hunters” (cazadores blancos) y formaban una peculiar tribu a medio camino entre los exploradores victorianos y los rastreadores nativos. La leyenda los dibuja con la mirada torva, el salacot calado, un rifle en una mano, un vaso de whisky en la otra y el codo apoyado perezosamente en la rugosa piel de un gigantesco elefante muerto. Eran cazadores profesionales, generalmente europeos, pero estaban perfectamente capacitados para respetar la máxima “masai” según la cual un hombre sólo necesita para sobrevivir “agua y voluntad”. Para algunos eran héroes que se jugaban la vida en cada lance cinegético; para otros, inadaptados sedientos de sangre.

    Tony Sánchez-Ariño forma parte de este selecto grupo de cazadores. Una complicidad que hace que su último libro, “Cazadores de elefantes. Hombres de leyenda” (Editorial Nyala), sea uno de los textos más importantes jamás escritos sobre la caza, la naturaleza y la aventura en África. Crónica apasionada de una época, de un animal formidable y de unos hombres irrepetibles, dedica los capítulos iniciales a la historia del comercio del marfil, desde los primeros cargamentos que bajaron por el Nilo 1.400 años antes de Cristo hasta el descubrimiento de los cazaderos más nutridos, en el enclave de Lado y en el Alto M´bomú.

    El pasado mes de julio, Sánchez-Ariño cumplió 53 años como cazador profesional. En el momento en que se publique este reportaje se encontrará en Tanzania, siguiendo las huellas de algún gran elefante. Es el último cazador blanco en activo. El único español que ha pertenecido a la histórica Asociación de Cazadores Profesionales de África Oriental, socio fundador y vitalicio de la Asociación de Cazadores Profesionales Africanos (APHA). Jamás ha cazado de forma furtiva, jamás ha sufrido un accidente de caza, jamás ha confiado su suerte a pequeñas escopetas... En el campo de batalla le acompañan un 416 Rigby, un 500 Jeffery Mauser, un 505 Gibbs o un Express 475, cañones en forma de rifle capaces de tumbar a un animal con el tamaño de un camión y la fuerza de un tanque. Estas armas, algunas con más de 80 años de vida, son piezas artesanales que se mantienen en perfecto estado de revista. El cazador profesional viaja sólo con una de ellas, cargada con munición capaz de derribar un coloso de cuatro toneladas de peso.

    “Pero cuidado, porque yo no mato elefantes; yo los cazo”, dice. “Son dos cosas muy diferentes. Hay que dar al animal su oportunidad... Los profesionales de la caza en África siempre hemos querido ser gentleman hunters, auténticos deportistas. Pero eso se ha perdido para siempre...”. Sánchez-Ariño nació para cazar elefantes. Hijo de un famoso cirujano valenciano, sintió desde muy niño la llamada de África. Y lo hizo por pura intuición, puesto que no tuvo ni familiares ni amigos cazadores o viajeros. “Nadie de mi familia ha tenido jamás un arma en las manos”, asegura, aunque reconoce que ha llevado a sus tres hijos de safari. “Pero no se han interesado nada. Lo mío debe de ser un atavismo. Mis padres me contaban que con dos o tres años yo sólo hablaba de salvajes con lanzas y leones, y que jugaba con una escopeta de tapón de corcho matando moscas en los cristales de las ventanas. Pero para mí no eran moscas, eran elefantes...”.

    Siguiendo la tradición paterna estudió Medicina, pero sin interesarle lo más mínimo. Su cabeza estaba en África, lugar al que viajó por primera vez en 1952. En la entonces llamada Guinea Española cobró sus dos primeras piezas: un par de gorilas que saqueaban las plantaciones y atemorizaban a los nativos. El primer elefante cayó poco después, justo en la frontera con Camerún. Era el comienzo de una de las carreras cinegéticas más importantes de todos los tiempos.

    “¡Sólo vive de veras quien jamás se detiene!”. La frase, colgada entre cuernos de kudu y pieles de leopardo en una de las paredes de su despacho-biblioteca, define a la perfección un modo de vida basado en la acción. “Ortega y Gasset, en su prólogo al libro Veinte años de caza mayor, del Conde de Yebes, decía que para que la caza fuese caza debía conservar dos factores imprescindibles: la dificultad y la inseguridad. Actualmente se ha perdido ese espíritu, y la caza no es caza, es una farsa, es plástico cinegético”. Palabra de un hombre que se ha enfrentado a los cinco grandes (elefante, león, búfalo, leopardo y rinoceronte) y vive para contarlo.

    En su libro más reciente, Cazadores de elefantes. Hombres de leyenda (Editorial Nyala), Sánchez-Ariño recuerda cómo un cazador británico llamado William A. Pickering no pudo detener el ataque de un elefante con su 577 Nitro. “El animal lo derribó, le puso una pata encima y, enroscándole la cabeza con la trompa, tiró hacia arriba, arrancándole la cabeza de cuajo, como si descorchara una botella. Luego la tiró entre la maleza –donde su equipo de nativos la encontró más tarde intacta–, dedicándose a pisotear el cuerpo de Pickering hasta que éste se convirtió en una pulpa irreconocible, formando un amasijo horrible de restos humanos mezclados con tierra, hojas y hierba”.

    Cuesta trabajo creer que, después de medio siglo cazando animales peligrosos, Sánchez-Ariño jamás haya sufrido un accidente. Pero es cierto. “Ni yo ni nadie de los que han cazado conmigo, clientes y nativos, hemos tenido nunca un arañazo. Sí me he llevado algunos sustos. Los peores ratos me los han hecho pasar leones heridos... Son muy rápidos, muy peligrosos. Recuerdo una vez en Uganda, en marzo del 62, cuando a orillas de un río cerca del lago Alberto tuve que seguir el rastro de una pareja. Un alemán que venía conmigo disparó a un león y el animal se lanzó a un barranco. Yo fui corriendo para allá y al llegar al borde vi que el león salía corriendo y le disparé, pero desapareció en la hierba. Le escuché gruñir a la izquierda... pero poco después oí gruñidos también a la derecha. Eran dos. El primero, herido por el alemán, había caído sobre otro que estaba tumbado en el barranco, y al que yo había herido cuando salió huyendo. Tenía dos leones heridos sumergidos en una hierba de dos metros de altura. Y jamás se puede abandonar un animal herido a su suerte. El alemán lo dejó en mis manos. Empecé por el de la izquierda. Abría la hierba con el cañón del rifle, muy despacio, sin hacer ruido... hasta que vi una sombra marrón alargada. Tres tiros y seco. Recargué y a por el otro. Tardé 10 minutos para andar 20 metros, pero nada. No había león. Pensé que me había equivocado y que sólo había uno cuando, caminando en otra dirección, casi me da en la cara una serpiente... o lo que yo creía que era una serpiente. En realidad, era la cola del segundo león, que estaba sentado como un perro, dándome la espalda, aturdido por el primer disparo. El león se dio cuenta de mi presencia en ese mismo momento y se volvió a por mí. Le paré con un tiro intuitivo, sin apuntar, a unos pocos metros. Mis suspiros de alivio se debieron de escuchar en toda Uganda".

    Para alguien que ha vivido los mejores días de la caza en África, con rebaños de 500 elefantes cubriendo las colinas, es difícil acostumbrarse a las nuevas modas cinegéticas. “Hoy podemos decir que en la mayoría de los países africanos la caza está acabada. La caza entendida de manera romántica, auténtica. Muchos clientes, antes de preguntar por los elefantes que vamos a cazar, se interesan por los vinos, los sitios donde vamos a dormir, si hay piscina, si se puede cambiar el sabor de la mermelada del desayuno... Por eso tiene éxito la caza que se está poniendo de moda en África meridional, la caza en granjas, que se venden como safaris pero que en realidad son excursiones cinegéticas en las que se masacran animales que no tienen ninguna posibilidad de escapar. Crían a los bichos en granjas y se los venden a los dueños de las fincas antes de que llegue el cazador. Los leones son un buen ejemplo. Hay empresas que cobran, por cazar uno, 25.000 dólares, garantizándolo en dos o tres días en el campo. ¿Cómo lo logran? Muy fácil: crían los leones como gatos o los compran en algún safari-park. Cuando aparece un cliente, eligen uno y lo meten en una jaula. Lo dejan una semana sin comer y sin beber. Pasean al cazador por la reserva enseñándole algunas huellas de león, que se pueden hacer con unos moldes, y le cuentan que por ahí vive un macho solitario que es muy fiero. Cuando llega el día previsto para cazar matan un burro, lo arrastran 300 metros para que deje un buen rastro y abren la puerta de la jaula del león a pocos metros para que, muerto de hambre y sed, se lance a por el cadáver del pollino. Avisan por radio de que un león ha matado a un animal en tal sitio y la expedición se pone en marcha. Poco después, el temerario cazador, arriesgando su vida, fusila al inocente león. Llegan las enhorabuenas, las sonrisas, las fotografías...”.

    Con los elefantes pasa algo parecido. Al viejo profesional no le gusta hablar del tema, pero finalmente reconoce que buena parte de la caza de estos colosales animales es una farsa. “Hay empresas de Sudáfrica que se anuncian en España: por 55.000 euros garantizan al 100% un elefante con un mínimo de 60 libras por colmillo y en sólo cuatro o cinco días de caza. ¿Cómo puede garantizar nadie un elefante, y menos aún con un peso determinado en los colmillos? Muy sencillo: comprándolos en las subastas de algunos parques nacionales en los que sobran elefantes. Les duermen, les pesan y miden, los transportan hasta sus fincas y los sueltan en zonas valladas y electrificadas de donde no pueden escapar. Una estafa. Es como cazar en un zoológico. Pero lo más triste es que los cazadores que pagan esas cantidades saben que los están engañando, saben que en África ya no hay grandes elefantes para cazar”.
    Última edición por Aparisi; 15/09/2011 a las 22:16
    adlerta Le gusta esto.
    Todos bajo los pliegues de nuestra

    Señera

    juntos a una voz, hermanos venid.

    ¡Ya en el taller y en el campo resuenan

    cantos de amor, himnos de paz!



    ¡Paso a la Nación

    que avanza en march

  3. #3
    Senescal de lo Regne Avatar de Xavier
    Fecha de ingreso
    30 ene, 10
    Ubicación
    Castelló
    Mensajes
    3,349
    Aparisi, es un fil molt interessant i pense que deurieu de ficar ad estos personages importants valencians en nostra Uiquipedia: Portada - Uiquipèdia

  4. #4
    Centenar de la Ploma
    Fecha de ingreso
    18 abr, 06
    Mensajes
    506
    Una de mis aventureros valencianos preferidos: el descubridor y conquistador Diego Ramírez de Arellano.

    Diego Ramírez de Arellano (Játiva, ? - un lugar desconocido, 1633), fue un marino y cosmógrafo español que alcanzó gran notoriedad en su profesión, sobre todo por haber participado como piloto en la expedición García de Nodal a la región del estrecho de Magallanes, una expedición que estableció en esa época una marca de navegación más al sur descubriendo las islas Diego Ramírez, que siguieron siendo «el punto más al sur», hasta el descubrimiento de las islas Sandwich por el capitán James Cook en 1775.

    Era na*tural de "Xátiva en el Reyno de Va*lencia", como él mismo anotó en su diario de navegación.

    Realizó sus estudios en Valencia y en Sevilla. Su verdadero nombre era Alfonso o Ildefonso, pero en Madrid, por razones que se desconocen, se hizo llamar Diego.

    Por orden de Felipe III, entre 1618 y 1619 participó como piloto en la expedición García de Nodal, liderada por los hermanos Nodales a la región del estrecho de Magallanes, siendo los descubridores de las llamadas, en su honor, islas Diego Ramírez.

    Partieronde Lisboa el 27 de septiembre, constaba la expedición de dos barcos con «Artillería, mosquetes, picas, chu*zos (...) y marineros portugueses que iban como por fuerza, persua*didos de ser la navegación remota y dificultosa» pero «causó admi*ración la brevedad con que pusie*ron en efecto el mandato del Rey, pues en diez meses fueron, vieron y vinieron; ninguno peligró, ni le do*lio la cabeza».

    Es su viaje puso nombraron la Tierra de Fuego, llamándola isla de Játiva entre otros lugares, como el estrecho de San Vicente Martir en honor la patrón de Valencia (ahora estrecho de Le Maire).

    Sobre él escribía el cronista de Felipe III, Gil Dávila, «Diego Ramírez, natural del Reyno de Valencia, que estudió vientos, tiempos, alturas y grados; sondeó, observó y demarcó sitios, haciendo inmortal su nombre en los extremos del mar y la tierra».

    Las observaciones realizadas por Ramirez son coincidentes con las de Darwin en muchos aspectos, pese a los dos cientos años que separan a unos de otro.

    En 1620 fue nombrado Piloto Mayor de la Casa de Contratación de Sevilla. Escribió, entre otras obras relacionadas con la navegación, el Reconocimiento de los estrechos de Magallanes y de San Vicente y algunas cosas curiosas de navegación (1621).

    Falleció el año 1633 en lugar desconocido.


    Por cierto, toda esta información está sacada de la Enciclopedia General del Mar, editada en Barcelona en 1965. Como decía un buen amigo, un viejo lobo de mar catalán, "hoy en día de escribirse en Barcelona la biografía de Diego Ramírez por decreto de la generalitat se ocultaría directamente sus anotaciones personales sobre su nacimiento en el Reino de Valencia y se presentaría como marino catalán. El catalanismo es así: detesta de boquilla el descubrimiento de América, quiere que no se celebre el 12 de octubre pero por otro lado alucina con la idea poco probable de que Colón fuese catalán y cuando algún personaje le sirve para invertarse su historia lo usan, aunque hayan sido leales súbditos de la Corona Española".

    Bueno, ¿y nadie más aporta nada sobre este tema de aventureros valencianos?
    adlerta Le gusta esto.
    Todos bajo los pliegues de nuestra

    Señera

    juntos a una voz, hermanos venid.

    ¡Ya en el taller y en el campo resuenan

    cantos de amor, himnos de paz!



    ¡Paso a la Nación

    que avanza en march

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •