Zaragoza.- La Justicia catalana ha vuelto a dar la razón a las parroquias aragonesas en el litigio de los Bienes religiosos. La Audiencia ilerdense ha desestimado el recurso de los Amigos del Museo de Lérida sobre la demanda que contemplaba la posibilidad de que los Bienes pertenecieran al Obispado catalán.

Este fallo no entra a valorar a quién pertenecen las piezas, sino que determina que los demandantes no tienen derecho para intervenir en el conflicto, porque no son principales afectados del mismo.

“Los amigos del museo no son quienes para influir en las decisiones del Obispado porque no tienen legitimación en el derecho civil para obligar a la institución religiosa a que se declare o no dueños de las piezas”, ha explicado a ARAGÓN PRESS el abogado de Apudepa (Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés), Jorge Español.

El fallo señala también que los acuerdos firmados entre los Obispados de Barbastro-Monzón y Lérida, en los que se regula la posesión de los Bienes, no son contrarios al orden público y son válidos en el derecho civil.

“Queda claro que la Diócesis catalana no es dueña por usucapión, sino que lo son las parroquias aragonesas porque el Obispado de Lérida ya ha ejercido su derecho”, por lo tanto, para el letrado “este tema está ya zanjado”. “La Santa Sede debe dejarse de cautelas y obligar a la Diócesis catalana a que devuelva las obras de arte”, ha sentenciado el abogado.

Español ha señalado además que no cabe ninguna posibilidad de recurso ante esta decisión, lo que demuestra, a su juicio, que los demandantes han hecho “un auténtico ridículo” y ha insistido en que se ha tratado de una acción para “demorar la entrega de las piezas”.

El que hasta ahora es el último escollo administrativo es la impugnación que ha presentado la Generalitat contra la catalogación del Gobierno de Aragón sobre los Bienes. Para Español, las posibilidades de éxito de esta impugnación son “irrisorias”.

La Justicia catalana desestima el recurso de los Amigos del Museo de Lrida