Barcelona cierra un 35% más de oficinas bancarias que Madrid durante la crisis

El ajuste del sector financiero ha calado más hondo en algunas regiones que en otras. Las entidades han cerrado en España 4.700 sucursales en tres años, el 10% del total. Por encima de la media está la provincia de Barcelona (-15,5% ó 914 sucursales), ya que las fusiones entre “caixas” contemplaban muchos solapamientos. Madrid (-11% ó 674 oficinas) sigue menos “bancarizada” que la ciudad condal.

España alcanzó en septiembre de 2008 su pico en número de oficinas bancarias con más de 46.100, según datos de Banco de España (BdE). Pese a que la amenaza a una desaceleración económica era una posibilidad real tras varios años de boom del ladrillo, las entidades hicieron oídos sordos y abrieron 2.700 sucursales entre finales de 2006 y finales de 2008. En cada nueva promoción surgían nuevos establecimientos.

El ajuste desde esa fecha ha sido relevante y a un ritmo similar al de aperturas de los años anteriores, ya que se han cerrado 4.700 sucursales en menos de tres años, el 10% del total. En verano de 2009 ya se hablaba sin tapujos de que a España le sobraban al menos el 20% de su red de oficinas bancarias. Por lo tanto, según esta premisa, en los próximos meses se cerrarán 4.000 ó 5.000 sucursales, aunque no de forma homogénea en todo el territorio.

Barcelona, tanto la capital como la provincia, y el resto de Cataluña están a la cabeza de la reestructuración del sector bancario. De diez cajas de ahorros ha pasado a tres bancos-cajas en menos de tres años: Unnim, CatalunyaCaixa (CX) y Caixabank. Según datos de BdE, en la Ciudad Condal se ha echado el cierre al 14,3% de las sucursales (304) desde septiembre de 2008, mientras que en la provincia hay ahora un 15,5% menos. Cerca del 20% del ajuste bancario español (914 sobre 4.700) se ha producido en la provincia de Barcelona.

“Unnim ha cerrado el 7% de sus oficinas entre final de 2010 y el primer semestre de este año, y el 93% de su red está en Cataluña. CX, el 12%, y el 60% de su red está en la región, mientras que Caixabank ha suprimido el 3% de su red de sucursales y el 34% está en Cataluña”, explica un banquero que prefiere mantener el anonimato. “De diez cajas que había, sólo queda una y un par de nacionalizadas está en venta”.

El caso de Madrid es diferente, ya que sólo operaba una entidad local (Caja Madrid) que, en cualquier caso y como el resto del sector, ha tenido que llevar a cabo un profundo ajuste tras su fusión con Bancaja y otras cinco pequeñas cajas regionales. Según datos públicos, en la Comunidad de Madrid hay ahora 674 sucursales menos (-11%) que en el momento más álgido del sector financiero. Esta región ha protagonizado el 14% del ajuste del país.

Pese a que el descenso en su capacidad instalada ha sido menor, Madrid cuenta aún con menos oficinas por habitante que Barcelona, tanto la provincia como la ciudad. Si en la capital de España hay una sucursal por cada 1.095 personas, en Barcelona el número desciende hasta 890 habitantes. Si la región de Madrid tiene una oficina por cada 1.196 ciudadanos, Barcelona cuenta con una por cada 1.100. La media de España está en 1.139.

Barcelona cierra un 35% ms de oficinas bancarias que Madrid durante la crisis. Noticias en Invertia