Olivas se plantea dimitir en Bankia pero continuar presidiendo Bancaja - elEconomista.es

Olivas se plantea dimitir en Bankia pero continuar presidiendo Bancaja

José Luis Olivas no peleará por continuar como vicepresidente ejecutivo para participadas de Bankia, pero sí por la presidencia de Bancaja, que no depende del presidente del grupo, Rodrigo Rato, y por el puesto de consejero en Iberdrola.

Así lo aseguran fuentes cercanas a Olivas, que dan como probable fecha de salida el próximo lunes, un día después de las elecciones. Según estas fuentes, la presión del entorno de Rato para que deje su puesto ha bajado en los últimos días para no perjudicar al PP en el final de la campaña electoral, pero "se va a mantener hasta que se vaya, y él no quiere seguir peleando".

Olivas mantendría con Bancaja un puesto casi honorífico, puesto que todo el negocio financiero y empresarial está traspasado a Banco Financiero y de Ahorros (BFA) y Bankia, pero muy lucido gracias a la obra social y con prebendas como despacho, coche oficial y dietas. Al expolítico, de 59 años, le quedan cuatro para cumplir el máximo de 12 en el consejo de Bancaja, aunque el PP ha planteado una modificación de la ley valenciana de cajas de ahorros para eliminar ese tope.

Lo que no está claro es si Olivas conservaría la vicepresidencia de BFA. Según las mismas fuentes, su prioridad además de la presidencia de Bancaja es continuar como consejero de Iberdrola, un puesto que ocupa en representación de BFA, por lo que no dejará la vicepresidencia de esta entidad si ello implica perder las dietas en la compañía eléctrica.

Además, seguir en BFA le aseguraría buena parte de las retribuciones que ahora percibe en Bankia -unos 2,5 millones de euros anuales-, ya que ahora no cobra en la matriz por ser incompatibles ambos sueldos. Otra posibilidad para que mantenga sus ingresos, como pretende, sería continuar como consejero de Bankia, aunque esto es menos probable. "Todo se tiene que negociar en un paquete", aseguran desde su entorno.

Un sustituto valenciano
El sustituto de Olivas en la vicepresidencia de Bankia debe ser un representante de Bancaja, según los acuerdos de fusión, y el nombre que más suena es el de Juan Costa, excolaborador de Rato en el Ministerio de Economía y en el Fondo Monetario Internacional.

El expolítico, ahora en Ernst & Young, no es rechazado por el Gobierno de Alberto Fabra, pero no gusta en la Generalitat el hecho de que al representante de Bancaja en Bankia lo designe Rato. Fabra aseguró este miércoles que "el peso valenciano en Bankia se va a mantener".

Ribera Salud, para Capio
Desde que se puso en cuestión la figura de Olivas, tras destaparse el agujero del Banco de Valencia días después de su dimisión por sorpresa como presidente, el empresariado valenciano teme por el control de dos participadas estratégicas del Grupo Bancaja: Ribera Salud y Aguas de Valencia.

La primera, propiedad de Bankia y CAM, está en venta y se daba por hecho que se la adjudicaría Atitlán, un fondo vinculado al presidente de Mercadona, Juan Roig, que presentó una oferta junto a Asisa. El objetivo era salvar la valencianía de la empresa que gestiona el 20% de la sanidad pública autonómica.

Sin embargo, la oferta elegida -a falta de la auditoría- ha sido la de Capio Sanidad, propiedad del fondo de capital riesgo CVC, que era mayor que la de Atitlán pero inferior a la de Mercapital, según fuentes cercanas al proceso.

La alarma ha cundido en Valencia, donde señalan los vínculos de Capio con el exconsejero madrileño de Sanidad y consejero de Caja Madrid Cibeles Manuel Lamela.
¿Querrá asegurarse que en la publicidad y documentos de Bancaja (Bankia) se utiliza la misma normativa que en la de la Caixa?

Nos habría salido más barato pagarle el sueldo de ex presidente y au.