¿Este es el empresariado valenciano?

Air Nostrum inicia contactos para trasladar su base de Valencia a Bilbao. Las Provincias

ECONOMÍA
Air Nostrum inicia contactos para trasladar su base de Valencia a Bilbao
La compañía decidirá a principios de diciembre si cancela los vuelos desde Manises hasta Barajas por los costes y la guerra de precios
23.11.11 - 00:05 - JAVIER CARCELLER | VALENCIA.

La compañía aérea valenciana Air Nostrum ha iniciado contactos con los responsables de AENA Infraestructuras para trasladar la base operativa que tiene la aerolínea en Valencia a las instalaciones de Bilbao.

Según ha podido saber LAS PROVINCIAS, el director de Operaciones de Air Nostrum, Juan Corral, y el director Técnico, Juan Antonio Díaz, mantienen desde hace días conversaciones con los responsables de AENA y con los del aeropuerto bilbaíno para instalar allí su base con el objetivo de mejorar la operatividad de su flota y reducir costes.

La medida, de llevarse finalmente a cabo, implicará el traslado de la plantilla de Air Nostrum de la base de Valencia, aunque según ha comunicado la dirección de la empresa, la delicada situación financiera que atraviesa en estos momentos la empresa le impide pagar los traslados a los empleados, como así figura reconocido en el convenio colectivo. La solución deberá dirimirse en el comité de empresa.
El traslado de la base de Air Nostrum se viene barajando desde hace meses, sobre todo, tras la supresión del vuelo directo Valencia-Madrid como consecuencia de la puesta en funcionamiento del AVE, y por la competencia «brutal» de las compañías low cost y la desaparición de las ayudas oficiales para promocionar la Comunitat Valenciana.
En principio se barajó la posibilidad de abrir la nueva base en Madrid, donde la compañía se ha reposicionado como apoyo de Iberia. En estos momentos ya oferta el 66% de los asientos totales situados en rutas con origen o destino en Barajas. Finalmente, la opción elegida parece ser la de Bilbao, donde Air Nostrum mantiene conexiones directas con otros destinos como Madrid y Barcelona y, además, podría recibir apoyo de las autoridades vascas.

El consejero delegado de la compañía, Carlos Bertomeu, ya señaló el pasado mes de septiembre, al ser preguntado sobre el posible traslado de la base de Manises, que se trataba de «un tema delicado» porque Valencia realizó un gran esfuerzo para abrir la terminal regional. Bertomeu reconoció que «Valencia cumplió» pero luego añadió que la aerolínea necesita «puntos desde la base para colocar flota» y ese punto no era otro que el vuelo directo Valencia-Madrid, que ahora sólo vive de las conexiones.
Con toda su capacidad operativa instalada en la capital de España, traer a dormir los aviones a Valencia sin pasajeros supone un coste desorbitado. Hay que recordar que, además de suprimir el vuelo directo Valencia-Madrid, la aerolínea regional también ha eliminado este invierno los enlaces directos con Barcelona y Santiago de Compostela.

Según ha podido saber LAS PROVINCIAS, la dirección de Air Nostrum se está planteando, incluso, eliminar la ruta Manises-Barajas, una decisión que podría adoptarse a principios del próximos mes de diciembre.
La brutal competencia de las compañías low cost, la guerra de precios, la recaída del mercado doméstico y el aumento de los costes del combustible junto a la depreciación del euro frente al dólar, que ya le cuestan 18,5 millones de euros más de lo previsto este año, pueden provocar la cancelación de esta y otras rutas. Con estos mimbres, la presencia de Air Nostrum en Valencia puede diluirse como el azucarillo en el café.
No tan lejos queda aquel mes de marzo de 2004 cuando la compañía culminaba «dos hitos», como los calificó entonces el presidente de la entidad, Emilio Serratosa: «mantener íntegramente la flota en instalaciones propias» en Manises y «ofrecer un servicio de mantenimiento de primer nivel a cualquier compañía aérea» en su nuevo hangar.

Air Nostrum invirtió 20 millones de euros en la construcción del citado hangar especializado en el mantenimiento de aparatos Bombardier para dar servicio a las flotas del sur de Europa. Hasta ese momento, Air Nostrum contrataba el mantenimiento a terceros y estaba obligada a desplazar aparatos y tripulaciones a centros especializados, principalmente a Madrid. Ahora la firma tiene que darle la vuelta a la tortilla y dejar Valencia para optimizar recursos, principalmente, el mantenimiento de los aviones.