Según la alcaldesa Montserrat Garrido se han producido una serie de correos electrónicos en la que le recriminan que la bandera de España no haya sido colgada antes. Un encapuchado ha intentado quemar la bandera de España.

Dos días después de colgar la bandera española en el poste central del balcón del Ayuntamiento de Sant Pol de Mar (Barcelona), la alcaldesa del municipio, Montserrat Garrido, ha recibido un alud de correos electrónicos "de gente anticatalana con insultos y amenazas de muerte", que le recriminan que no lo haya colgada hasta verse obligada por una sentencia judicial.

Así lo ha explicado Garrido en una entrevista a la ACN donde ha calificado de "lamentable" que una ley le obligue a colgar la bandera española. La alcaldesa pide que sobre estas cuestiones los ayuntamientos tengan "autonomía" y no descarta, a pesar de la sentencia, organizó una consulta popular para que los vecinos voten si quieren o no la bandera española.

"Se ha hecho todo demasiado grande y se le ha dado más importancia de la que tiene". Así sintetiza la alcaldesa de Sant Pol lo vivido los últimos días en el municipio, a raíz de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.

La alcaldesa se negó en reiteradas ocasiones a izar la bandera de España e incluso se permitió que en su lugar se colgara la 'estelada', la bandera independentista.

En este sentido, argumentó que se colgó la 'estelada' porque el mástil estaba vacío, como señaló en una entrevista a Intereconomia TV.

"Lamentable tener que poner la bandera de España"

"Es lamentable tener que poner una enseña por imposición y que encima esta imposición se apoye en una ley", señala la alcaldesa. Y añade "Hay una sentencia y debemos acatarla".

Sobre el "ultraje", como definió la delegada del Gobierno en Cataluña, la alcaldesa de Sant Pol de Mar ha manifestado que "se hizo con respeto" y lamenta que posteriormente se "girase" la historia y se dijera que se había hecho ultraje a la bandera.

Garrido no entiende porque una ley le obliga a poner la bandera y defiende que sea "el sentimiento del pueblo" el que determine "qué se quiere y que no se quiere" en el municipio. No obstante, según constató Gaceta.es, en el pueblo no había ningún problema sobre la bandera, que llevaba años sin estar en el balcón del Consistorio.

La Ley de banderas tiene la culpa, no el incumplimiento

En este sentido, la alcaldesa pide "autonomía" a los Ayuntamientos para poder decidir sobre estas cuestiones. "Hay ayuntamientos que la tienen y no pasa nada y ayuntamiento que no la tienen, como había pasado en Sant Pol, y tampoco pasaba nada". Es ahora que ha habido esta sentencia, añade, que "salen todos los sentimientos a favor y en contra".

La alcaldesa, incluso, ha afirmado que no descarta convocar una consulta popular para preguntar a la población sobre el asunto de las banderas. Las consultas populares eran uno de los puntos del programa electoral de CiU. Garrido reconoce que no se habían planteado convocar a ninguno para opinar sobre los símbolos, pero tras la reciente polémica "quizás sería cuestión de ponerse".

El despacho público es "semiprivado"

La Ley de Banderas sólo obliga al Ayuntamiento a poner la bandera española en los espacios públicos, como la propia fachada o balcón que el consistorio designe para poner las banderas, como la sala de plenos municipal. Quedan al margen espacios como el despacho de Alcaldía y, por tanto, en Sant Pol de Mar, no se prevén cambios en este sentido. Sólo está representada la bandera, además de la bandera del municipio.

"El despacho de la alcaldesa es un espacio, como mínimo, semiprivado porque sólo entra quien la alcaldesa permite que entre", explica Garrido.

La bandera, estrujada en una caja

La polémica sobre la bandera española de Sant Pol de Mar comenzó el año 2009, cuando un ex concejal independiente denunció al Ayuntamiento por incumplir la Ley de Banderas. No fue ese año cuando el gobierno municipal decidió descolgarse, sino que la bandera no había estado "nunca" en 30 años de democracia. La alcaldesa asegura que no lo ha visto nunca.

Garrido afirma que también ha hablado sobre este asunto con muchos santpolencs en los últimos días. "Nadie me ha sabido decir si lo habían visto nunca. No hay una fecha. Nadie lo recuerda". En la misma línea también se postuló el PP de la localidad, quien afirmó que tampoco había constancia de cuando se izó la enseña nacional.

Fue un miembro de la brigada municipal quien habría recordado haber visto la bandera en una caja, un día mientras hacía tareas de limpieza. Estaba totalmente estrujada, después de haber pasado años en el olvido. También por el desuso ahora luce como nueva en el balcón del Ayuntamiento.

Un encapuchado intenta quemar la bandera de España

Otro de los episodios vividos en los últimos dos días, a raíz de la polémica sobre la bandera española, sucedió la madrugada del miércoles al jueves. Un encapuchado intentó tomar fuego a la bandera española tirándole pelotas de tenis encendidas con gasolina. El encapuchado no acertó en los primeros lanzamientos y la presencia de un agente de la Policía Local le disuadió.

Según fuentes municipales, se produjeron al menos dos lanzamientos. Los agentes habrían encontrado una de las pelotas en el balcón del Ayuntamiento y otra en la plaza. El encapuchado huyó del lugar al notar la presencia de la policía y no se le pudo pillar.

Absurdo dirigirse en todo en dos lenguas

Sant Pol de Mar, municipio conocido popularmente por el restaurante de Carme Ruscalleda, por el rodaje de la serie 'La Riera', y ahora también por la polémica de la bandera española, ya tuvo que acatar el año 2009 otra sentencia relacionada con los temas identitarios. El TSJC prohibió que toda la documentación municipal estuviera escrita en catalán, tal y como definía el Reglamento Orgánico Municipal (ROM)

El Ayuntamiento modificó el ROM para cumplir con la ley. "Nunca se ha puesto ninguna pega a quien nos ha pedido que nos dirigimos en castellano. Con las administraciones de fuera de Cataluña también lo hacemos en castellano porque somos respetuosos. Lo que sería absurdo es que todo lo hiciéramos bilingüe", concluye Garrido .

La alcaldesa de San Pol de Mar recibe "amenazas de muerte" | Intereconomía | 720373